Dani Pedrosa: cuerpo frágil, mente invencible y una vida sentimental blindada
  1. Famosos
GRAN CAMPEÓN

Dani Pedrosa: cuerpo frágil, mente invencible y una vida sentimental blindada

Este 29 de septiembre cumple años el gran campeón de motociclismo, ya retirado de la competición y ahora piloto probador de KTM

Foto: Dani Pedrosa. (EFE)
Dani Pedrosa. (EFE)

El 12 de julio de 2018, los fans de Dani Pedrosa se llevaron una muy mala noticia. Ese día anunciaba su retirada el tricampeón del mundo de motociclismo de 125cc en 2003 y de 250cc en 2004 y 2005. Un momento cargado de emotividad en la rueda de prensa que dio en Sachsenring, en Alemania, con sus padres, Antonio y Basi, y su hermano Eric, en primera fila, y un visiblemente triste Alberto Puig, su descubridor, y el hombre que logró que la modestia económica de su familia no truncara el potencial de una estrella de su magnitud, como han demostrado los acontecimientos.

Lo contaba él mismo posteriormente en el documental 'El silencio del samurái', nunca un título mejor para definir a un hombre tremendamente discreto y con una mentalidad fortísima y un espíritu de lucha que le ha llevado a ocupar un lugar de honor en la historia de ese deporte: "Cuando gané con 12 años el campeonato, tenía que dar un salto, pero no podíamos económicamente. Entendí la situación. No me planteé que iba a ser piloto".

placeholder Dani Pedrosa, con sus padres, Basilia y Antonio. (EFE)
Dani Pedrosa, con sus padres, Basilia y Antonio. (EFE)

Entre imágenes de su infancia, el ahora piloto probador de la escudería austriaca KTM, echaba la vista atrás y subrayaba que su destino parecía marcado casi desde su nacimiento: "La pasión de las motos me venía de mis padres. Desde que soy bebé estoy montado en una moto. Lloraba si me bajaba", decía Pedrosa, cuyo padre fue el responsable de que ame la velocidad, como el propio Antonio reconocía en ese mismo documental: "Cuando le he visto sufrir, me he arrepentido. Me echaba la culpa de ese accidente por haberle puesto ahí, pero luego le veía que se recuperaba, que quería volver...". Sin importarle ni las lesiones, ni las secuelas, ni las cicatrices. Dani pudo con todo y, como él mismo contaba, había recibido más de doscientos puntos de sutura, cada uno con su historia. Su madre, Basi, también se pronunciaba sobre su retirada, muy en la línea de su marido: "Tengo sentimientos encontrados. Por una parte, es un alivio, no voy a sufrir viéndole correr, pero, por otra parte, me gusta verlo correr, porque corre precioso".

Pedrosa ni muchísimo menos culpa a sus padres de haberle apoyado en su gran pasión y la familia está tremendamente unida, como pusieron de manifiesto en aquella rueda de prensa, en la que el piloto daba las claves de una retirada muy marcada por las lesiones que ha sufrido a lo largo de su carrera: "De un modo u otro, las lesiones han acelerado el proceso en el que me he visto inmerso estas semanas. Pese a que ahora los deportistas podemos estirar mucho más que antes nuestras vidas, lo cierto es que, en mi caso, las lesiones sí han influido en mi decisión. Me he hecho daño cuando nadie se hacía daño. Me hubiese gustado tener un cuerpo más robusto para poder soportar los golpes que he sufrido. Con un cuerpo así, tal vez no me hubiese lesionado tanto".

placeholder Disfrutando de una de sus grandes pasiones, la bicicleta, en Suiza. (EFE)
Disfrutando de una de sus grandes pasiones, la bicicleta, en Suiza. (EFE)

Dani ha llevado su vida personal con una enorme discreción, y de hecho, son fundamentalmente profesionales las imágenes que comparte en su perfil de Instagram, donde cuenta con 1,2 millones de seguidores. El pasado 1 de enero felicitaba el año a sus followers subido a unos esquíes desde la estación de Verbier, en Suiza, donde fijó su residencia hace hace ya más de una década. En aquel entonces, abría en algunas ocasiones las puertas de su casa en Prangins, una pequeña localidad a orillas del lago Lemán, muy cerca de la casa de Michael Schumacher. En 2010 declaraba a 'El Mundo': "Yo no soy de ciudad. Soy una persona hecha para vivir en un pueblo pequeño. Cuando vivía en Barcelona me agobiaba un poco y ahora, cuando voy allí, enseguida noto el estrés y el caos".

El expiloto se ha mostrado también muy discreto en lo que a su vida sentimental se refiere, tanto es así que poco se ha sabido de su relación sentimental con Ivette Amescua con quien fue fotografiado por primera vez en 2008 (algunos como Planeta Deporte fijan el comienzo de la relación cuatro años antes) y son muy pocos los testimonios gráficos que hay de ellos juntos. De manera voluntaria dejaron su relación muy lejos de los focos, compartieron algunas fotografías en el perfil de Instagram de Pedrosa y nunca han hecho declaraciones sobre su vida en común.

placeholder En una gala de Campeones del Mundo de Motociclismo el pasado febrero. (EFE)
En una gala de Campeones del Mundo de Motociclismo el pasado febrero. (EFE)

Amante del surf, del paddle surf y del ciclismo, Dani Pedrosa, en una autoentrevista para Repsol en la que la persona detrás del campeón entrevistaba al piloto, manifestaba haber tenido algunos miedos cuando estaba subido en la moto, aunque "no se los confiesas a nadie, más que nada por intentar protegerte un poco de ti mismo y lo que supone que la gente lo sepa". Y una respuesta muy clarificadora de cómo encaraba su relación con los medios: "He dado muchas entrevistas, pero la mayoría rutinarias, porque casi todo el mundo quiere saber lo mismo".

Uno de sus mayores admiradores es su hermano menor, Eric, quien también intentó abrirse camino en el ciclismo y se dedicó de lleno a ello entre los 14 y los 21 años, pero diversas lesiones y una enfermedad vírica hicieron que tirara la toalla. Deportista consumado, encaminó sus pasos al fitness, pero no para adentrarse en la competición, como él mismo desveló. Hace cinco años, unas fotografías suyas en Instagram dieron muchísimo que hablar por su esculpido cuerpo e incluso hizo trabajos ocasionales como modelo. Sin embargo, ahora esas fotos ya son cosa del pasado y han desaparecido de las redes. De nuevo, la discreción se impone.

Dani Pedrosa