Logo El Confidencial
POLÍTICA

El estremecedor saludo del hijo de JFK y otros funerales históricos de EEUU

Hoy se celebra el que será uno de los funerales de Estado más espectaculares de los últimos años. Estarán los cinco presidentes, el príncipe Carlos de Inglaterra, los reyes de Jordania...

Foto: El féretro de George Bush, en el Capitolio. (EFE)
El féretro de George Bush, en el Capitolio. (EFE)

¿Sabía usted que una de las primeras peticiones que recibe un presidente estadounidense al llegar a la Casa Blanca es la de idear su funeral? La manera en que una sociedad trata sus duelos, y más si son duelos oficiales, dice mucho de ellas, y en un país tan basado en el orgullo patrio y la imagen proyectada al exterior, el entierro presidencial no puede dejar ningún detalle al azar.

Mientras todas las cámaras están preparándose para el espectacular funeral de Estado a George Bush (los reyes de Jordania o el príncipe Carlos de Inglaterra ya han confirmado su presencia) que tendrá lugar hoy miércoles, conviene recordar históricos momentos que se forjaron en pleno dolor por la muerte acaecida en la alta política estadounidense.

[LEA MÁS. Trump contra Trump: Melania e Ivanka, dos primeras damas de EEUU en Argentina]

Eso nos retrotrae, inevitablemente, al magnicidio más mediático del siglo XX: el asesinato de John Fitzgerald Kennedy en 1961. La leyenda de Jackie Kennedy se disparó en ese mismo instante, pues fue ella la que quiso subrayar que ante una tragedia inmensa, solo quedaba un fasto aún mayor. La puesta en escena del funeral, el vestuario y la actitud de la 'viuda de América' y la imagen para la historia del pequeño John John despidiéndose de su padre con un saludo militar entraron en los anales de la historia y mostraron una nación que hacía frente a su dolor y encontraba en él su fuerza. Esta semana, el todavía país más poderoso del mundo volverá a mirarse en el espejo en un nuevo ritual mortuorio, pero no es atrevido decir que ofrecerá una imagen muy distinta.

El matrimonio Trump, rindiendo honores al féretro de Bush. (EFE)
El matrimonio Trump, rindiendo honores al féretro de Bush. (EFE)

George Bush, fallecido el viernes a los 94 años, se convierte en el tercer presidente estadounidense en morir en el siglo XXI, por lo que la historia reciente tiene todavía en la retina los funerales de Ronald Reagan (2004) –con la presencia de su homóloga británica Margaret Thatcher – y Gerald Ford (2006). Un dato curioso teniendo en cuenta que el funeral presidencial anterior al de Reagan había sido más de cuarenta años antes, cuando Lyndon Johnson murió en 1973. En este 2018 de división social y política, ¿se respetará el pacto de concordia que implica un funeral de Estado? ¿O prevalecerá el abierto enfrentamiento entre la casta política de los Bush y el insólito talante de Donald Trump?

[LEA MÁS: Por qué el libro de Michelle Obama es un superventas antes de publicarse]

Recordemos cómo en otro funeral de Estado reciente, el del republicano John McCain, se vetó el acceso al actual presidente por expreso deseo del fallecido. Y la imagen que quedó del acto fue una tierna escena en la que George W. Bush, republicano, le dio un caramelo a Michelle Obama, demócrata. Un video viral que reflejaba, sobre todo, lo inimaginable del mismo gesto viniendo del actual mandatario. En otra sentida despedida reciente, la de Barbara Bush en abril, fue también muy comentada la cara de felicidad y relajación de Melania Trump, que acudió en solitario al funeral y compartió fotos con los Bush, los Clinton y los Obama en una más que patente camaradería.

Jackie Kennedy con sus hijos Caroline y John John, en el funeral de JFK. (Getty)
Jackie Kennedy con sus hijos Caroline y John John, en el funeral de JFK. (Getty)

Curiosamente, los funerales de las primeras damas no son, por protocolo, funerales de Estado. Sin embargo, lo que sí hay es un código no escrito que dice que todas las primeras damas que sigan con vida deben acudir a despedirse de su igual. La tradición empezó con el funeral de Eleanor Roosevelt en 1933 y sigue intacta desde entonces. En 2016, propició otro momento antológico: la reunión de cuatro primeras damas (Michelle Obama, Hillary Clinton, Laura Bush y Rosalyn Carter) para despedir a Nancy Reagan. Barbara Bush no pudo acudir por problemas de salud, pero volvió a quedar patente el acto de sororidad entre esas mujeres que, a fin de cuentas, no son consideradas dignas de una despedida a la altura de sus maridos y que, a menudo, son obviadas por los propios presidentes.

No solo Donald Trump no fue a despedirse de la matriarca de los Bush, sino que Barack Obama tampoco acudió al funeral de Nancy Reagan en 2016 por no cancelar su participación en el festival South by Southwest en Texas, ni al de Betty Ford en 2011. Esa ceremonia, por cierto, también levantó más adelante polvareda, pues en los famosos y desafortunados emails de Hillary Clinton, se filtró el chascarrillo de que la posterior candidata a la presidencia especificó que no quería compartir avión con Michelle Obama para acudir al evento. Algo que colaboró a la imagen poco transparente de la gran derrotada de las últimas elecciones.

Rosalynn Carter, Caroline Kennedy y Hillary Clinton, en el funeral de Nancy Reagan. (Getty)
Rosalynn Carter, Caroline Kennedy y Hillary Clinton, en el funeral de Nancy Reagan. (Getty)

¿Cuál será la imagen que trascienda del funeral de George Bush? Está prevista la asistencia de los cinco presidentes de Estados Unidos (Jimmy Carter, Bill Clinton, Barack Obama, Donald Trump y, por supuesto, George W. Bush, que será el encargado del panegírico), probablemente con sus respectivas primeras damas. Pero conviene recordar que también es el primer funeral de un presidente de los Estados Unidos en la época de las redes sociales. Esperemos que el momento histórico, en esta ocasión, no quede reducido a un meme.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios