Los pasos y requisitos para que tu hijo pueda ir al internado galés de Leonor
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Los pasos y requisitos para que tu hijo pueda ir al internado galés de Leonor

Exclusivo pero no elitista. Los alumnos de los internados de United World College deben pasar por un duro proceso de selección, en concreto tres pruebas. Conócelas

Foto: Una imagen de alumnos del UWC. (EFE)
Una imagen de alumnos del UWC. (EFE)

Este lunes 30 de agosto, la princesa Leonor se enfrenta al que, sin duda, es el reto más importante de su vida. Ni entregas de premios, ni discursos... La Princesa de Asturias deja España para instalarse en Gales, concretamente en el World Atlantic College, y allí comenzará sus estudios de Bachillerato Internacional durante dos cursos. Una aventura que seguro marca el camino vital de la heredera del trono, quien compartirá aula además con una colega royal de su misma edad. Hablamos de la princesa Alexia, la hija mediana de Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda.

El Atlantic World College es un centro exclusivo, cuyo precio por los dos cursos es de 76.500 euros, una cifra que los Reyes de España ya han anunciado que financiarán de sus bolsillos. Pero no tienes por qué ser de la realeza o multimillonario para poder estudiar en este colegio ni en alguno de los otros 17 que la institución United World College tiene alrededor del mundo. De hecho, ofrecen una gran cantidad de becas para que todos aquellos que no puedan permitírselo económicamente tengan también la oportunidad de poder estudiar allí.

placeholder El Atlantic World College. (EFE)
El Atlantic World College. (EFE)

Eso sí, las pruebas de selección son muy duras, tanto para los que pagan la cuota como para los becados. Según cuenta a Vanitatis Marina Conde, fundadora de la firma La Condesa y exestudiante del Atlantic World College, "el proceso de selección lo llevan distintas fundaciones en cada país. Es un proceso muy duro y exigente. El primer filtro son las notas. Tienes que mandar tu expediente académico y lo tienen muy en cuenta". Esa es la primera cosa en la que se fijan, las notas académicas, sobre todo de la secundaria, aunque contar con buenas calificaciones no servirá de nada si no se tiene un pensamiento propio y crítico.

"Una vez pasas ese filtro -continúa Marina-, hay una solicitud estándar en la que te hacen varias preguntas que tú tienes que desarrollar como ensayos, al estilo anglosajón". No se trata de un test de conocimientos ni nada parecido, sino preguntas personales y de cultura general en las que el alumno tiene que demostrar no solo sus conocimientos, sino también que tiene una forma de pensar propia, unos ideales. "Buscan gente especial, que tenga inquietudes, que culturalmente no solo se conforme con ir al instituto. Gente que haga extraescolares, que esté implicada en causas sociales. Todo eso lo tienes que volcar en la solicitud", explica.

Las preguntas que suelen hacer son generales, del estilo "¿cómo ves el mundo?", "¿qué problemas sociales son los que más te preocupan?", "¿qué haces para resolverlos?", "¿estás implicado para que el mundo sea un lugar mejor?". Según Marina, "no sirve para nada que seas el típico alumno con notas excelentes si luego solo te limitas a ir al instituto y no tienes nada más, porque no es un sitio al que vas para que sea un puente a las universidades americanas. Quieren que sea verdaderamente un lugar de entendimiento, de convivencia de culturas".

placeholder La princesa Leonor, con su padre. (EFE)
La princesa Leonor, con su padre. (EFE)

Si las calificaciones son buenas, y si el alumno se encuentra entre las cincuenta solicitudes elegidas, llega la tercera prueba, la más dura para todos aquellos que se han enfrentado a ella: la entrevista personal. "En mi época pasabas un fin de semana haciendo pruebas tremendas, entrevistas personales con adultos muy preparados, con especialistas en literatura, con gente que, con tu solicitud delante, te empiezan a preguntar sobre ti, te ponen un poco a prueba porque quieren estar seguros de que vas a estar bien allí, de que lo vas a aprovechar, que de repente no te va a dar morriña y te vas a echar para atrás".

Una vez eligen a los alumnos admitidos, se contempla aquellos cuyas familias pueden hacer frente a la cuota y aquellos que no, y se dan las becas que se consideren oportunas, por lo que, a pesar de ser exclusivo, no es un centro elitista en el que solo puede haber jóvenes de familias bien. "Allí no hay contemplaciones por quién eres. Les da igual. Todos son iguales. Allí está muy mal visto que tú presumas de quién eres. Se llama 'ostentatious display of wealth'. Y está muy mal visto que presumas de dinero o de cualquier cosa. El 'low profile' es lo que se lleva", termina Marina.

Leonor Borbón
El redactor recomienda