Logo El Confidencial
EXHUMACIÓN

Los Martínez-Bordiú Franco: una familia unida por la sangre y los negocios

Los siete nietos del general, sus cónyuges y sus hijos estarán presentes en la exhumación del dictador y su posterior reinhumación en el cementerio de Mingorrubio. Quién es quién

Foto: Francisco Franco con su mujer, Carmen Polo, su hija Carmen Franco, su yerno Cristóbal Martínez-Bordiú y cinco de sus siete nietos. (CP)
Francisco Franco con su mujer, Carmen Polo, su hija Carmen Franco, su yerno Cristóbal Martínez-Bordiú y cinco de sus siete nietos. (CP)

Acostumbrados a desmenuzar los avatares vitales de Carmen Martínez-Bordiú en la prensa rosa, la desaparición de la nieta más mediática del dictador estos últimos meses ha sido quizá el silencio más evidente de una familia que, en realidad, nunca ha querido estar en el foco. La estrategia de los siete hermanos Martínez-Bordiú ha pasado por mantener la unidad y no hacer más declaraciones que las de su portavoz oficial, el abogado Luis Felipe Utrera-Molina, además de un par de entrevistas concedidas por Francis Franco. Hoy, los nietos, sus cónyuges y sus hijos serán testigos de la exhumación del dictador y de su posterior reinhumación en el cementerio de Mingorrubio. Un asunto familiar y privado para ellos, pero histórico para el resto de España.

La primogénita de Carmen Franco y Cristóbal Martínez-Bordiú, la duquesa de Franco (según el BOE, aunque le falta la Real Carta de Sucesión, una vieja historia), es el rostro más conocido de la familia. La 'nietísima' saldrá del ostracismo en el que vive actualmente, en Portugal, para rendirle honores a su abuelo. A sus 68 años, Carmen Martínez-Bordiú ha vivido la vida siempre a tope. Se ha casado tres veces, con Alfonso de Borbón, Jean-Marie Rossi y José Campos, y ha soportado con estocismo la gran tragedia vital que fue perder a su hijo Francisco a la edad de 11 años. Sus exclusivas en la prensa, su intervención en programas como 'Mira quién baila' y sus avatares vitales han tamizado su imagen de cara al público y la han servido en bandeja de plata a las grandes audiencias.

Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú, en su boda. (Getty)
Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú, en su boda. (Getty)

Carmen tiene dos hijos. Luis Alfonso de Borbón, uno de los bisnietos más 'activistas' en defensa de la memoria de Franco, y Cynthia Rossi, que está felizmente casada con el cirujano Benjamin Rouget y vive fuera de España. Luis Alfonso, casado con la millonaria venezolana Margarita Vargas, vive estos días con preocupación no solo la exhumación del dictador, también los problemas que atraviesa el banco de su suegro, Víctor Vargas, del que él es director suplente.

Grupo Didra

En lo que a discreción se refiere, María de la O Martínez-Bordiú (Mariola para el pueblo), la segunda hija de Carmen Franco, se sitúa en el polo opuesto a su hermana. Como todos los nietos de Franco, vivió una etapa en su juventud en la que protagonizó algunas portadas de la prensa social, aunque hace mucho tiempo que prefiere el anonimato. Mariola es la única que ha mantenido su matrimonio a lo largo del tiempo y a sus 67 años sigue casada con Rafael Ardid Villoslada. Juntos tienen tres hijos: Jaime, Javier y Borja.

Los Ardid Villoslada son una saga empresarial ligada desde hace años al negocio de la promoción inmobiliaria a través del Grupo Didra, famoso por haber construido las lujosas urbanizaciones de Montepríncipe y El Encinar. Los hijos de Mariola también han entrado en el negocio a través de distintas empresas dedicadas al inmobiliario y a alojamientos hoteleros. Los tres hermanos, por ejemplo, acaban de fundar una empresa, Armabor Management, dedicada a la construcción de edificios residenciales.

Francisco Franco, el mayor de los nietos varones del dictador. (I.C.)
Francisco Franco, el mayor de los nietos varones del dictador. (I.C.)

Con 65 años, Francis Franco es el primer hijo varón de Carmen Franco y Cristóbal Martínez-Bordiú. Ha sido el líder natural de la familia durante todos estos años (de hecho, el orden de sus apellidos se invirtió para preservar el apellido Franco en la familia). Hombre de múltiples empresas y negocios, aficionado a la caza, ha sido el único que ha alzado la voz en estos días para mostrar su decepción y reconocer también que la batalla por la exhumación de su abuelo del Valle de los Caídos estaba perdida antes de empezarla.

Joyas inmobiliarias

Francis se ha casado dos veces. Con María Suelves tuvo a sus hijos Juan José y Francisco, y con Miriam Guisasola a Álvaro y Miriam. Los dos mayores ya han protagonizado las crónicas sociales. Francisco (3º) se casó hace justo un año con la empresaria estadounidense Lian Lay Fournier. Lo hicieron en la ermita de la finca Valdefuentes, en Arroyomolinos, una de las joyas inmobiliarias de la herencia familiar. Juan José, por su parte, mantiene una discreta relación con Khali El Assir, la bellísima hija de El Assir, un comerciante de armas con asuntos judiciales pendientes en varios países.

José Cristóbal Martínez-Bordiú, en una imagen de archivo. (Getty)
José Cristóbal Martínez-Bordiú, en una imagen de archivo. (Getty)

María del Mar Martínez-Bordiú, Merry, vivió en primera persona las dos caras de la fama. La dulce de los primeros años de juventud, cuando la nieta favorita de Franco posaba para las revistas junto a su pareja, Jimmy Giménez-Arnau. Y la amarga, cuando la ruptura fue servida en bandeja a las revistas y ella prácticamente huyó de España con su hija Leticia para comenzar de nuevo en Canarias y Miami. Se volvió a casar (y a divorciar) del americano Gregor Tamler. A pesar de vivir fuera tantos años, Leticia Giménez-Arnau quiso celebrar su boda con el salvadoreño Marcos Sagrera en el pazo de Meirás, otra de las propiedades emblemáticas de los Franco.

José Cristóbal Martínez-Bordiú es hoy, a los 61 años, el único de los nietos del dictador que optó por seguir sus pasos en la carrera militar. Luego la abandonó y hoy tiene varias empresas que se dedican al sector inmobiliario y a la publicidad. Se separó en 2017 de la conocida presentadora Jose Toledo. Juntos tuvieron dos hijos, Daniel y Diego. El primero cuidó de su abuela hasta el último día de su vida. Una vez recuperado de un grave accidente que tuvo con 18 años, Daniel se mudó a Hermanos Bécquer con Carmen Franco. Tiene el ímpetu empresarial de los Franco y acaba de fundar una empresa de restauración y puestos de comidas junto a otros dos socios.

Si hay alguien alérgico a los medios entre los nietos de Franco es Arancha Martínez-Bordiú, de la que apenas hay imágenes actuales. A sus 57 años, se dedica a la restauración y puede pasar prácticamente desapercibida. Es la única de los hermanos que no tiene hijos y está casada con Claudio Quiroga. De hecho, una de las pocas fotografías de Arancha adulta es de su boda en el pazo de Meirás.

Drogas

El más pequeño de los siete nietos del dictador es Jaime Martínez-Bordiú. A sus 55 años, el benjamín vive una nueva etapa en la que parece haber enderezado definitivamente su vida. Jaime tocó fondo en 2010, cuando fue condenado a un año de cárcel por agredir a su expareja y confesó en la televisión sus problemas con las drogas. Hoy está totalmente recuperado y lleva una vida alejada de los medios. Su matrimonio con Nuria March, con la que tiene un hijo, no sobrevivió a los años salvajes y hoy mantiene una relación con Marta Fernández.

Los siete hermanos están unidos por la sangre pero también por los negocios. Su madre les legó el control de las empresas familiares a partes iguales y los bisnietos empiezan ya a tener también voz propia.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios