El gesto de cariño de Mako y Kako de Japón que nos recuerda a Leonor y Sofía
  1. Casas Reales
HERMANAS UNIDAS

El gesto de cariño de Mako y Kako de Japón que nos recuerda a Leonor y Sofía

Un detalle de la despedida de las hijas del príncipe Fumihito nos ha hecho pensar en las hijas de los Reyes, unidas de nuevo esta semana por las vacaciones de la heredera

Foto: Mako y Kako, en los jardines de Akasaka. (Reuters)
Mako y Kako, en los jardines de Akasaka. (Reuters)

Este martes tenía lugar, por fin, la boda de Mako de Japón y Kei Komuro. A pesar de que solo realizaron un pequeño trámite, sí hubo un momento para la tradición y cierta parafernalia imperial durante la jornada. Fue cuando la novia se despidió de su familia a las puertas de Akasaka, donde ha vivido hasta ahora, para empezar su nueva vida. Allí vimos a la ya exprincesa diciendo adiós a sus padres de forma más que protocolaria. Pero hubo un espontáneo gesto de Mako y su hermana Kako que nos recuerda irremediablemente a la princesa Leonor y la infanta Sofía y su relación de hermanas.

Alrededor de las 10 de la mañana, y ya como mujer casada, según apuntan algunos medios nipones, la princesa Mako salía de la residencia oficial del príncipe heredero, donde ha vivido hasta que ha contraído matrimonio con Kei Komuro. Junto a ella, sus padres y su hermana, de los que intentó despedirse con una inclinación de cabeza. Una despedida que a ojos occidentales puede parecer un tanto fría, pero es muy normal en público para la cultura japonesa. Aunque la hija mayor de Fumihito no pudo terminar la ronda. Al decir adiós a su hermana, también inclinando la cabeza, ambas no pudieron evitar fundirse en un abrazo.

Este gesto de cariño tan espontáneo ha sido calificado como la imagen más emotiva del día. Algo que tampoco es muy difícil, teniendo en cuenta los protocolos y etiquetas que siguieron Mako y Kei Komuro, tanto para registrar su matrimonio como para la posterior rueda de prensa, en la que la pareja mantuvo en todo momento las distancias interpersonales y no precisamente por cuestiones sanitarias, sino culturales. De ahí que el gesto tan espontáneo de las dos hermanas, incluso sabiendo que estaban ante las cámaras, haya sido tan aplaudido.

Y para nosotros es inevitable que esa imagen del abrazo, de dos hermanas que se están despidiendo, nos recuerde a la princesa Leonor y la infanta Sofía. Ha habido muchas escenas parecidas en este tiempo, pero sin duda la que más refleja el cómo podían estar sintiéndose Mako y Kako es la que protagonizaron ambas el pasado agosto en el aeropuerto Adolfo Suárez, con una hermana mayor preparada para viajar a Gales a vivir su gran aventura y una hermana pequeña despidiéndose de ella absolutamente desolada y encontrando consuelo en los brazos de su padre.

placeholder La princesa Leonor, rumbo a Gales mientras Sofía se abraza a su padre. (Casa de S. M. el Rey)
La princesa Leonor, rumbo a Gales mientras Sofía se abraza a su padre. (Casa de S. M. el Rey)

Pero en estos 14 años de vida de la infanta Sofía no ha sido la única vez en la que hemos visto un gesto igual de cariñoso entre ellas. Bien creyéndose lejos de las miradas de las cámaras, bien porque en ese preciso momento no les importaba. Especialmente en las citas públicas en las que la heredera ha sido la gran protagonista, siempre ha contado con el apoyo de su hermana pequeña, con un abrazo que escapaba de los ojos del público, con una felicitación tras terminar su cometido o simplemente con una mirada que dejaba claro a Leonor que Sofía estaba ahí para ella.

Quizá por eso todas las miradas se dirigían a la infanta Sofía durante la celebración del Día de la Fiesta Nacional. Era la primera vez que aparecía con los Reyes y sin la compañía de su hermana mayor. Como será inevitable que, a partir de ahora, todas las miradas y atención vayan para la princesa Kako, puesto que tendrá que seguir afrontando los compromisos oficiales como única hija en activo del príncipe heredero. Es decir, igual que hacía antes, pero ya sin el apoyo físico de su hermana mayor, después de que se haya casado con Kei Komuro y haberse vistio obligada a abandonar la familia imperial por la condición de plebeyo de su ya marido.

placeholder Leonor y Sofía, abrazándose tras el debut de la heredera en los Princesa de Asturias. (EFE)
Leonor y Sofía, abrazándose tras el debut de la heredera en los Princesa de Asturias. (EFE)

Aunque las separen miles de kilómetros y haya un abismo cultural entre ellas, lo cierto es que las dos parejas de hermanas tienen mucho en común. Además de que ahora las circunstancias las han obligado a vivir separadas de su otra mitad, puesto que también Mako se ha instalado fuera de su país, no hay duda en ninguno de los dos casos de que las dos pequeñas han perdido a su mayor apoyo, su cómplice en actividades oficiales y su compañera de aventuras.

Lo que sí que las distingue es que, en el caso de Sofía, la estancia de Leonor en el extranjero tiene fecha de caducidad. Y aunque no es la primera vez que Kako vive separada de su hermana mayor, puesto que Mako estudió un máster en Leicester hace unos años -bien podría darle algunos consejos a Sofía sobre cómo afrontar la ausencia-, quizá ahora le duela más más al saber que, ley de vida, su hermana tendrá su propia familia y sus viajes a Japón, al menos en los próximos años, serán más que contados.

El redactor recomienda