Logo El Confidencial
CASA REAL NORUEGA

Mette-Marit, de nuevo en alerta: el nuevo (y preocupante) trabajo de su hijo

Marius Borg ha encaminado sus pasos hacia el mundo de la noche, fichando por la aplicación Moodie, una herramienta que facilita desde encontrar amigos a la organización de fiestas

Foto: Marius Borg en una foto de archivo. (Getty)
Marius Borg en una foto de archivo. (Getty)

Llega un nuevo quebradero de cabeza para la familia real de Noruega. Y esta vez el origen es Marius Borg, el hijo que la princesa Mette-Marit aportó a su matrimonio con el príncipe Haakon. El chico ha encontrado un nuevo trabajo. Pero esto, lejos de suponer una alegría y una tranquilidad para su madre y su familia, supone una enorme preocupación, ya que sus pasos profesionales ahora van encaminados al mundo de la noche y las fiestas, al haber fichado por la aplicación Moddie.no, una herramienta para manejarse por la vida nocturna del país y que facilita desde encontrar nuevos amigos con los que compartir salidas hasta información sobre los transportes públicos y taxis.

Aunque su decisión ha sorprendido a la opinión pública noruega, parece que le está yendo bastante bien, tal y como ha comentado a algunos medios Fanny Odegard, fundadora de la aplicación: "Marius tiene un buen conocimiento de la industria. Ha trabajado en Los Ángeles y no es ningún secreto que queremos expandirnos a los Estados Unidos. Está supermotivado y creo que las tareas le quedan muy bien ". Eso sí, la fundadora dejó claro que no han pretendido que el hijastro de Haakon de Noruega sirva como reclamo publicitario. Algo, por otra parte, inevitable.

Este no es el primer trabajo en el que Marius prueba suerte, ya que lleva unos años intentando establecerse profesionalmente, pero con el mismo resultado en todos los empleos que ha tenido. El hijo de Mette-Marit dejó sus estudios de economía -para disgusto de los príncipes- y se inició en el mundo laboral con una pasantía con el diseñador alemán Philipp Plein en Milán. También lo intentó en los medios de comunicación con una colaboración en la revista británica 'Tempus Media Limited' que duró hasta el pasado diciembre.

Pero, aunque sea una buena forma de ganarse la vida, el que trabaje en una aplicación relacionada con el ocio nocturno no ha gustado demasiado en Kongehuset, donde ya están más que acostumbrados a que Marius se salga del protocolo y las férreas etiquetas que se esperan de un miembro de la familia, incluso sin ser de su propia sangre.

Ya en 2012, Mette-Marit y Haakon tuvieron que salir en su defensa después de hacer uso de una red social, publicando su ubicación y la de su familia, lo que no tardó en provocar las críticas por la falta de medidas de seguridad. Y más recientemente, Marius dio un buen disgusto a sus padres al mudarse a California con su exnovia. Un viaje que no quisieron costearle y para el que tuvo que vender algunos de sus objetos personales. Por último, su relación con la modelo Juliane Snekkestad tampoco ha pasado desapercibida para los medios del país.

Marius Borg y Mette-Marit en una imagen de archivo. (EFE)
Marius Borg y Mette-Marit en una imagen de archivo. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios