La infanta Elena y la Reina Sofía rehúyen a Jaime de Marichalar para evitar el saludo
  1. Casas Reales
COINCIDIERON EN UN ACTO ESTE MARTES

La infanta Elena y la Reina Sofía rehúyen a Jaime de Marichalar para evitar el saludo

Desde que se conoció el 'cese temporal de la convivencia', no han aparecido juntos en actos públicos y parece que su decisión es que esto siga así. No se saludaron, ni cruzaron miradas

Foto: Jaime de Marichalar a su llegada a los Premios de la Fundación Mapfre. (Gtres)
Jaime de Marichalar a su llegada a los Premios de la Fundación Mapfre. (Gtres)

La infanta Elena y su exmarido, Jaime de Marichalar, están obligados a entenderse por el objetivo común que les une y que consiste en prometer a sus hijos un porvenir provechoso, pero este cometido no les obliga, por otro lado, a tener que saludarse cuando coincidan en el mismo espacio, como así se ha demostrado este martes, cuando el exmatrimonio acudió a una cita con la Reina Sofía, que presidió los Premios de la Fundación Mapfre para reconocer la labor solidaria de diversas instituciones en cuestiones de investigación, acción social y seguridad.

La hija del Rey Juan Carlos y el exduque de Lugo se mantuvieron en todo momento en distintos puntos de la convocatoria, evitando cruzar sus caminos no solo para no tener que mediar palabra, sino también para que esto no suscite el interés de los gráficos y quieran sacar provecho a las significativas imágenes. Y es que desde que decidieran anunciar el 'cese temporal de la convivencia' en 2007 no han vuelto a posar juntos ante los medios, a excepción de actos familiares de vital relevancia como funerales o la comunión de su hija Victoria Federica.

Marichalar acudió a la cita como acompañante de uno de los galardonados, dado que ni él ni las organizaciones en las que colabora se encontraban entre los premiados de esta convocatoria. Además, sabía a la perfección que en el acto estaría su exmujer, dado que ella es la directora de los proyectos sociales que saca adelante la Fundación Mapfre, organizadora de los premios. De hecho, la entrada de Marichalar a la sala del Círculo de Bellas Artes fue apresurada y a escasos minutos de la aparición de la Reina emérita que, como marca el protocolo, debe ser la última en llegar para acaparar todas las miradas y los flashes.

En el interior de la ceremonia, Marichalar continuó con su tónica habitual de no llamar la atención en exceso, algo complicado teniendo en cuenta su estatura. Sin embargo, logró no ser el centro de las miradas ocupando uno de los asientos de las últimas filas del acto, dejando que todos los ojos se centrasen en el escenario, donde su exsuegra y su exmujer eran las auténticas protagonistas, con permiso de los premiados y los organizadores del acto. Una vez entregados todos los galardones y en mitad de los aplausos, Jaime abandonó su asiento y se marchó de la sala, evitando con ello que los gráficos repararan de nuevo en su presencia y evitando así de nuevo que aparezcan instantáneas en las que comparte plano con la madre de sus hijos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Jaime de Marichalar Reina Sofía Fundación Mapfre
El redactor recomienda