Xabi San Martín: "Paulina Rubio es muy cariñosa y muy leal con su gente"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Xabi San Martín: "Paulina Rubio es muy cariñosa y muy leal con su gente"

El teclista y compositor de La Oreja de Van Gogh es el artífice de grandes éxitos de la estrella mexicana, que cumple 50 años este 17 de junio

Foto:  Xabi San Martín. (Foto: Cortesía)
Xabi San Martín. (Foto: Cortesía)

Paulina Rubio cumple 50 años y llega a este momento vital con una notable carrera que se expande desde su infancia en el grupo Timbiriche, donde compartió filas con Thalía, hasta convertirse en una estrella del pop internacional. La hija de la actriz Susana Dosamantes ha sabido mantenerse vigente todos estos años por su olfato a la hora de elegir su repertorio y saber adaptarse a los cambios de una industria musical que a veces genera ídolos de barro o lo que se suele denominar 'one hit wonder', artistas de un solo éxito.

En su caso, más allá de su carisma e impronta personal, también debemos subrayar que un ingrediente crucial para su éxito ha sido la elección no solo de buenos productores sino también de grandes compositores, que en muchas ocasiones le han hecho trajes musicales a medida. Un excelente ejemplo en este sentido es el de Xabi San Martín, teclista y compositor de La Oreja de Van Gogh, quien le proporcionó uno de los mayores hits de su carrera, 'Ni una sola palabra', número 1 en las listas Billboard Hot Latin y Billboard Latip Pop, y otros grandes éxitos como 'Suave y sutil' y 'Ya no me engañas'.

Entrevistamos al artista donostiarra en una jornada de trabajo y creatividad en su estudio para adentrarnos en el universo de 'la chica dorada', pero también para que nos ponga al tanto del devenir de La Oreja de Van Gogh, que este año celebra su primer cuarto de siglo de recorrido en plena forma. 25 años en los que sus vidas también han cambiado sustancialmente, pero no hagamos más spoilers...

PREGUNTA: ¿Cómo llegaste tú a Paulina Rubio o cómo llegó Paulina a ti?

RESPUESTA: Creo recordar que fue a través de gente de Warner y de Sony de Estados Unidos, pues andaban buscando canciones. Algunas mías andaban en manos de la editorial de Sony, que ahora se llama Sony Music Publishing. Me consta que 'Ni una sola palabra' llegó a sus manos y le llamó mucho la atención. Me comentaron si me gustaría que la cantara y te puedes imaginar que estaba encantado, me parecía un auténtico honor. Definitivamente, ella se encaprichó con la canción, dijo que la quería hacer suya y salió adelante. Se dio la circunstancia de que hice dos versiones. La original era superelectrónica y la otra era para que ella ensayara y preparara la canción y la metiera en su personaje y en su rollo, porque no se trata de repetir lo que te mandan. Era una una versión mucho más light, con una guitarra acústica, una batería... Muy básica, casi como si fuera una maqueta de La Oreja de Van Gogh. Y a Paulina le gustó muchísimo más esa versión y acertó porque tiempo después se convirtió en un gran éxito.

P: ¿Tuvisteis algún contacto entonces para hablar de ese trabajo?

R: A Paulina no la conocía, pero a raíz de la canción sí hablamos. Ella es una bomba. Realmente es muy cariñosa, y ahí donde la ves es supercurranta y muy líder del proyecto. No es producto de una discográfica ni mucho menos. La tía es muy brava, como dice de sí misma. Doy fe de que es así. A raíz de eso empiezo a comprender cuál es su papel artístico, cuál es su personaje cantando, y por eso ya en las siguientes ocasiones escribo más con ella en la cabeza. Por ejemplo, 'Suave y sutil' es muy para ella.

placeholder Paulina Rubio, en una actuación reciente. (EFE)
Paulina Rubio, en una actuación reciente. (EFE)

P: ¿Tienes pensado algo a futuro para ella?

R: Ahora mismo no, porque estamos con la gira del grupo, muy liados. Será un placer volver a componer para ella. Cuando alguien canta una canción, los tres minutos que dura es el o la protagonista de esa historia. Y yo he conectado con ese personaje de mujer reivindicativa y empoderada.

P: Otra afirmación tuya que viene a desterrar el mito de las divas altivas y distantes es que ella es cariñosa y cercana.

R: Te voy a poner un ejemplo... Ella no tenía por qué, pero cuando fue un éxito 'Ni una sola palabra', me llamó personalmente a mi móvil para decirme que le parecía increíble lo que estaba pasando con la canción. Me acuerdo que estaba en un barco con Colate y se puso él también al teléfono. Fue un detalle por su parte, e incluso me dijo que por qué no me iba allí con ellos. Son gestos que marcan la diferencia y mira que he escrito canciones para mucha gente... Ella tuvo ese pronto de llamarme y compartir conmigo ese momento de euforia.

P: Es interesante que subrayes que más allá de la imagen pública que se tiene de ella como una mujer explosiva, que atiende al sobrenombre de 'la chica dorada', es una mujer muy comprometida con su labor profesional, porque a veces se confunden las cosas o se sacan las conclusiones erróneas.

R: Doy fe. A veces somos un poco malvados y nos encanta el cotilleo. En general, cuando alguien es conocida en todo el mundo como es su caso, es tan carismática y se ha pasado su vida en los escenarios, hay algo detrás. Paulina es un icono pop y ha tenido un magnetismo espectacular. Tiene muchísima fuerza y eso no se consigue porque sí. Ella está muy comprometida con su trabajo... ¡Parezco su mánager! Pero lo digo en serio, hemos coincidido muchas veces en México, en entrevistas, en festivales... Y la ves en el camerino calentando la voz, preparándose con los bailarines... No es para nada superficial, como a veces pueda parecer por las redes sociales, es muy trabajadora y su éxito no es casual. Se pueden decir mil cosas de ella, pero es cariñosa, es leal con su gente... Doy fe, porque he sido testigo de ello.

placeholder Danna Paola. (EFE)
Danna Paola. (EFE)

P: Hace algunos años también escribiste 'El primer día sin ti' para una de las máximas estrellas mexicanas del momento, Danna Paola. ¿Qué recuerdas de aquella experiencia?

R: Era una cría entonces, hace un montón. Ella estaba empezando... A veces te llaman de la editorial y mi pasión es escribir música, siempre tengo canciones entre manos. Recuerdo que me llamaron para decirme que era muy magnética, que tenía un montón de talento... Muchas veces es así como surgen las cosas. Otras, por el contrario, este tipo de colaboraciones de repente surgen en el pasillo de un festival, en un camerino, a veces esperando a que sea tu turno para salir en un programa de televisión.

placeholder La Oreja de Van Gogh. (EFE)
La Oreja de Van Gogh. (EFE)

P: Este año celebráis los 25 años de La Oreja de Van Gogh, ¿no da un poco de vértigo?

R: No te puedes imaginar cuánto. Decíamos el otro día de broma que cumplimos 25 años y parece que llevamos tres. ¡No puede ser! Da un montón de vértigo. Como nuestra vivencia es el día a día, no nos damos cuenta... Nos cuesta identificarnos con la cifra. Es una pasada y en años llevamos ya más con Leire que con Amaia. Los primeros años fueron tan intensos que parece que fueron más.

P: Cuando el cantante o la cantante de un grupo se marchan para emprender una carrera en solitario suele llegar la decadencia de esa banda, pero a vosotros no os ha pasado. De hecho, seguís muy 'on fire'.

R: La verdad que sí. Lo normal, como tú dices, es que si se va alguien con el carisma y el talento de Amaia, estés preocupado. Nosotros estábamos hundidos y pensábamos que no íbamos a ningún lado, pero teníamos canciones y cosas que cantar, y nos dijimos que debíamos seguir. Sinceramente, pensábamos que íbamos a continuar, pero en otra liga. Lo habíamos asumido, pero para sorpresa de todos nos va de maravilla. Aquí seguimos dando guerra no solo por España, también por toda Latinoamérica y Estados Unidos. Contra toda estadística y cualquier apuesta sensata, que nos habría situado en la decadencia total.

P: Hay mucha literatura al respecto, así que la pregunta es obligada, ¿cómo es vuestra relación actual con Amaia Montero?

R: Amaia es una pieza clave en nuestra vida a todos los niveles. Por supuesto, en la parte pública, en el grupo, porque hemos vivido juntos el nacimiento de todo esto y nuestra juventud. A Amaia la voy a querer toda la vida, lo que pasa es que nosotros ahora mismo estamos inmersos en la gira y ella tendrá algo entre manos seguramente, porque hace un tiempo que no hablo con ella. Seguro que saldrá con cosas nuevas y le irá muy bien. El cariño que tenemos por Amaia va a ser para siempre. Aunque suene a cursilada, va a ser por el resto de nuestras vidas.

P: Te honra mostrar ese reconocimiento público...

R: Es que seguramente sin Amaia no hubiéramos llegado tan lejos. Fue una parte clave del éxito del grupo. También las canciones fueron muy importantes, pero al final fue un todo. Amaia tiene una responsabilidad altísima en el éxito de La Oreja de Van Goh. Eso lo saben hasta en China.

placeholder Amaia Montero. (Foto cortesía)
Amaia Montero. (Foto cortesía)

P: En estos 25 años, tu vida personal también ha cambiado mucho, porque has sido padre...

R: Sí, tengo un niño y una niña. Nos ha cambiado la vida a todos los del grupo y lo hemos hecho todos juntos. Suena un poco cursi también decir esto, pero somos todos un poco familia. Hemos aprendido a ligar juntos, a ser padres juntos, hemos dejado atrás la juventud y hemos pasado a ser adultos juntos. Mis hijos tienen seis y ocho años, y estamos todos ahora en esa etapa. La media es un poco esa, menos Pablo (Benegas) que tiene cuatro y por accidente, porque querían tener un tercero y les vino doble. Yo creo que no se ha repuesto todavía del susto -dice, entre risas.

P: Una de vuestras canciones más celebradas 'Sirenas' parte de la necesidad de contar a vuestros hijos que van a crecer en una sociedad más plena tras el fin de ETA.

R: Es fundamental. En los tiempos difíciles era horrible para toda España, pero aquí en Euskadi era espeluznante. Tenía el plus de que te la estabas jugando. Toda la juventud y toda la gente de nuestra generación lo sufrimos especialmente en los 90, porque en los 80 éramos más niños y, por lo tanto, nos dábamos menos cuenta de las cosas. Eran espeluznantes los atentados y el miedo estaba en la calle, no podías opinar en voz alta, porque te podían señalar. Era literalmente así. Era un ambiente casi de la Camorra italiana. Marcó a toda la juventud vasca de entonces.

Este tema siempre lo hemos tenido muy presente y en nuestro primer disco había una canción que se titulaba 'La carta', que coincidió con el secuestro de Ortega Lara. Esa carta se supone que se la manda un secuestrado a su familia. La escribimos cuando teníamos 20 años y la miras ahora y es como si vieras un trabajo de la universidad. Suena naif. Siempre ha habido referencias en nuestras canciones, es imposible que no se cuele un poco esta situación terrorífica. Por fin, han pasado los años, aquello acabó y se habla de política, que es lo que reivindicamos. Que cada uno piense lo que quiera dentro de un marco de derechos humanos. Parece mentira que haya sido discutible. Nuestros hijos van a oír hablar de ETA como nosotros de Franco. Será una cosa de los padres, una cosa como viejuna, de cuando las teles eran gordas y tenían culo. Es un auténtico lujo. Si me llegan a decir en aquel entonces que esto iba a terminar por fin y que iban a terminar con ellos hubiera sido maravilloso. En cuanto a la canción, habla de mirar adelante sin olvidar las atrocidades que se cometieron. Tenemos que mirar adelante y convivir todos, sea como sea, pero que no pasemos del debate en el bar.

placeholder Xabi San Martín, en un concierto. (Foto:  Javier Bragado)
Xabi San Martín, en un concierto. (Foto: Javier Bragado)

P: Echando la vista hacia adelante, tenéis una agenda de conciertos apretada, ¿Iréis también a América cuando las circunstancias lo permitan?

R: Sí, de hecho en noviembre nos vamos mes y pico a Estados Unidos, y seguramente en primavera a Latinoamérica. Tenemos conciertos en España y algunos de ellos que todavía no nos dejan publicarlos porque cada promotor quiere ir sacando sus fechas.

P: Mientras tanto, sigues componiendo...

R: Sí, yo todos los días vengo al estudio a escribir cosas, la mayoría de ellas horribles -dice, divertido-. Y de vez en cuando dices 'esto es cuqui, me lo guardo'. Ahora mismo estoy aquí con el piano siempre puesto... En el grupo siempre intentamos estar así, aunque no estemos de conciertos. La música es lo que nos mueve el día a día.