Falsos mitos y "trato inhumano": toda la verdad sobre la ruptura entre Eva Sannum y Felipe VI
  1. Casas Reales
RELACIONES

Falsos mitos y "trato inhumano": toda la verdad sobre la ruptura entre Eva Sannum y Felipe VI

"Nuestro Rey es muy tozudo y con Eva nunca arrojó la toalla", nos dice Zarzalejos, biógrafo de Felipe VI. "Estoy muy contenta de no haber sido reina", apunta ella en su primera entrevista

Foto: Eva Sannum, en una imagen de archivo. (Getty)
Eva Sannum, en una imagen de archivo. (Getty)

“Estoy muy contenta de no haberme convertido en reina. La gente probablemente piensa que sería una vida con yates y champán, pero no se dan cuenta de que es muy agotador. Es una vida llena de limitaciones”. Y así, con este argumento, Eva Sannum, la novia del entonces príncipe Felipe, desapareció de la actualidad. Lo ha contado hace unos días en el magacín del periódico ‘Aftenposten’: fue ella quien decidió que ser reina no iba con su estilo de vida.

Ni las presiones de Casa Real hacia don Felipe, ni el rechazo del rey Juan Carlos I, ni siquiera las conversaciones con José María Aznar y con Felipe González, que intentaron convencerle de que la dejara. “Nuestro rey Felipe es un hombre de pocas palabras pero muy tozudo. Y con Eva nunca arrojó la toalla, fue ella quien vio el panorama y se dio cuenta de que eso no le iba”, nos dice José Antonio Zarzalejos, autor del libro ‘Felipe VI. Un rey ante la adversidad’ (Planeta 2021).

placeholder Eva Sannum, en su primera y única entrevista.
Eva Sannum, en su primera y única entrevista.

Es precisamente en este libro, una especie de biblia sobre el reinado del actual monarca, donde se cuenta la verdad de lo sucedido. “Yo escribí de Eva Sannum porque consideré necesario contar lo que pasó realmente, algo que nunca se había contado tan claro". Es más, se ha publicado de todo, incluso que el entonces jefe de la Casa, Fernando Almansa, ‘negoció’ con Sannum para que se fuera del país. Todo falso, claro, como tantas y tantas cosas relacionadas con la monarquía española. “Mi versión es directísima, y está claro que ella no pudo con la situación”, nos dice Zarzalejos.

“Esta relación naufragó por razones diferentes a las políticas”, se lee en su libro, “por una perspectiva de vida que no terminó de seducir a Sannum ni de garantizar al Príncipe que ella pudiera seguirle en la andadura dinástica”.

"No era capaz"

“Ella vivía muy presionada y a lo mejor vio que no era capaz de asumir ese papel en la historia”, nos comenta Carmen Enríquez, corresponsal de Casa Real para TVE durante 12 años, entre los que se cuentan los del noviazgo entre Sannum y don Felipe. “Una cosa que pesó mucho, además de la opinión pública en contra, es que ella no hacía nada por instruirse o por aprender algo de España”, recuerda Enríquez. La también colaboradora de Vanitatis estuvo presente en la reunión que el entonces Príncipe mantuvo con algunos periodistas, pocos días antes de Navidad de 2001 en Zarzuela, para contarles que la relación con la noruega se había roto: “Fue un paso impresionante del Príncipe de Asturias, hablar así de su vida privada, íntima, cuando además estaba tan enamorado”.

Foto: Felipe, en una foto de 2001. (Getty)

La versión de Sannum la tenemos ahora, casi 25 años después, por la reciente entrevista que ha dado. Un reportaje en el que asegura que, pasado el tiempo, cree que quizás entonces “debería haber hecho una declaración, dio la impresión de que me habían excluido de la Casa Real española. Y eso no es cierto”.

¿Qué pasó en Noruega para que Sannum tuviera pavor a la prensa y decidiera abandonar a su novio?

"No es saludable"

Así lo cuenta ella: “Todos los días pasaba lo mismo. Estaba yendo a la escuela, mientras ellos corrían detrás de mí como un animal raro en la sabana. Especialmente los periódicos españoles siempre encontraban algo sobre lo que escribir, podría ser sobre cómo era mi esmalte de uñas. O que estaba recién duchada con el pelo mojado. Quizás me volví más que profesional en todo mi comportamiento. Pensé que todo lo que hacía podía ser una portada de ‘Dagbladet’, en un periódico o revista española. No me hurgaba la nariz y tenía cuidado con lo que tiraba a la basura. Volverse tan increíblemente consciente de sí mismo no es saludable”.

placeholder Felipe y Letizia, el día de su boda. (Getty)
Felipe y Letizia, el día de su boda. (Getty)

"Eva apenas podía salir de casa sin que la jauría de fotógrafos y periodistas se le echara encima. El afán que todos tenían por conseguir una foto de esta joven hizo que uno de los fotógrafos saltara sobre el capó del coche de un profesor de la escuela donde estudiaba cuando estaba parado en un semáforo. Un hecho insólito por estos lares nórdicos”, rememora Miguel Mielgo, de JM Noticias, un periodista español afincado en Escandinavia desde hace más de 40 años.

Intervención policial

“Fue tanto el acoso mediático al que estuvo sometida que hasta el director de la policía noruega dijo en una intervención ante las cámaras de televisión de su país que se habían sobrepasado todos los límites y que lo que estaban haciendo los reporteros españoles en Oslo era “algo inhumano”". Es más, recuerda este periodista español que "la policía explicó que hubiera bastado con una pequeña denuncia de Sannum para detener y echar del país a quienes ella señalara como acosadores”. Pero “tal vez para evitar males mayores, ella nunca denunció”.

“Por eso, poco tiempo después, el matrimonio de Felipe VI con Letizia Ortiz”, escribe Zarzalejos, “se fraguó con rapidez para evitar que energías reactivas a la conciliación que el futuro Rey pretendía entre su felicidad personal y el cumplimiento de sus deberes venideros se frustrase”.

Eva Sannum Rey Felipe VI
El redactor recomienda