¿Dónde estabas el 11-S? Eugenia Silva, Rafael Medina y otros famosos recuerdan aquel día
  1. Famosos
20 años de la tragedia

¿Dónde estabas el 11-S? Eugenia Silva, Rafael Medina y otros famosos recuerdan aquel día

Han pasado dos décadas del ataque a las Torres Gemelas, pero las imágenes que dieron la vuelta al mundo han quedado grabadas en nuestra memoria

Foto: Lomana, Medina y Silva. (Vanitatis)
Lomana, Medina y Silva. (Vanitatis)

¿Cómo viviste aquel impactante 11 de septiembre de 2001? ¿Qué estabas haciendo justo en el momento en el que el primer avión se estrellaba contra una de las Torres Gemelas de Nueva York consiguiendo que las miradas de todo el mundo se dirigieran a aquel lugar? ¿Con quién estabas? ¿Cómo te enteraste? Veinte años después de aquellos atentados, grabados en nuestra memoria, invitamos a nueve rostros conocidos a compartir con Vanitatis sus recuerdos de un día que cambió el mundo.

Rafael Medina (empresario)

placeholder Rafael Medina, en una foto de archivo. (Getty)
Rafael Medina, en una foto de archivo. (Getty)

"Yo venía de vivir diez años en Estados Unidos (trabajaba en Madison Avenue), pero ese verano de 2001 volví a España para quedarme y, precisamente, aquel 11-S, a las 14:45 h, me estaba poniendo el traje para acudir a una entrevista de trabajo en el banco City Group de la calle Ortega y Gasset, en Madrid. De pronto, apareció Matías Prats en el informativo con la imagen de la primera torre en llamas. Le estaba escuchando, completamente atónito, y pensaba: "Pero ¿cómo voy a ir a una cita de trabajo con este panorama? No me van a hacer ni caso". Efectivamente, ese día no hubo entrevista. Me fui entonces a casa de mi madre y, mientras contemplábamos aquel horror, le dije: "Esto va a cambiar el mundo". Y así fue. Nueva York nunca volvió a ser la misma. Dos meses después regresé allí para recoger mis últimas cosas del apartamento y las calles, los restaurantes, los parques... Todo estaba enmudecido. Me impactó muchísimo. Por cierto, no me dieron el trabajo".

Carmen Lomana (socialite)

placeholder Carmen Lomana. (Instagram)
Carmen Lomana. (Instagram)

"Ese día estaba almorzando con un amigo en el hotel Santo Mauro de Madrid y justo en la mesa de al lado, por casualidad, había unos americanos del banco Morgan Stanley. De repente, oigo a uno de ellos que dice: "¡En Nueva York, horrible, ha caído la segunda torre!". Me acerqué y les pregunté: "¿Estoy oyendo mal o están cayendo las Torres Gemelas?". Inmediatamente nos fuimos a casa, puse la tele y empecé a llamar a algunos amigos míos de Nueva York, pero las líneas estaban bloqueadas. A mí me parecía estar presenciando el fin del mundo. Era para quedarse helada. Todavía hoy, cuando cada año repiten aquellas terribles imágenes, me sigue sobrecogiendo el alma".

Cristina Oria (chef)

placeholder Cristina Oria, en su restaurante de Conde de Aranda. (Cortesía)
Cristina Oria, en su restaurante de Conde de Aranda. (Cortesía)

"Días antes de aquel 11-S tuve un accidente de moto y me habían operado la pierna, así que me pilló ingresada en el hospital. Lo vi en directo, acompañada de mi madre, desde el minuto uno. Todo me parecía irreal. El impacto de la primera torre fue brutal, pero con la segunda se me encogió el corazón. Pensaba '¿qué va a ser lo siguiente?'. Recuerdo que durante toda la tarde no paré de comentar cada nueva información con las enfermeras que pasaban a verme. Durante los días posteriores, me tragué todos los informativos, las tertulias, los periódicos... ¡Estuve superinformada a la fuerza!".

Andrés Trapiello (escritor)

placeholder Andrés Trapiello. (EFE)
Andrés Trapiello. (EFE)

"El impacto en la primera torre me pilló en casa con el menor de mis hijos. El mayor y mi mujer estaban fuera y apresuraron el regreso, como a un refugio. Llamé a un amigo que vive en NY. Sabíamos que su novio trabajaba en una de las dos torres. Su teléfono daba todo el tiempo comunicando. El segundo impacto lo vimos juntos, en directo, en el telediario de La 1. Yo creo que todo el mundo sintió lo mismo: incredulidad, tristeza e incertidumbre. Era imposible despegarse del televisor. Yo me quedé hasta las dos de la madrugada. Las imágenes de la gente arrojándose de lo alto al vacío, trasmitidas en directo, eran tremendas. El directo lo era. Ver lo que sucedía sin saber exactamente qué significaba: acaso la representación no del hundimiento de unas torres, sino de la democracia que las había levantado. Nuestro amigo trabajaba en la torre primera, en la planta 63. Tardó media hora en bajar las escaleras y vio desde la calle cómo se hundía".

Eugenia Silva (modelo y empresaria)

placeholder Eugenia Silva. (Instagram @eusilva)
Eugenia Silva. (Instagram @eusilva)

"Recuerdo que estaba en Los Ángeles trabajando en una sesión de fotos y lo único que quería era estar pegada a la tele para ver qué estaba pasando. En esa época, yo vivía en Little Italy, bastante cerca del World Trade Center. Para colmo, había una especie de tubería de gas que pasaba cerca de mi calle y habían evacuado mi barrio, de modo que también estaba muy pendiente de lo que estaba pasando con mi casa. No pude volver a Nueva York durante una semana, así que me quedé en Los Ángeles viviéndolo todo con mucha angustia por mis amigos que vivían en la ciudad. Ahora, cuando paso por ese lugar y veo lo que han construido allí, el monumento conmemorativo, siempre se me revuelve el estómago".

Mario Sandoval (chef)

placeholder Mario Sandoval. (Cortesía)
Mario Sandoval. (Cortesía)

"Recuerdo que estábamos en nuestro bar familiar de Humanes viendo las noticias y aquellas primeras imágenes, con la primera torre en llamas, ya nos sorprendieron muchísimo. Parecían los efectos especiales de una de esas películas de catástrofes de Hollywood. Pero no, todo era real. Ahí estaba Matías Prats, informando de que había sido un atentado terrorista. Yo lo viví con preocupación desde Madrid, pero teníamos amigos y familia en Nueva York a los que llamamos para asegurarnos de que estaban bien y ellos mismos ya hablaban de un ataque a la libertad, la democracia y la conciencia humana. Así que recuerdo ese día pegado a la tele, con mucha incertidumbre y sin perder detalle de aquellas imágenes inolvidables".

Alejandra Rojas (periodista)

placeholder Alejandra de Rojas. (Cortesía)
Alejandra de Rojas. (Cortesía)

"En esa época trabajaba en la división de relojería del grupo LVMH y recuerdo cómo, de pronto, mi jefa abrió la puerta de su despacho (con una televisión colgada en la pared) y empezó a avisar en voz alta de lo que estaba pasando. Yo entré justo cuando el avión impactó en la segunda de las torres, a los pocos minutos las vi caer y me parecía estar viendo una película de ciencia ficción, era tan impresionante como aterrador. Volví a mi mesa de trabajo, con una cara de incredulidad total. Cuando llegué a casa ya no me despegué de la tele en toda la tarde. Todavía hoy tengo aquellas imágenes de horror pegadas en mi memoria".

Tristán Domecq (interiorista)

placeholder Tristán Domecq. (RRSS)
Tristán Domecq. (RRSS)

"Acababa de aterrizar de un vuelo Vigo-Madrid cuando, en el aeropuerto, una amiga mía que había ido a recibirme me soltó: ‘Un avión acaba de estamparse contra las Torres Gemelas’. En principio no me lo creí, pero cuando llegué a casa, ya había chocado el segundo avión. No me moví del sofá en toda la tarde (no sé si cené aquella noche) y, mientras las televisiones repetían las mismas imágenes en bucle durante toda la tarde, a mí me parecía estar viendo en directo el fin del mundo. Recordé entonces las veces que había visto aquellas torres frente a mí, erguidas, firmes, imponentes. De hecho, en el año 2000 había estado trabajando ese mismo día, el 11 de septiembre, en Nueva York. Nunca hubiera imaginado las imágenes de horror que se vivirían un año después".

Carla Royo-Villanova (empresaria)

placeholder Carla Royo-Villanova. (@carlabulgaria)
Carla Royo-Villanova. (@carlabulgaria)

"Cuando me enteré estaba a punto de almorzar con mi amiga Nuria March. Inmediatamente me fui a su casa sin saber muy bien qué pasaba y cuando empezamos a ver el Telediario, justo cuando la primera torre empezó a caer envuelta en fuego y polvo, me quedé en shock y recuerdo que pensé ‘la otra va detrás’. Inmediatamente me acordé de los amigos que tenía allí y sentí mucha angustia. Por la tarde fui con mis hijos a ver a mi suegra y las dos nos quedamos hipnotizadas frente al televisor. Mis niños, que eran muy pequeños, no entendían que aquella tarde no les hiciéramos ni caso".

Eugenia Silva