Logo El Confidencial
armonías, combinaciones y Maridajes

Aceite y pan, el maridaje perfecto

Pan y aceite de oliva, dos productos sencillos y de lujo al mismo tiempo. Base de nuestra dieta y el aperitivo ideal para comenzar muchas de nuestras comidas

Foto: Aceite y pan, el maridaje perfecto

Pan y aceite de oliva, dos productos muy nuestros, sencillos, sin apenas elaboración, que forman parte esencial de nuestra dieta mediterránea y que sirven como carta de presentación de muchos de nuestros restaurantes. Son dos productos fetiche que muchos establecimientos nos regalan de aperitivo para empezar una comida.

La cada vez mayor profesionalización de los restaurantes va dando la importancia que se merece el pan en su propuesta gastronómica global. Esto nos permite poder disfrutar también de panes de calidad y sobre todo de una mayor variedad. Hoy en día, cualquier restaurante que se precie introduce una carta de panes más o menos extensa en la que incluyen una buena selección.

Esto nos permite no solo poder disfrutar de un pan de calidad que esté a la altura del resto de la comida, sino, y en este caso concreto, pedir el pan que mejor se adapte al tipo de aceite que nos sirvan en la mesa para que así la experiencia de mojar el pan en el aceite sea la mejor posible. Juan Pozuelo, embajador de los Aceites de Oliva, nos da las pautas para que sepamos elegir correctamente y combinar adecuadamente cada tipo de pan con cada tipo de aceite.

Aceite de oliva (Foto: Turismo Jaén)
Aceite de oliva (Foto: Turismo Jaén)

Aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad arbequina

Es un aceite de oliva suave, con un sabor más bien dulce, es ideal para tomar con panes delicados y aromáticos, panes de pasas y naranja, y pan de miel o higos. Pero si tuviéramos que elegir el pan que por encima del resto combina mejor con  esta variedad de aceite, nos decantaríamos por el Pa de Pagès Català, la tradicional barra, el pan de escanda o el pan de ronyó.

Aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad cornicabra

Son aceites que van creciendo en popularidad y aceptación. Su ligero amargor final les sitúa como los más indicados para tomar con panes de miel, de orejones y de frutos secos. Este tipo de aceite es también ideal para tomar con panes tradicionales como el pan de Cea, el de Valladolid (lechuguino) o la chapata.

Aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad hojiblanca

Son aceites de oliva de sabores suaves, lo que les hace combinar a la perfección con casi cualquier tipo de panes, sobre todo con aquellos de aromas más sutiles como los de especias, de hierbas, de espelta o los de centeno. De entre los panes españoles que mejor combinan con el aceite virgen extra de hojiblanca, elegiríamos los de Alfacar, el bollo sevillano o la rosca gallega.

Aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad picual

Esta variedad da aceites con personalidad, que necesitan de panes más contundentes, de miga más densa y sabores potentes. Tanto los candeales como los panes de cebolla y tomate y los de queso son idóneos para mojar con el aceite de la variedad picual. De igual forma combina perfectamente con los panes de la IGP Pan de Cruz de Ciudad Real, la hogaza de León, el pan de pintera y el de moña. Todos ellos presentan un perfil organoléptico que se disfruta plenamente con un aceite virgen extra de la variedad picual.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios