Logo El Confidencial
tribunales

La Fiscalía pide el ingreso en prisión de El Assir, el amigo del rey Juan Carlos

El empresario hispano-libanés ha evitado, por tercera vez, comparecer ante el juez. Se ha dictado una orden de detención internacional. No quiere (o no puede) pagar a Hacienda

Foto: El Assir junto a su primera esposa en Sotogrande hace lustros. A la derecha, su mansión en estado de abandono. (R.M.)
El Assir junto a su primera esposa en Sotogrande hace lustros. A la derecha, su mansión en estado de abandono. (R.M.)

Es probable que Suiza se convierta a partir de ahora en una cárcel de oro para Abdul Rahman El Assir, sombra esquiva del poder en España durante décadas y que hoy debía comparecer ante el juez en Madrid para responder por delitos contra Hacienda. El empresario libanés, amigo de cacerías del Rey emérito, había pedido suspender en dos ocasiones el juicio para negociar una sentencia de conformidad a cambio de rebajar la pena. El tribunal accedió en dos ocasiones durante el pasado otoño. Pero hoy, y tras una puesta en escena entre el suspense y la zarzuela, El Assir tampoco ha aparecido. La Fiscalía ha solicitado una orden de detención internacional y su inmediato ingreso en prisión, según ha confirmado Vanitatis.

[LEA MÁS. Tras los pasos de El Assir en España: su casa en ruinas y su hija, novia de un Franco]

¿Pero dónde está El Assir? Esa era esta mañana la pregunta del millón en los pasillos de la Audiencia Provincial. Porque en principio había un acuerdo verbal e incluso durante un tiempo pareció que el dinero de la multa podía estar en camino, transferido desde Suiza, donde reside este comerciante de armas y comisionista privilegiado entre Occidente y Oriente. La Fiscalía, en su escrito de acusación, había solicitado 74 millones de multa y casi 15 de responsabilidad civil, además de ocho años de cárcel. El acuerdo habría supuesto una rebaja en la pena, pero ni siquiera se ha materializado.

La espera, aunque retrasó el siguiente juicio, no sirvió para conformar ni a la fiscal ni a la abogada del Estado, que se adhirió a la petición de prisión inmediata para El Assir, viejo residente fiscal en España y nacionalizado en 2004. Si la segunda vez, el antiguo rey del papel cuché durante los ochenta había alegado una alergia a la prensa como motivo de incomparecencia, esta vez, según fuentes presentes en la vista, parece que en el fondo hay también escasez de fondos. El Assir no tiene dinero para pagar.

El rey Juan Carlos, en Granada. (Getty)
El rey Juan Carlos, en Granada. (Getty)

Como toda zarzuela, la de hoy incluía una parte instrumental, las sociedades que el empresario hispano-libanés usó como propietario de “varios inmuebles de lujo”, “un punto de atraque de un barco” y “varios coches de alta gama”, y una parte hablada: el acusado debía comparecer y declararse culpable ante el tribunal. En su lugar apareció su abogado, con cara de circunstancias y reconociendo que no estaban ni el dinero ni su cliente. La Audiencia decidirá ahora si dicta orden de detención; y Suiza, si la tramita.

[LEA MÁS: El Assir acudirá al juez para evitar cárcel (y pagar 90 millones)]

El Assir, excuñado de Adnan Khashoggi durante los ochenta, se casó luego en segundas nupcias con María Fernández Longoria, hija del embajador español en El Cairo, Carlos Fernández Longoria. Los delitos vienen de aquella época en la que convivía con Longoria y residía en España, donde había pasado de codearse con Felipe González a hacerlo con José María Aznar. El Assir no declaró a Hacienda sus ingresos en concepto de IRPF en 2002 y 2003, generando una deuda tributaria de unos 15 millones de euros. A raíz del caso BBVA Privanza, un sistema de evasión fiscal para grandes fortunas, la investigación acabó llegando hasta este empresario nacido en Líbano en 1950.

El desaparecido Adnan Khashoggi y su esposa, en Cannes. (EFE)
El desaparecido Adnan Khashoggi y su esposa, en Cannes. (EFE)

Residente en Suiza, donde hace tres años organizó en Gstaad la majestuosa fiesta para la boda de una de sus hijas, Alia María El Assir Fernández Longoria, es improbable que las autoridades helvéticas extraditen a El Assir. El país helvético no contempla la evasión de impuestos como delito y suele servir de refugio a los evasores reclamados en otros países, entre ellos España. Otra gallo cantará en el caso de que Francia, donde también tiene un juicio pendiente como comisionista en una operación de compraventa de armas que podría estar relacionada con un atentado ocurrido en Pakistán, decida finalmente llevarlo a juicio por el conocido affaire Karachi. En ese caso, comparecería acompañado de su socio de entonces, Ziad Takieddine, tío de Amal Clooney.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios