Chábeli Iglesias: "Mi marido no tiene vicios y mi ex sí los tenía, esa es la diferencia entre los dos"
  1. Noticias
NOTICIAS

Chábeli Iglesias: "Mi marido no tiene vicios y mi ex sí los tenía, esa es la diferencia entre los dos"

Por muy normal que se defina, Chábeli Iglesias no es la prototípica mujer de 38 años. Sí, es ama de casa y tiene un hijo al

placeholder Foto: Chábeli Iglesias: "Mi marido no tiene vicios y mi ex sí los tenía, esa es la diferencia entre los dos"
Chábeli Iglesias: "Mi marido no tiene vicios y mi ex sí los tenía, esa es la diferencia entre los dos"

Por muy normal que se defina, Chábeli Iglesias no es la prototípica mujer de 38 años. Sí, es ama de casa y tiene un hijo al que cuidar, pero sus privilegios no son muy comunes entre los/las que hacen mucho más que todo eso. Aunque si hay algo que se le dé bien a la hija de Julio Iglesias e Isabel Preysler, además de presumir de piel tersa, es ponerse sus mejores galas y conceder entrevistas regalando titulares a diestro y siniestro, como si de un ministro, como lo es su padrastro, se tratase. La última publicación en recoger sus testimonios sobre lo humano y divino ha sido Vogue, donde la súper celebrity, - así la definen- ha hablado sobre el amor, los errores cometidos y el cambio de vida que ha sufrido desde que conoció a Christian Altaba, su actual marido.

“Tras denunciar a mi marido, nuestro matrimonio es mucho más sólido”, confiesa a raíz de la denuncia que interpuso contra el padre de su hijo por un episodio violento en el que se vio envuelta. Pero, quien sale peor parado de la entrevista es su ex marido, el arquitecto Ricardo Bofill. “La gran diferencia entre Christian y Ricardo es que uno no tiene vicios y el otro sí los tenía. Por lo demás mi ex marido es a un hombre muy capacitado y una gran persona”, afirma al tiempo que cuenta los minutos que vivió junto a su marido antes de su primera boda. “El día de mi boda con Ricardo Bofill mi padre me dijo: ‘Chábeli, tengo el avión a diez minutos de aquí; nos vamos todos y les dejamos con la boda’”, comenta.

Llama la atención que tan sólo interrumpe la entrevista cuando entra su hijo, de ocho años de edad, en la casa familiar de la abuela Preysler en Madrid, porque no sabe que estuvo anteriormente casada. Aunque, al parecer, el pequeño Christian tiene mucho que agradecerle al ex marido de su madre. “No hubiera sido tan buena madre de no haberme casado con Ricardo. Se lo debo a él”, dice mientras sueña con conseguir un ansiado hueco en la televisión. “Sería feliz haciendo lo que yo quiero en televisión”, dice mientras confirma que ya ha recibido ofertas de España.

La hermana de Julio José, Enrique, Tamara y Ana también comenta en la entrevista que siempre ha sido muy perfeccionista y mientras respecto a los temas anémicos dice que para ser periodista no hace falta ir al colegio si que proyecta esa manía por el orden en los asuntos domésticos. “Si un cojín esta torcido me pone de mal humor”.

Para terminar habla sobre su pasión por la pintura, su sueño de exponer algún día en una galería de arte de Miami y sus planes para cuando sea mucho más mayor que ahora. “¿Operarme yo? ¡Yo voy a ser una vieja muy feliz! Aunque si en algún momento estoy fatal, pues a lo mejor... Pero no soy una persona a la que le importe el físico lo bastante como para meterme en el quirófano. Mi madre siempre me dice: ‘¡Qué poco física eres...!’”. Será eso: cuestión de físico.