Logo El Confidencial

Velas, ambientadores... Toda la deco (olfativa) que necesita tu casa en Navidad

Los fríos días de invierno y la acumulación de fiestas nos animan a abrir las puertas de casa. Para que todo resulte más acogedor no basta con la decoración, el olor es fundamental

Foto: Da un toque de sofisticación a cualquier rincón de tu casa. (YSL)
Da un toque de sofisticación a cualquier rincón de tu casa. (YSL)

Los fríos días de invierno y la acumulación de fiestas se conjuran para que nos animemos a abrir las puertas de casa. Para que todo resulte más acogedor no basta con cuidar la decoración y la comida que vamos a ofrecer a nuestros invitados: el olor es fundamental. Aquí van unos trucos para que el de nuestro hogar sea el más acogedor. La primera sensación que recibimos cuando llegamos a una casa ajena tiene que ver con el más olvidado de nuestros sentidos: el olor. Inconscientemente, nos habla de quién vive allí, hace que nos sintamos más o menos cómodos y nos ayudará a recordarlo cuando menos nos lo esperemos.

Curiosamente, suele ocurrir lo contrario cuando entramos en nuestro propio hogar: no nos damos cuenta de a qué huele, salvo que se haya producido algún cambio importante, como la llegada de una mascota. Hay muchos trucos que nos pueden ayudar a crear una atmósfera especial en nuestra casa. Uno de los más sencillos y ecológicos consiste en poner a hervir un poco de agua con cáscara de naranja, limón o cualquier otro cítrico que nos guste. Incluso podemos sacarle aún más partido a esta particular infusión poniéndola en un spray y pulverizándola por los sofás, la cama o directamente en el aire. Podemos personalizarlo añadiendo alguna especia, como canela, clavos de olor, vainilla... También es infalible colocar en algún rincón donde no dé mucho el sol algunas ramas de tomillo, lavanda o espliego y dejar que se vayan secando lentamente.

Por supuesto, siempre podemos apuntarnos a la tendencia hygge, es decir, inspirarnos en el estilo de decoración de nuestros vecinos nórdicos y colocar estratégicamente velas por toda la casa. Eso sí, si optamos por ponerlas en la mesa donde vamos a comer o cenar, es mejor encenderlas con antelación y apagarlas un poco antes de sentarnos para que su olor no interfiera con el de la comida:

Chai Candle, de Byredo (55 €), recoge, a través de su pirámide olfativa, el ritual del té tal y como se celebra en la India. Para ello, combina corteza de jengibre, clavo, incienso, mate, leche caliente y abedul, entre otros.

Rose de Mai, de Oskia (45 €), está fabricada con una mezcla de cera de abeja, aceite de coco, haba de soja y rosa de Grasse. Sirve tanto para perfumar la casa como para dar un relajante tratamiento corporal.

Gentlemen, de Baobab Collection (265 €), es una edición especial creada para apoyar la investigación contra el cáncer de mama que desarrolla la fundación Big. Está decorada con motivos gráficos que recuerdan el signo femenino con matices azules, ligados al universo masculino, y huele a ron y azafrán.

Melt My Heart, de Bijoux Indiscrets (19,95 €), no solo se puede usar para aplicar un masaje sensual, sino que como está fabricada con ingredientes naturales, se puede comer. Hay varios sabores diferentes: chocolate, caramelo y fresa.

Velas ecológicas, de Ecoalf (35 €), desarrolladas en colaboración con Vila Hermanos, una familia de cereros artesanales. En su fabricación se ha utilizado cera vegetal y vienen en un tarro de cemento reciclado. Hay tres olores distintos: Ocean, fresco y marino; Air, ligero y floral, y Earth, de madera y hojas verdes.

También hay velas que da realmente mucha pena prenderlas. Concebidas casi como obras de arte, se pueden colocar en zonas muy visibles y disfrutar de su diseño. Suelen llevar una tapa de metal que conserva sus notas olfativas durante mucho más tiempo:

Vela de Jazmín y Nardos, de Vera & The Birds (9,50 €), muy relajante gracias a los efectos combinados de estas dos flores. El jazmín aporta su calidez y crea un ambiente íntimo y de confianza, mientras que el nardo reduce la ansiedad y aumenta la fuerza y la tranquilidad.

Regalo, de Fornasetti (155 €), está adornada con un elegante lazo rojo. Cuando se quema desprende una sofisticada fragancia de flores blancas, inspirada en los jardines que rodean a la casa de la firma en Milán.

Room Fragance, de Carelia Petits (17,95 €), es un spray para ambientar cualquier habitación. Como lleva ingredientes naturales no produce alergia y huele a una mezcla de neroli, azahar, jazmín y muguet.

La Difusión Zen, de Pranarôm, es una relajante mezcla de aceites esenciales pensada para favorecer la meditación y el equilibrio de la mente. Entre otros, lleva incienso y nardo del Himalaya.

Saquito Perfumado para el coche, de Culti Milano (19 €), se engancha al sistema de ventilación y va desprendiendo suavemente su olor. Hay cuatro distintos: Aramara, inspirado en un día de sol en el campo; Mareminerale, como un amanecer al borde del mar; Officus, recuerda una higuera salvaje, y Tessuto, que evoca un campo de algodón.

Difusor de perfume Flor de Naranjo, de Palmaria (29 €), recoge los olores que caracterizan a la isla de Mallorca en un día de verano, dominados por el de las naranjas bajo el sol.

La sofisticación en el universo de las velas llega hasta tal punto que hay algunas especialmente desarrolladas para utilizarlas en masajes corporales. Solo hay que encenderlas, dejarlas que se derritan y verter el líquido templado que desprenden sobre la piel.

Vela de Masaje Hidratante, de Daen (7 €), con olor a vainilla. Viene en un envase especial, con forma de jarrita, para que sea más cómodo extender su aceite por todo el cuerpo.

Velas Aromáticas, de Louis Vuitton, creadas por Jacques Cavallier Belletrud, el maestro perfumista de la casa, van dentro de unos envases de cerámica con asas de cuero natural. Cada una de las cuatro variedades quiere recordar diferentes escenarios naturales: las rosas del jardín, el sol de una isla, un paseo por un bosque y el fuego de la chimenea mientras cae la nieve.

Le Vestiaire des Parfums Couture Edition, de YSL (240 €), es una exclusiva colección de tres velas inspiradas en los perfumes de la colección de alta perfumería de YSL. Cada una de ellas, además, hace referencia a algún lugar emblemático relacionado con la casa francesa.

Otros grandes aliados para crear ambientes con mucha personalidad es el de los mikados, los humidificadores y los aceites esenciales. Se pueden utilizar solos o combinando varios aromas a la medida:

The Perfume Genie, de Rituals (99 €), es un dispositivo en el que se aúnan unas sofisticadas formas con un acabado metálico mate y la posibilidad de programarlo a distancia a través del móvil. Se puede elegir entre cinco de los rituales más emblemáticos de la casa: Happy Buddha, Dao, Ayurveda, Hammam y Sakura.

The Wand, de S.T. Dupont (160 €), es un encendedor diseñado específicamente para las velas. Tiene seis acabados distintos y crea una llama azul en forma de antorcha que prende incluso las mechas más complicadas.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios