Cinco posturas de yoga ideales para relajar el cuerpo y la mente
  1. Estilo
  2. Ocio
Despeja la mente

Cinco posturas de yoga ideales para relajar el cuerpo y la mente

Si confías en el yoga para tonificar los músculos, hazlo también para relajarte

Foto: Posturas de yoga para relajar el cuerpo. (Christopher Campbell para Unsplash)
Posturas de yoga para relajar el cuerpo. (Christopher Campbell para Unsplash)

Estar en forma mediante algún ejercicio físico es estupendo porque nos ayuda a mantenernos más sanas. Mejora la fuerza muscular, la resistencia, y la salud cardiaca y pulmonar consiguiendo que sintamos más energía.

Eso sin contar con que puede ayudarnos a dormir mejor, con un sueño más reparador y que consigue mejorar nuestro estado de ánimo haciendo que nos sintamos más felices y menos ansiosas.

Si precisamente lo que necesitas es sentirte más relajada, el yoga puede ser lo que buscas. No solo por la gran importancia que la meditación tiene en esta disciplina, también porque hay muchas posturas que pueden ayudarte a conseguirlo.

Postura del cadáver

Que su nombre no te asuste, esta postura es sin duda una de las más sencillas en yoga pero también una de las más importantes porque es una de las más usadas para relajarnos. Es perfecta para mejorar la calidad de nuestro sueño y trabajar la respiración.

Para hacerla correctamente solo tendremos que tumbarnos boca arriba en el suelo, sobre la esterilla de trabajo (o mat), con las piernas estiradas y ligeramente separadas, así como los brazos, que se extienden a ambos lados del cuerpo. Ya hemos dicho que era fácil.

Postura del niño

Se trata de un ejercicio perfecto para relajarnos, pero también para estirar la espalda, sobre todo si notamos cargada la zona o hemos tenido un día duro en el trabajo. Es empleada habitualmente como postura de descanso en las sesiones de yoga.

Colócate de rodillas sobre el mat y siéntate sobre los talones, juntando los dedos gordos de los pies. Inclina el cuerpo hacia delante hasta que tu pecho toque tus rodillas y la frente se apoye en el suelo. Descansa los brazos hacia atrás, con las manos al lado de los tobillos.

Postura de bebé feliz

Ideal para ayudarte a reducir tu nivel de estrés es la postura del bebé feliz. Ayuda a calmar tu cerebro y a desconectar de los problemas del día a día, además también sirve para estirar la espalda y relajar las caderas.

Túmbate boca arriba sobre el mat y flexiona las rodillas, sujeta la planta de los pies por la parte exterior. Abre las rodillas tratando de bajarlas lo máximo que puedas a ambos lados del cuerpo. Mantén la posición durante un rato o balancéate de un lado a otro.

Postura del árbol

Habitualmente se emplea para trabajar el equilibrio, al permanecer solo sobre una pierna, pero también sirve para conseguir una mayor relajación porque requiere una gran concentración por nuestra parte para mantenerla.

De pie con los pies ligeramente separados, mira hacia un punto fijo del horizonte. Desplaza todo tu peso sobre una pierna y eleva la otra flexionando la rodilla hasta apoyar la planta del pie en la cara interna del muslo contrario. Con las manos juntas, levantamos las manos hacia el cielo.

Postura de la paloma

Esta sí puede resultarte un poco más complicada, pero es una gran postura para trabajar la relajación y respiración. Sirve para abrir las caderas y estirar los muslos y las ingles.

Sentada en el suelo, lleva la pierna derecha hacia delante flexionada, que la rodilla quede junto a la mano derecha, como si nos sentáramos con las piernas cruzadas, pero solo usando una de ellas. La izquierda debe quedar hacia atrás, estirada.

Baja el cuerpo lentamente y al inhalar, elévalo hasta quedarte apoyada en las manos. Abre el pecho y mantén la postura cinco respiraciones, luego repite cambiando de pierna.

Postura Brazos Piernas
El redactor recomienda