Logo El Confidencial
estuvo a la venta por 9 millones

Villa Meona, la casa fantasma de Isabel Preysler, que se esfumó de la herencia Boyer

No hay constancia registral de la mansión de Puerta de Hierro que la sexagenaria reina de corazones tiene en Puerta de Hierro. Esta propiedad fue donada en vida a Isabel

Foto: Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en una foto reciente. (EFE)
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en una foto reciente. (EFE)

Villa Meona, la imponente mansión donde Isabel Preysler y Miguel Boyer sellaron su amor en la aristocrática zona conocida como Puerta de Hierro, siempre ha estado en los titulares. Saltó a la fama por tener 15 cuartos de baño (y 2.000 metros cuadrados construidos más dos piscinas) y por haberle costado a Boyer en junio de 1988, justo cinco meses después de haberse casado por lo civil con la 'reina de corazones', 111 millones de pesetas (667.000 euros). Tras la muerte de Miguel Boyer, Villa Meona volvió a saltar a la prensa porque los hijos de este, Miguel y Laura (fruto del matrimonio del exministro socialista con Elena Arnedo), nunca participaron de un pedazo de propiedad, ya que en vida fue donado a Isabel Preysler.

Ahora, que ya está hecho el cuaderno particional y la herencia repartida casi cuatro años después, la mansión de Puerta de Hierro, donde ya está empadronado Vargas Llosa, sigue rodeada de misterios.

LEA AQUÍ: Cuatro años después de la muerte de Miguel Boyer hay luz sobre su herencia

Sede de las empresas 'fantasmas' de sus hijas

Ni Isabel Preysler ni Miguel Boyer inscribieron nunca su propiedad en el registro, una facultad que los titulares de inmuebles ejercen de manera potestativa con sus posesiones, ya que la inscripción en el mencionado organismo es voluntaria. ¿Qué significa y qué implica? Que Preysler Arrastia no quiere publicitar sus 2.332 metros construidos según su ficha catastral y, ojo, que esto no la exime de pagar ningún tipo de impuesto. Probablemente no solicitó una hipoteca para poder afrontar el millonario pago de la casa, ya que las entidades bancarias, por norma general, exigen que el inmueble esté inscrito en el correspondiente registro. Por eso, en el número 32 de Madrid de esta institución pública a nombre de la exmujer de Julio Iglesias solo aparece una parcela de terreno de 5.045 metros cuadrados sobre la que actualmente se asienta su mansión en Puerta de Hierrro, pero no hay rastro registral de la mencionada mansión en la que ella en la década de los 90 posaba radiante para la revista '¡Hola!'.

Sin embargo, la casa de la avenida Miraflores es una dirección recurrente en la familia Preysler, ya que es el domicilio fiscal de varias empresas tanto suyas como de sus hijas. Por partes. En primer lugar es la sede social de Tea Rose SL, una empresa de nombre glamuroso y dedicada a "actividades relacionadas con la informática". Su administradora es Isabel y actualmente no tiene actividad alguna o no le consta al Registro Mercantil la misma.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler, a su llegada a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias este año. (EFE.
El escritor peruano Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler, a su llegada a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias este año. (EFE.


En esta incursión empresarial la pareja de Mario Vargas Llosa no cosechó muchos éxitos: en 2013, el último ejercicio fiscal en el que presentó cuentas, sus números eran negativos: -12.672,93 euros. Isabel, viuda de un exministro de Economía, no teme a las sanciones del Registro Mercantil por no presentar cuentas y mantiene sin liquidar y sin actividad su empresa a día de hoy. Por cierto, esta sociedad (Tea Rose) no tiene ni ha tenido ninguna propiedad vinculada. Más misterios en la vida de Isabel, una mujer habituada a mostrarse sin mostrar.

La famosa casa fantasma de Villa Meona es también sede social de la empresa Gypset Living SL., de la que es administradora única Tamara Falcó, su hija más mediática, que nunca ha destacado por su actividad como empresaria. La sociedad de la hija del marqués de Griñón no registra actividad y el único activo que maneja su contabilidad son los 3.000 euros del capital de su constitución inicial.

Su hija Ana Boyer sigue el mismo esquema: también tiene su sociedad fantasma en casa de mamá. Se trata de Mustique Proyectos SL, una empresa dedicada a la venta y alquiler de inmuebles, que no tiene actividad. Y solo constan los 3.000 euros del capital inicial necesario para su constitución.

Sin embargo, el último negocio conocido (de Isabel Preysler) es la línea cosmética My Cream, que se administra con una sociedad llamada Jacaranda SL de la que es administradora única su hija Ana Boyer. La sede de esta sociedad no está en Villa Meona, sino en la calle Almagro. Y aunque sigue sin presentar cuentas en el registro en 2015 (parece que de poco sirvió tener un progenitor exministro de Economía), por lo menos registra actividad, aunque sus números sean negativos, como ya detallamos en este medio.

¿La mansión sigue a la venta?

En su día la mansión se ofrecía en venta privada por 9 millones de euros. Eso sí, según informó en su día Vanitatis, la persona que gestionó la venta de la casa exige al comprador un POF (una Prueba de Fondos que certifique su capacidad financiera), un LOI (una carta de intenciones) y el pasaporte, este último para comprobar ante la policía o la Interpol cualquier posible antecedente penal del interesado.

Por cierto, y solo como curiosidad, la que fue la casa familiar de Vargas Llosa en el corazón de Madrid (283 metros cuadrados con una terraza de 29 metros a un paso del Palacio Real) está a nombre de una sociedad holandesa: Fulcrum DV. Pues eso, una pareja con las cuentas claras.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios