Yoga para un vientre plano: las 5 posturas que hacer a diario
  1. Estilo
  2. Ocio
Verás los resultados

Yoga para un vientre plano: las 5 posturas que hacer a diario

Un abdomen firme es posible si nos esforzamos por conseguirlo, por ejemplo introduciendo en nuestras rutinas estas asanas de yoga

Foto: Yoga para un vientre plano: las 5 posturas que hacer a diario
Yoga para un vientre plano: las 5 posturas que hacer a diario

Hace tiempo que descubrimos las bondades del yoga y, aunque tendemos a asociarlo con meditación y estiramientos, esto es solo una pequeña parte de lo que esta disciplina puede hacer por nuestro cuerpo y nuestra mente.

Su práctica habitual puede resultar de gran utilidad no solo para sentirnos mejor, más ágiles y flexibles, también para conseguir esas metas que llevamos tiempo persiguiendo, por ejemplo, lucir un vientre plano.

Posturas de yoga para un vientre plano. (Zen Bear Yoga para Unsplash)
Posturas de yoga para un vientre plano. (Zen Bear Yoga para Unsplash)

Así, tras un tiempo entrenando, conseguirás tus objetivos porque la constancia es una de las mejores formas de obtener resultados. Una vez que tengas todo lo que necesitas, la ropa adecuada y una esterilla o mat que impida que te hagas daño al apoyarte en el suelo, lo único que tienes que hacer es calentar y prestar atención a tu cuerpo. No fuerces más de lo que puedas, no debe doler, las mejoras llegarán con la práctica.

5 asanas que pueden ayudarte

La plancha es un ejercicio muy habitual en cualquier entrenamiento y el yoga no es una excepción, Kumbhakasana es una de las asanas que forman parte del saludo al sol. Resulta muy útil para entrenar todo el cuerpo y también para reforzar la zona abdominal.

Túmbate boca abajo y estira los brazos levantando el cuerpo hasta que quedes apoyada sobre las palmas de las manos y las puntas de los pies. Mira hacia abajo, a un punto fijo, y mantén el cuerpo recto, con el ombligo hacia dentro y el core activo.

Otra de las asanas que puedes practicar es Bhujangasana, o la postura de la cobra. Continúa tumbada boca abajo sobre el mat, con las piernas estiradas y los empeines apoyados sobre la esterilla.

Coloca las manos a ambos lados del cuerpo, bajo los hombros, y al inhalar, eleva el pecho estirando los brazos sin separar los codos del cuerpo. Los brazos deben quedar ligeramente flexionados y los hombros alejados de las orejas.

Para la siguiente postura, Navasana o el barco, debes sentarte sobre el mat. Levanta las piernas juntas con las rodillas flexionadas y acerca los muslos al pecho. Manteniendo la espalda recta y el pecho abierto, las piernas deben quedar paralelas al suelo. Poco a poco eleva los brazos hasta que queden en línea con las piernas.

De este ejercicio hay más variantes, esta es la más sencilla, pero también puedes hacerla con las piernas estiradas y los pies hacia al cielo. Es importante mantener la espalda recta y no levantar los hombros.

Con Dhanurasana o postura del arco consigues que el sistema digestivo trabaje mejor, evitando molestias y sensación de hinchazón. Túmbate boca abajo, con las piernas ligeramente separadas. Dobla una pierna y agarra el empeine con la mano del mismo lado, haz lo mismo con la otra.

Ayudándote de los brazos, eleva las piernas, lo que hará que el torso se levante también. Intenta que la parte del cuerpo que está en contacto con el mat sea la inferior al ombligo, no el pecho. Mira hacia el frente y aguanta es esa postura.

La última de las asanas que te proponemos es Pavanamuktasana o liberación de viento. Es muy suave de realizar y muy práctica para aliviar dolores de espalda, tonifica muslos y abdomen y eliminar gases tóxicos del sistema digestivo. Tumbada boca a arriba, flexiona las piernas hacia el estómago y sujétalas ahí con ambas manos. Levanta la cabeza hasta tocar las rodillas.

Intenta mantener estas posturas durante cinco respiraciones, eso sí, no hagas trampa, no respires más rápido para acabar antes, si es demasiado es mejor reducir el tiempo a tres respiraciones.

Postura Piernas Brazos
El redactor recomienda