Logo El Confidencial
POLÍTICA

Mariano Rajoy 'superstar': arrasa con el libro, visita platós y gana en sueldo y casa

El libro en el que narra su experiencia como presidente del Gobierno se ha colado entre los más vendidos. Trabaja de nueve a cinco, cobra el doble... Hay vida más allá de la política

Foto: Mariano Rajoy, durante la presentación de su libro 'Una España mejor'. (EFE)
Mariano Rajoy, durante la presentación de su libro 'Una España mejor'. (EFE)

Había ganas de Mariano Rajoy. El expresidente del Gobierno ha estado ausente de la vida pública desde que la moción de censura le apartara del Gobierno, pero la promoción de su libro 'Una España mejor' (Plaza & Janés) le ha sacado del escondite mediático en donde voluntariamente entró en 2018. La sacudida de normalidad le ha dejado relajado, socarrón, divertido. Lo están comprobando estos días en la televisión, donde lo mismo le confiesa a Ana Rosa Quintana lo contenta que está Viri, su mujer, de haber abandonado la vida pública, que acude a 'El Hormiguero' a tomarse unas cañas.

Es para estarlo (contento, decimos). El libro donde narra sus andanzas como presidente del Gobierno ha sido acogido con entusiasmo por el público. El título se encuentra entre los cinco más vendidos en plataformas tan populares como Amazon o El Corte Inglés. Su visita a Ana Rosa firmó un brillante 19,7% de share. Y todo sin pisar ningún callo, o solo los necesarios.

"Esa noche -relata Mariano Rajoy en su libro-, los Rajoy Fernández, Viri, Mariano, Juan y yo, muy cansados, volvimos a dormir en nuestra casa de Aravaca. A la mañana siguiente, mi hijo mayor, Mariano, emprendió con toda normalidad el viaje de estudios que tenía previsto aquel verano. Juan parecía más afectado por el cambio: estaba muy preocupado pensando que no iba a poder celebrar su cumpleaños. Sus dudas fueron disipadas de inmediato y, unos días después, lo celebró en nuestra casa con todos sus amigos". Se refiere a la mudanza exprés que tuvo que llevar a cabo la familia después de la moción de censura. El matrimonio y sus dos hijos se marcharon de la Moncloa en apenas cuatro días.

Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo, en la presentación del libro del expresidente. (EFE)
Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo, en la presentación del libro del expresidente. (EFE)

En términos de espacio, el caso es que los Rajoy han salido ganando. Ochenta metros cuadrados para ser exactos. El palacete de la Moncloa tiene ocho habitaciones, tres vestidores y nueve baños repartidos en 900 metros cuadrados, aunque de todos ellos, 'solo' 200 están destinados específicamente a las estancias privadas del presidente y su familia. La ventaja es que está perfectamente equipada, por lo que no hay que llevarse los muebles. Si falta algo, es Patrimonio Nacional el encargado de suplir la carencia.

La casa

Pero nada como estar en la propia casa que, por cierto, permaneció vacía durante el tiempo que los Rajoy Fernández habitaron la Moncloa. El dúplex de Aravaca cuenta con 280 metros cuadrados de vivienda (80 más que las estancias privadas de Moncloa). Se trata de una vivienda de ladrillo al noroeste de Madrid que se distribuye en dos plantas y un jardincito de 30 metros cuadrados. La primera planta ocupa 80 metros cuadrados y los otros 200 se extienden a lo largo de una segunda planta muy luminosa y decorada con estilo clásico. Además, la vivienda cuenta con jardín y zonas comunes que incluyen dos piscinas y una cancha de tenis. En la campaña de 2011, el matrimonio dejó entrar a un par de medios en la casa. Se pudo ver entonces el amplio salón donde la familia se reunía para ver la televisión y el despacho donde trabajaba habitualmente Rajoy cuando estaba en casa, lleno de fotografías, caricaturas y recuerdos personales.

Según la última declaración de bienes del expresidente Rajoy, el matrimonio se compró la casa en régimen de gananciales en el año 1998. Además, Rajoy posee una oficina y una plaza de aparcamiento en Pontevedra, un apartamento en Madrid y parte de otro apartamento en Gran Canaria. Estas propiedades, acciones en bolsa por valor de 190.000 euros, unos ahorros de 151.000 y 343.000 euros en fondos de inversión aseguraban su futuro. A pesar de eso, Rajoy rechazó el sueldo vitalicio que le correspondía como expresidente (en torno a 80.000 euros) cuando se reincorporó a su plaza de registrador de la propiedad.

Mariano Rajoy y Ana Rosa Quintana, en una entrevista durante su etapa como presidente. (EFE)
Mariano Rajoy y Ana Rosa Quintana, en una entrevista durante su etapa como presidente. (EFE)

También en este caso ha salido ganando. El registro está abierto de forma ininterrumpida de nueve de la mañana a cinco de la tarde. Un horario exigente pero no como el de jefe del Gobierno. "Este fin de semana me voy de puente", le confesaba a Ana Rosa, "antes no hubiera podido".

Sueldo

Su sueldo como presidente del Gobierno no llegaba a los 80.000 euros. Como registrador de la propiedad lo supera ampliamente. Lo que ganan los registradores es muy variable, depende del volumen de beneficios que haya generado cada registro, la horquilla puede encontrarse entre los 3.500 y los 15.000 euros al mes. Eso sí, como presidente, Rajoy vivía con todos los gastos pagados, sin ocuparse de vivienda, desplazamiento o seguridad.

Que Rajoy trabaja es un hecho, como atestiguan en redes todos aquellos que se han topado con su firma en las gestiones con el registro de la propiedad. Según ha contado en televisión, ha pasado buena parte del año estudiando y reciclándose para sacar correctamente su trabajo adelante.

"Volví a La Moncloa por última vez como presidente del Gobierno. Entretanto en la residencia, Viri, mi mujer, daba los últimos toques a la mudanza. Ella siempre rechazó cualquier tipo de protagonismo público, pero realizó una labor callada y eficaz de mejora del complejo de La Moncloa, renovó la selección de cuadros expuestos, recuperó de los almacenes piezas fantásticas que estaban olvidadas, mejoró la gestión económica de la residencia y también ordenó la restauración de numerosos desperfectos en el palacio y en los jardines. Esa misma diligencia la acreditó al desmontar una casa y organizar una mudanza en apenas cuatro días. Su apoyo y su generosidad, tan indispensables para que yo me pudiera dedicar a la política con la intensidad que lo hice durante muchos años, también lo fueron en el momento de salir del Gobierno", revela el expresidente. Ahora todo ha cambiado (y mucho).

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios