Logo El Confidencial
¡Ay, qué guapa va la novia!

Diez curiosidades de la boda de Rocío Jurado y José Ortega Cano

Con motivo de la boda del torero con Ana María Aldón, repasamos los mejores momentos de la otra, que fue su primera y con la 'más grande'

Foto: Ortega Cano y Rocío Jurado en una foto de archivo. (Getty)
Ortega Cano y Rocío Jurado en una foto de archivo. (Getty)

Mañana se celebra el enlace entre José Ortega Cano y Ana María Aldón por el rito de la exclusiva de la revista '¡Hola!' en la finca El Maestre (propiedad en tiempos mejores para la nobleza de los duques de Montpensier). La parcela se encuentra en la localidad de Sanlúcar de Barrameda, pueblo natal de la novia, desde donde se divisa el faro de Chipiona. Un homenaje, no el único, que han querido hacer los contrayentes a la desaparecida Rocío Jurado, primera mujer del novio. Hablando de la 'más grande' conviene recordar los diez datos más curiosos de su enlace con el torero el 17 de febrero de 1995.

1. El enlace entre Rocío Jurado y José Ortega Cano se celebró en la finca Yerbabuena (Castilblanco de los Arroyos), propiedad de ambos, en donde se tuvo que construir una ermita para la ocasión. En el templo, bautizado como de las Vírgenes, cinco imágenes presidieron la ceremonia: la de Nuestra Señora del Espíritu Santo, la Virgen de Regla, la de la Caridad del Cobre, la de la Macarena y la de la Santísima Trinidad.

2. Rocío, que había desayunado solo un café con su hija Rocío Carrasco, llegó a la ermita una hora y media tarde. En aquellos días se llegó a decir que el retraso se debía a la dificultad de la novia para decidirse por uno de los tres vestidos que habían cosido para ella.

3. La chipionera más universal confió el diseño de su vestido al modisto colombiano Carlos Arturo Zapata. La pieza, de escote barco y gran cola, estaba confeccionada en seda salvaje, chantilly y organza en color champán (Rociito acreditaba con su presencia la experiencia en la cama de la contrayente).

4. Se habían encargado de vestirla y peinarla su hermana, Gloria Mohedano, y su cuñada, Rosa Benito. Llevaba el pelo recogido con una red goyesca de seda y perlas a tono con el trapo nupcial. Coronó el velo de tul con una diadema de orquídeas, azahar y rosas blancas.

5. Rocío Jurado llegó hasta la ermita de las Cinco Vírgenes acompañada de su hermano y padrino, Amador Mohedano, en un coche tirado por cuatro caballos tras un vehículo similar en el que viajaban las damas de honor y los pajes. El de la novia iba dirigido por Alfonso León Sánchez, el mismo cochero que condujo a la diva hasta el santuario de la Virgen de Regla en Chipiona el día de su boda con el boxeador Pedro Carrasco en 1976.

6. En el enlace Ortega Aldón, el hijo de ambos, José María, portará los anillos vestido de forma idéntica a la de su padre. En la celebración Ortega Mohedano, Rociito ejerció de dama de honor con un vestido goyesco marrón con magnas mangas farol también de Zapata. Su prima Chayo Mohedano vestía idéntica.

7. En el momento de colocar la alianza sobre el dedo de Rocío, la chipionera le tuvo que indicar al torero en qué dedo (anular) introducirla. Ella le juró felicidad eterna en vez de fidelidad eterna.

8. Con el fin de facilitar su movimiento por la carpa que acogió el baile hasta altas horas de la madrugada, la cantante sustituyó su aparatoso vestido por otro blanco formado por un cuerpo bordado de escote cuadrado y amplia falda de vuelo, también diseñado por Zapata. Rosa María Aldón también lucirá dos vestidos de novia, en los que lleva tres meses trabajando junto al diseñador Emilio Salinas.

9. La boda de las carpas. En una carpa tuvieron que ver la boda a través de una pantalla gigante los 1.300 invitados que no cabían en la ermita (con solo capacidad para 200). A una carpa les destinaron a todos para tomar el aperitivo y en una tercera más amplia, 3.500 metros, se sirvió el almuerzo; un surtido de mariscos, crema de melón, lomo a la brasa y tarta nupcial.

10. Lo que no ocurrió. Se cree que fue en la celebración de su enlace con Rocío Jurado cuando José Ortega Cano se arrancó a cantar aquello de “Y estamos tan a-gustito”, pero no. Fue en la boda de Rocío Carrasco con Antonio David Flores en la misma finca un año después.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios