Aiko de Japón celebra su mayoría de edad de blanco y con una tiara prestada
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL NIPONA

Aiko de Japón celebra su mayoría de edad de blanco y con una tiara prestada

La única hija de los emperadores de Japón no ha recibido una tiara nueva, como viene siendo tradición en la familia real, y tampoco ha disfrutado de grandes celebraciones

Foto: La princesa Aiko, celebrando su mayoría de edad en el Palacio Imperial de Tokyo. (EFE EPA Yuichi Yamazaki)
La princesa Aiko, celebrando su mayoría de edad en el Palacio Imperial de Tokyo. (EFE EPA Yuichi Yamazaki)

Aiko de Japón ya es mayor de edad a ojos de los hombres. En una solemne ceremonia, la princesa ha recibido de manos de su padre, el emperador Naruhito, el Gran Cordón de la Orden de la Preciosa Corona. Aiko ha vestido de blanco y ha lucido una preciosa tiara familiar ante algunos miembros de la familia imperial como sus abuelos, los emperadores Akihito y Michiko, y del gobierno nipón. El acto de imposición de la medalla ha tenido lugar en el interior del salón Houou no Ma del Palacio Imperial y ha sido en un formato reducido debido a las restricciones impuestas por la pandemia.

Cumplir 20 años es todo un acontecimiento en Japón porque marca la mayoría de edad, pero en el caso de la hija del emperador Nahurito no lo ha sido tanto por varios motivos. La familia imperial ya confirmó que la princesa Aiko llevaría una tiara prestada y no una hecha especialmente para ella, como es tradicional. Una excepción sorprendente, pues todas las princesas reciben como regalo una diadema nueva al llegar a esta edad, y su costo, que suele ser bastante alto, se incluye en el presupuesto anual de palacio y es público. Sin embargo, en esta ocasión se ha decidido que no sea así y la joven tuvo que conformarse con lucir una joya familiar. La razón es clara: el desastre económico que ha provocado el coronavirus en el país impone nuevas reglas de austeridad.

placeholder La princesa japonesa Aiko, en las celebraciones por su mayoría de edad. (EFE)
La princesa japonesa Aiko, en las celebraciones por su mayoría de edad. (EFE)

Así pues, Aiko ha llevado una fabulosa joya que pertenece a su tía, Sayako Kuroda, hermana menor del emperador Naruhito, quien dejó de ser princesa al casarse con un plebeyo. Un caso muy similar al reciente de la princesa Mako, que también ha renunciado a su tratamiento real por amor y ha iniciado una nueva vida en Nueva York junto a su marido, Kei Komuro. Sayako no podrá volver a usar esa tiara, pero le sigue perteneciendo, así que se trata de un préstamo a su sobrina y no un regalo.

El cumpleaños de la hija de Naruhito y Masako fue esta semana, pero se decidió que se celebraría el fin de semana porque la princesa no quería faltar a sus clases en la universidad, donde estudia lengua y literatura japonesa. Así que estará en palacio con sus padres y también recibirá las felicitaciones del secretario de la Agencia de la Casa Imperial y otros miembros del equipo.

Ha sido hoy domingo día 5 cuando al fin ha podido lucir su primera tiara con su vestido de gala, durante las celebraciones oficiales de su vigésimo cumpleaños, que han constado de varios actos protocolarios. No ha habido banquete real ni la tradicional ceremonia del té debido a las restricciones que aún imperan por la pandemia del covid.

placeholder Aiko de Japón, en un acto oficial. (Reuters)
Aiko de Japón, en un acto oficial. (Reuters)

La agenda de su aniversario comenzó para ella rindiendo culto a los Tres Santuarios del Palacio para honrar a sus antepasados, y luego saludó a sus padres, los emperadores, que le hicieron entrega del Gran Cordón de la Orden de la Preciosa Corona en presencia de algunos miembros de la familia imperial y del gobierno nipón.

A partir del 1 de diciembre, fecha de su mayoría de edad, la princesa Aiko alternará sus estudios con sus deberes oficiales y parece que ya se está preparando para su primer discurso público. Aunque hoy por fin la hemos visto con tiara, nunca la veremos en el trono. La ley sálica sigue imperando en el país del Sol Naciente, así que la primogénita de Naruhito no podrá ser emperatriz. La línea de sucesión se salta a Aiko y señala directamente al príncipe Fumihito y a su hijo, el príncipe Hisahito, el primer varón nacido en la familia imperial de Japón en más de 41 años, como herederos del trono de Crisantemo. El debate sobre el cambio de esa ley que deja fuera de la línea sucesoria a las mujeres se ha reabierto tras el anuncio de abdicación de Akihito, pues son muchos los nipones que piensan que se trata de una ley anticuada y discriminatoria.

placeholder Los herederos de Japón, junto a sus tres hijos. (Reuters)
Los herederos de Japón, junto a sus tres hijos. (Reuters)

El tema se remonta al nacimiento de la princesa, hace dos décadas. Entonces, los sectores más modernos y abiertos de la sociedad así como del Gobierno intentaron trasladar a la Corona la importancia de derogar esa ley sálica. Aunque se hicieron varios trámites y debates sobre ello, finalmente nunca se dijo nada más. Y menos después de que en 2006, el hermano de Naruhito, Fumihito, se convirtiera en padre de un varón, Hisahito. Nada hacía por aquel entonces presagiar que Fumihito y su esposa Kiko volverían a 'abrir la fábrica de bebés' casi doce años después de dar la bienvenida a su segunda hija, la princesa Kako. Este gesto de la pareja real de querer tener un nuevo hijo se vio como una estratagema para conseguir el poder. Así, Aiko es una princesa sin tiara propia y con un trono ‘usurpado’.

Familia Imperial de Japón Aiko de Japón
El redactor recomienda