Logo El Confidencial

¿Estás usando la base de maquillaje que necesitas? Seguramente, no

Aquí tienes una guía completa para elegir justo la que necesitas (y no, no te arruinarás en el proceso)

Foto: Imagen de campaña de Double Wear de Estée Lauder.
Imagen de campaña de Double Wear de Estée Lauder.

Existe un océano de bases en el que es muy fácil perderse: bases en todas las texturas y todos los formatos posibles. Seguro que hay una perfecta para tu piel y lo más probable es que si nunca has consultado a ningún profesional al respecto, aún no la hayas encontrado.

Y no solo hablamos del tono (que también), sino de la textura, tan importante en función del tipo de piel de cada una. Cada fórmula tiene sus trucos y secretos. Pero no te preocupes, que te lo vamos a poner fácil. Te contamos cómo descubrirla.

Encuentra la base de maquillaje para tu piel. (Raphael Lovaski para Unsplash)
Encuentra la base de maquillaje para tu piel. (Raphael Lovaski para Unsplash)

Bases líquidas

La fórmula clásica de un fond de teint. ¿Su mayor ventaja? La versatilidad: se adaptan a todo tipo de piel y la enorme variedad de sus fórmula cubren todas las necesidades. Hay bases líquidas para pieles sensibles, secas, grasas; bases con ingredientes reafirmantes, hidratantes; bases con índice de protección que mantiene la piel a salvo de la radiación UV y la contaminación.

Puedes elegir el acabado que más te guste, desde un mate perfecto hasta un rutilante efecto glow, pasando por sofisticados satinados con la cobertura que te gusta.

¿Cómo se utilizan? Una brocha kabuki es la mejor herramienta porque su borde plano permite extender el producto de forma homogénea. Vierte una pequeña cantidad en el dorso de la mano, moja ligeramente la brocha y extiende la base por todo el rostro difuminando suavemente y siempre desde el interior del rostro hacia fuera. Hazlo poco a poco para conseguir la cobertura que buscas.

El error más común: equivocarse al elegir el tono y correr el riesgo de un contraste antinatural (y antiestético) entre el rostro y el cuello. Para acertar con el tuyo, aplica un poco de base en un lateral de la cara o el cuello. Si ambos tonos –el del fondo y el de tu piel– coinciden, ese es tu color.

Stay in place Makeup SPF 10 Double Wear, de Estée Lauder (43 €, 50 tonos)

En polvo

Según Caterina Sierra Marzal, make up artist de la firma Artistry, estas bases son perfectas para quienes busquen controlar los brillos con una cobertura de ligera a media, que dure impecable muchas horas y que tengan un acabado mate. Si te gusta un acabado tan natural que parezca que no llevas nada, Caterina aconseja aplicarlo con una brocha para polvos, grande y de borde redondeado; si prefieres una cobertura media, entonces lo mejor es extenderlo suavemente con una esponja.

¿Cómo se utiliza? Con esponja o brocha, el protocolo es el mismo: coge poco producto y extiéndelo desde el centro del rostro hacia sus límites, difuminando bien para que no se note dónde acaba la piel maquillada y empieza la desnuda.

El error más común: “Con las bases en polvo debemos cumplir la premisa menos es más. No utilices mucho producto porque lo único que conseguirás es potenciar las imperfecciones o irregularidades de la piel (poros dilatados, líneas de expresión, etc)”, señala Caterina.

Artistry Exact Fit (28,50 €, 8 tonos)

En bruma

Es un tipo de base minoritaria pero que crea dependencia en cuanto la pruebas. Es como aplicarte un aerógrafo con pigmentos de nácar que difunden la luz y suavizan la piel de manera instantánea. Las bases en bruma se funden perfectamente con la epidermis y crean un efecto sofisticado, como de terciopelo, lo que las hace perfectas para un maquillaje de fiesta. Además duran todo el día sin que el color se altere.

¿Cómo se aplica? Si eres una virtuosa del maquillaje no tendrás problemas porque se aplica como una bruma facial, sobre todo el rostro (ojos cerrados, por favor), cuidando de que no manche la raíz del pelo. Pero si reconoces tus limitaciones en este arte, Junior, make up artista de Dior España, nos da un tip infalible: rocía un poco de bruma sobre el dorso de la mano y difumina capa a capa con una brocha. De esta forma conseguirás dos cosas: dar la cobertura que quieres y fundirla perfectamente con la piel.

El error más común: utilizar una base en bruma como si fuese una bruma facial. Si lo haces, lo más probable es que el color se deposite de forma desigual sobre la piel. En ese caso, difumina bien con una brocha.

Airflash de Dior (41 €, 18 tonos)

En mousse

Un formato que cuenta con una legión de fieles. Una de las leyendas de las mousses es que están formuladas para pieles normales tirando a grasas y es verdad que nacieron con ese propósito por su fórmula matificante y su capacidad para evitar la aparición de los antiestéticos brillos faciales. Pero actualmente hay mousses que apuestan por todo lo contrario: texturas ultraligeras que dan buen aspecto a la piel, la ilumina y uniformizan pero sin ocultar su naturaleza, perfectas para quienes buscan naturalidad.

¿Cómo se aplica? La mejor herramienta en este caso son los dedos. Solo tienes que coger una pequeña cantidad, aplicarla sobre la frente, nariz, mentón y pómulos e ir difuminando suavemente. Si al final ves que necesita un poco más de uniformidad, utiliza una brocha grande para acabar de repartirla bien. Y si tienes la piel grasa, termina con una pasada de polvos traslúcidos sobre las zonas donde salen brillos.

El error más común: dejar líneas fronterizas entre la frente y el pelo. La aplicación con los dedos es menos precisa que las brochas o las esponjas, así que te aconsejamos acabar el proceso con la brocha.

Flawlless Finish Mousse Make up, de Elizabeth Arden (42 €, 8 tonos)

En barra

El formato preferido por las millennials por varias razones: es un cosmético nómada que puedes llevar en el bolso para hacerte retoques en un segundo y en cualquier parte. Es facilísimo de aplicar y muy rápido, una ventaja que se agradece a primera hora de la mañana. Tiene, además, una textura cremosa que permite aplicar todas las capas que quieras hasta conseguir el punto justo de cobertura y un acabado mate pero luminoso al mismo tiempo. Sus fórmulas suelen estar libres de aceites, así que funcionan muy bien en cualquier tipo de piel.

¿Cómo se aplica? Lo bueno de las barras es que puedes utilizarlas para maquillar todo el rostro o resaltar algunas zonas del rostro. Su forma de aplicación es muy versátil: puedes aplicar directamente la barra sobre la frente, pómulos, puente de la nariz, barbilla para un cobertura integral o resaltar con los dedos o una esponja algunas zonas del rostro.

El error más común: aplicar mucho producto en la primera capa y que cree un efecto demasiado cargado. Es mejor ir poco a poco hasta llegar a lo que buscas salvo si eres una experta o conoces muy bien este tipo de formato.

Velvet Matte Fondation Stick, de Nars (39 €, 20 tonos)

Formato cushion

Uno de los inventos más innovadores de la última década made in Corea. En este formato, el maquillaje se presenta empapado en una esponja porosa, totalmente aislada del exterior que se dispensa presionando un aplicador sobre ella. A partir de este ingenioso planteamiento, todo son ventajas: combina lo mejor de un maquillaje líquido en cuanto a cobertura e hidratación con la comodidad de un compacto. Es superhigiénico porque no entra nunca en contacto directo con el aire. Puedes conseguir el efecto que más te guste a voluntad: transparente y natural unas veces, más cubriente otras. Y lo mejor de los cushion: siempre están fresquitos, lo que crea un efecto de bienestar y buena cara inmediatos.

¿Cómo se aplica? Estos maquillajes incluyen una esponjita. Tienes que presionar con ella el producto hasta impregnarlo y después aplicar la esponjita sobre la piel presionando ligeramente o con movimientos de balanceo también muy ligeros. Desde el principio observarás que se funde perfectamente con la piel. Repite hasta obtener la cobertura deseada.

El error más común: aplicar demasiado producto (con dos presiones es más que suficiente) y arrastrar la esponjita por todo el rostro, como si fuese una brocha.

Cushion Teint Idole Ultra Cushion de Lancôme (41,50 euros, 6 tonos)

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios