Logo El Confidencial
NOTICIAS

Los Morente, de la tristeza a la indignación

La familia Morente ha pasado de la tristeza a la indignación total tras conocer la decisión del juez de archivar la denuncia que en su día interpusieron contra

Foto: Los Morente, de la tristeza a la indignación
Los Morente, de la tristeza a la indignación

La familia Morente ha pasado de la tristeza a la indignación total tras conocer la decisión del juez de archivar la denuncia que en su día interpusieron contra el doctor Moreno y la clínica La Luz. Consideran que la muerte del cantaor Enrique Morente, ocurrida el 13 de diciembre del 2010, se produjo por una negligencia médica y han luchado por todos los medios para conseguir demostrarlo. Pero se acabó. El Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid no les ha dado la razón y ha informado a los demandantes a través de un auto (ver documento completo) que “se decreta el sobreseimiento provisional y archivo de las presentes actuaciones (…) al no resultar debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la formación de la causa, con expresa reserva de acciones civiles a los perjudicados”.

Javier Conde, portavoz de la familia y marido de Estrella Morente fue uno de los denunciantes. Asegura que los médicos habían cometido "una imprudencia profesional con resultado de muerte, falsificación de documento oficial y abandono sanitario. Lo único que queremos es que no le suceda a nadie nunca más. Hay tantas evidencias... Si se hubieran hecho las cosas de otra manera mi suegro estaría vivo. Por eso seguiremos buscando la verdad", reconoce el torero en conversación con Vanitatis.

En este sentido, la familia y sus abogados aseguraban a este medio que “lo que ellos [los Morente] sostienen es que hubo un momento clave después de la primera operación, el momento en el que Enrique se desangró, y es ahí donde se produce la negligencia. Pero la justicia opina de otra forma y, ante los informes y documentación presentada por ambas partes, se confirma la versión del doctor Moreno y el resto del equipo.

El juez magistrado decreta en el auto que “deberá procederse a la devolución de la fianza constituida por la acusación popular, para su personación en autos”. Además, en la parte dispositiva declara que “no hay lugar a la práctica de nuevos informes periciales interesada por la acusación particular en nombre y representación de Doña Aurora Carbonell Muñoz”, viuda del cantaor. Casi todas las puertas, por tanto, han quedado cerradas para los Morente.

Una pesadilla de tres años

Javier Conde, que se enteró de la sentencia por la prensa “y no antes, como debería haber sido”, dice él mismo, no entiende este resultado. “Es una situación muy complicada. Llevamos tres años intentando demostrar que mi suegro no murió de un tumor, porque nadie muere de esa enfermedad de repente, sino desangrado a causa de una hemorragia de la que no fue atendido. Esa es la única verdad”, asegura el torero. Aurora Carbonell comparte esta idea “no se ha investigado la muerte de mi marido. Se desangró porque no había médicos presenciales”, dice ella a Vanitatis.

Esta afirmación no es compartida por el juez, que niega tal posibilidad en el punto ocho de la parte dispositiva: “En su escrito de alegaciones, con fecha de entrada en este órgano judicial de 8 de marzo de 2013, se solicita la realización de un nuevo informe a emitir por el especialista en cirugía digestiva e intensiva. Dicha petición debe ser rechazada de plano”. 

La familia Morente no tiene intención de abandonar sus reivindicaciones y, como la sentencia no es firme, tiene tres días a contar desde su notificación para realizar un recurso de apelación.

Javier Conde explica a Vanitatis que recurrirán porque sólo quiere “que se haga justicia”. “Han tocado nuestras vidas, manipulado nuestros sentimientos. ¿Cómo se puede aceptar que en un hospital no haya un cirujano de guardia? Después de la primera operación, mi suegro estaba conectado a diez máquinas. ¿Cómo es posible que nadie se diera cuenta que no estaba estabilizado? ¿Cómo en treinta y dos horas no se le hace una sola prueba concluyente como es un TAC? Durante cuatro días nos dicen que tiene daños en el cerebro y que por eso está sedado. Y Estrella le estuvo cantando bajito en la UCI todos esos días. Yo le ponía el teléfono para que escuchara a sus nietos que le decían ‘Abuelo, abuelo, te queremos mucho’. Y ya era irreversible. Era tarde”.

 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios