Britney Spears tiene claro quién firmará su vestido de novia
  1. Novias
Está trabajando en ello

Britney Spears tiene claro quién firmará su vestido de novia

Poco se sabe sobre la próxima boda de Britney Spears y Sam Asghari, pero la artista ha confirmado en sus redes sociales quién diseñará su vestido de novia

Foto: Britney Spears y Sam Asghari, en una imagen de 2019, ya preparan su boda. (Reuters/Mario Anzuoni)
Britney Spears y Sam Asghari, en una imagen de 2019, ya preparan su boda. (Reuters/Mario Anzuoni)

La vida de Britney Spears ha cambiado mucho en las últimas semanas y la artista parece más feliz que nunca. Tras muchos años bajo la tutela de su padre, Britney ha conseguido que esta se termine, pero, aún más importante, ha logrado ser escuchada. Ahora que por fin ha recuperado su voz, la cantante tiene mucho que contar, muchas cosas que agradecer y muchos planes por delante, uno de los primeros es su boda con su pareja, Sam Asghari.

Nada partidaria de hablar con la prensa, ha encontrado en las redes sociales la manera perfecta de comunicarse con sus seguidores, grandes responsables de que ahora pueda disfrutar de la libertad con la que soñaba hace años. Gracias precisamente a su cuenta de Instagram, todo el mundo puede ser testigo del gran cambio que está experimentando, de sus dudas, sus miedos y también de los grandes pasos que está dando para disfrutar de su nueva vida.

placeholder Britney Spears, en una imagen de archivo de 2016. (EFE /Jason Szenes)
Britney Spears, en una imagen de archivo de 2016. (EFE /Jason Szenes)

Ahora, aseguraba en una de sus publicaciones, por fin puede sonreír y respirar con libertad, aunque esto no quiere decir que esté dispuesta a olvidar todo por lo que ha pasado, de hecho parece más convencida que nunca de que lo sucedido tiene que tener consecuencias legales para su familia, que la mantuvo controlada durante años. Su padre es la cara más visible del conflicto, pero Britney no ha dudado en señalar a su madre como instigadora del conflicto, asegurando que su padre “no es tan inteligente” como para pensar en eso.

Tampoco su hermana parece irse de rositas en este caso, no son pocas las ocasiones en las que Britney ha señalado de una forma más o menos indirecta a la otra artista de la familia, dejando claro con mucha ironía que ella también se había estado beneficiando de la situación, que la conocía y que su silencio era cómplice.

placeholder Britney Spears, en una imagen de archivo de 2016. (Reuters/Eduardo Munoz)
Britney Spears, en una imagen de archivo de 2016. (Reuters/Eduardo Munoz)

A pesar de esta guerra abierta contra su familia, Britney parece más estar viviendo una segunda juventud, aunque para ella parezca una primera, a punto de cumplir 40 años. Ahora está disfrutando de muchas de las cosas que durante el tiempo en el su padre tuvo su tutela no pudo y una de ellas es su boda. Poco después de que un juez estimara que esta situación tenía que terminarse de manera inmediata, Spears sorprendía presumiendo de anillo de compromiso de cuatro quilates, una promesa de amor eterno con el hombre con el que lleva tiempo compartiendo su vida.

Pocos son los detalles que se conocen sobre el enlace; sin embargo, la artista de vez en cuando aporta pequeños datos, como el hecho de que sea Donatella Versace la encargada de diseñar su vestido soñado. Así lo afirmaba la artista en una de sus últimas publicaciones, una en la que se le podía ver con un vaporoso vestido rosado que ella misma se encargaba de asegurar que no era el elegido para desfilar hasta el altar. Parece que Britney y Sam lo tienen claro y que ya han comenzado a organizarlo todo para su gran día.

placeholder Britney Spears y Kevin Federline, en una imagen de archivo. (Getty)
Britney Spears y Kevin Federline, en una imagen de archivo. (Getty)

Esta será la tercera boda para Britney, que se casó en Las Vegas con Jason Alexander, un amigo de la infancia. El matrimonio, que celebraron la última noche de 2003 para dar la bienvenida al año nuevo, fue visto y no visto, pues llegó a su final tan solo 55 horas después. Un poco más largo fue su segundo intento, en este caso con el bailarín Kevin Federline, una boda sorpresa que celebraron en 2004 y para el que la artista escogió un vestido de novia sin tirantes de Monique Lhuillier. La misma diseñadora era la encargada de crear el segundo vestido de Britney, uno que parece que le encantó, pues luego se lo hemos podido ver puesto en más ocasiones.

La pareja se divorciaba dos años más tarde, alegando diferencias irreconciliables. Ahora Britney parece tenerlo claro y junto a Sam ha encontrado la estabilidad y la felicidad que necesitaba. Convertida en una mujer libre, no duda en presumir de anillo de compromiso, de viajes al paraíso y de una nueva que apenas está comenzando a vivir, pero que parece haberle devuelto la sonrisa y la ganas de exprimir al máximo todas las experiencias que surjan, incluida su boda.

Britney Spears
El redactor recomienda