Logo El Confidencial
armonías, combinaciones y maridajes

Maridajes vino a vino: Chardonnay

Cuando hablamos de maridajes, no se puede decir que existan unas reglas exactas que nos dicten qué plato combina de forma perfecta con cada vino. Os vamos a dar algunas pistas

Foto: Autor: Bob Edme. Agencia: AP Photo
Autor: Bob Edme. Agencia: AP Photo
Autor
Tiempo de lectura2 min

Cuando hablamos de maridajes, no se puede decir que existan unas reglas exactas que nos dicten qué plato combina de forma perfecta con cada vino. Pero, como en artículos anteriores, os vamos a dar algunas pistas para hacer esa elección un poco más sencilla.

En esta ocasión nos vamos a centrar en los vinos blancos y veremos el amplio abanico de posibilidades que nos ofrecen y que, por supuesto, van más allá que su combinación con un pescado o una ensalada ligera.

VINOS BLANCOS DE CHARDONNAY

Los vinos elaborados con Chardonnay, variedad procedente de la Borgoña, son en general muy equilibrados, aromáticos y con un grado medio de alcohol, pero dependiendo de la zona donde se cultive y de su terruño, se notará cómo cambian sus características.

Por ejemplo, un Chardonnay elaborado en Australia destacará por sus notas exóticas. Si es del Valle de Napa, la piña; si se trata de un Chablis, destacará la manzana verde, mientras que si está producido en Borgoña, mandarán los aromas a bollería y mantequilla.

Las características de estos vinos dependen también mucho del tiempo de envejecimiento. Siendo el Chardonnay joven un vino seco y fresco, predomina la fruta, y si ha pasado un tiempo con la madera de la barrica, tendrá más cuerpo.

¿Con qué platos podemos maridar un Chardonnay?

Pescados y Mariscos: ideal para platos con ostras, langosta, sepia o calamares. En cambio no le va nada bien a las anchoas, el atún o los pescados azules. Encaja muy bien con los pescados ahumados, sobre todo si tienen algo de crianza, y algunos pescados de roca como el mero.

Carnes: en general, el vino de Chardonnay va bien a platos de carnes poco grasas como el pollo o el conejo, aves de caza como el faisán y la codorniz, y en algunos platos de cerdo. No acompaña bien a carnes de cordero ni al pichón.

Foto: Capriles
Foto: Capriles

Quesos: vino perfecto para quesos como el gruyer, edam o brie; en cambio no marida bien con quesos fuertes como el roquefort o el manchego.

Pasta: ideal acompañamiento para pastas con salsas ligeras como la carbonara.

Especias: especialmente indicado para platos que estén condimentados con pimienta blanca, nuez moscada, azafrán y jengibre. No armoniza bien con platos que contengan tomillo, cilantro o canela. También es un gran compañero para platos picantes propios del sudeste asiático.

No dudes en visitar www.catacatae.com, para realizar tus catas maridaje a domicilio, sin importar tu nivel y por mucho menos de lo que piensas. Pídenos presupuesto.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios