Logo El Confidencial
dÍAS en españa

Michelle Obama huye de la prensa en Mallorca y se relaja con un jefazo de Google

La ex primera dama está mostrando su cara más agria durante sus vacaciones en la isla balear, en las que ha practicado senderismo y ha conocido un restaurante vegano

Foto: Michelle Obama en una foto veraniega de archivo. (Getty)
Michelle Obama en una foto veraniega de archivo. (Getty)

Es la tercera vez que Michelle Obama visita Mallorca, y a juzgar por su divertida estancia, no será la última. La ex primera dama de Estados Unidos se relaja estos días en la isla balear al nada módico precio de 8.000 euros por semana, una cantidad que paga a medias con los íntimos amigos que la acompañan, el exembajador americano James Costos y su esposo, el interiorista Michael Smith.

[Lea aquí: Michelle Obama se escapa a Numa para conocer el italiano de moda en Madrid]

Durante su primera jornada en la isla, se supo que se reunió con la reina Sofía para disfrutar de un relajado almuerzo en Ses Planes, la mansión propiedad de Marieta Salas donde la americana se siente como en casa. El encuentro refuerza una grata amistad que empezó en 2010, cuando Michelle Obama visitó el palacio de Marivent con su hija Sasha. Ambas mujeres disfrutaron de un apacible martes, aunque para la segunda jornada, la del miércoles, tenía preparado algo más ajetreado y ‘sporty’.

Michelle Obama y su hija Sasha en Marivent, durante su primera visita a Mallorca en 2010. (Getty)
Michelle Obama y su hija Sasha en Marivent, durante su primera visita a Mallorca en 2010. (Getty)

La comitiva que protege y acompaña a Michelle salió de Ses Planes a las once de la mañana. La abogada, vestida con ropa deportiva, realizó una extensa ruta de senderismo en la zona del Camí des Correu. Según el medio ‘Última Hora’, la esposa de Barack Obama no paró de taparse el rostro con una capucha mientras insistía en que sus guardaespaldas intervinieran para no ser fotografiada. Una actitud poco común en ella, que siempre ha destacado por su amabilidad con los medios, que en un justo 'quid pro quo' la atendían con respeto. Con sudadera gris, mallas negras largas y unas deportivas a juego que combinó con gafas de sol, Michelle no tuvo su mejor día. Aunque más tarde mejoraría.

Su siguiente parada fue Puerto Portals. Allí montó en un lujoso yate, según medios nacionales propiedad del multimillonario Eric Schmidt, exdirector de Google y actual presidente ejecutivo desde 2011, cuando Larry Page lo relevaba de su insigne cargo. El empresario forma parte del círculo de amigos del matrimonio Obama desde hace años. Ahora Schmidt disfruta de su ‘jubilación’ en el Mediterráneo, donde practica la navegación y recibe a amigos como Michelle junto a su esposa, la filántropa Wendy Susan Boyle.

[Lea aquí: Michelle Obama en Mallorca, 8.000 euros la semana en casa de una amiga del emérito]

Aproximadamente a las nueve de la noche, Michelle abandonó la embarcación para dirigirse a su siguiente compromiso, una cena en el afamado restaurante del hotel Bendinat. Aquí, junto a los Costos, disfrutó de una carta con abundante variedad vegana cuyos platos rondan unos asequibles 17 euros. Como Cenicienta, cuando llegó la media noche Michelle decidió volver a su finca para un merecido descanso.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios