Cómo dulcificar tu rostro con un buen peinado, según Charlène de Mónaco
  1. Estilo
  2. Belleza
Princesa peluquera

Cómo dulcificar tu rostro con un buen peinado, según Charlène de Mónaco

La cuarentena y la desescalada se han convertido en dos escenarios renovadores para la imagen de Charlène de Mónaco y sus peinados son los culpables de su dulcificado aspecto

placeholder Foto: Las estratagemas de Charlène de Mónaco para dulcificar su rostro. (EFE)
Las estratagemas de Charlène de Mónaco para dulcificar su rostro. (EFE)

La imagen de Charlène de Mónaco siempre ha parecido fría y frágil y los rumores de su tensa relación con el príncipe Alberto eran parte de la explicación. Pero evidentemente el look sobrio de Charlène y su corte de pelo recto, un bob platino casi siempre peinado de forma lisa, tampoco ayudaban a su imagen.

[LEER MÁS: El insólito gesto en redes sociales de una irreconocible Charlène de Mónaco]

Sin embargo, poco antes de la cuarentena del coronavirus, la princesa Charlène de Mónaco había comenzado a dar tímidos pasos hacia un look más romántico, incluyendo pequeños bucles o recogidos de efecto natural. ¿Era aquello un espejismo en medio de la familia real monegasca? Parece ser que no, porque la esposa del príncipe Alberto ha seguido cultivando sus looks para conseguir dulcificar las facciones de su rostro, poco a poco.

placeholder La princesa Charlène de Mónaco, con sus peinados habituales. (Getty)
La princesa Charlène de Mónaco, con sus peinados habituales. (Getty)

La princesa nunca ha sido como el resto de princesas. De entrada, jamás ha abandonado su corte de pelo bob. Su comodidad para cargar con los niños ha convertido este corte de pelo en uno de los llamados ‘mom hair’, pero además puede que para la sudafricana también resultara práctico para realizar sus deportes acuáticos favoritos, de la natación al surf. Se lava, seca y adereza de forma muy rápida, todo ventajas.

A la hora de peinarlo, Charlène de Mónaco siempre había elegido peinados muy modernos y refrescantes: ultraliso, peinado hacia atrás y con tupé, efecto mojado… Sin embargo, parecía como si la princesa siempre quisiera llevar looks que despejaran su rostro y le dieran a su imagen un aspecto impoluto, pero algo distante.

placeholder El peinado de Charlène de Mónaco, antes de la cuarentena. (Cordon Press / Getty)
El peinado de Charlène de Mónaco, antes de la cuarentena. (Cordon Press / Getty)

En enero de 2020 comenzamos a ver cómo la exnadadora se atrevía con peinados de inspiración romántica. Un moño bajo de acabado deshecho, sin sensación de tirantez e incluso con un par de mechones frontales cayendo a los lados del rostro con unos intencionados bucles. No había ni un solo mechón del cabello de la cuñada de Carolina que pareciera estar estirado, caían y se recogían de una forma natural, añadiéndole un favorecedor volumen en la coronilla. El rostro de la princesa se redondeaba gracias a los mechones sueltos y a la sensación de un moño ‘efortless’.

placeholder Charlene de Mónaco, con mascarilla y recogido trenzado. (Reuters)
Charlene de Mónaco, con mascarilla y recogido trenzado. (Reuters)

Sin embargo, llegó la cuarentena y con ella las apariciones de Charlène disminuyeron, hasta que poco a poco su agenda volvió a tener actos en los que la reglamentaria mascarilla podía haber sido un enemigo de su look renovado… Pero nada más lejos de la realidad. A pesar de la longitud de su cabello, sorprendió con un recogido con trenza incluida igual que hacen otros miembros de la realeza como Kate Middleton o la reina Letizia.

Al recurrir a una trenza de raíz para recoger uno de los laterales de su melena, la princesa se deshizo hábilmente de los recogidos tirantes y, de paso, logró una mayor fijación, lo que nunca está de más cuando se tiene el cabello corto. La trenza de raíz crea sensación de volumen cerca del rostro y le añade un toque bucólico. Todo ello ayuda sin dudas a dulcificar el look de Charlène.

placeholder Detalle del recogido trenzado de Charlène de Mónaco. (Reuters)
Detalle del recogido trenzado de Charlène de Mónaco. (Reuters)

Pero ahí no quedó la cosa. El moño, a diferencia de otros que ha lucido, no era una castaña impoluta y repleta de horquillas, sino un recogido orgánico, sin castaña, simplemente el cabello se trenzaba creando una corona. Para continuar con esa relajación y naturalidad del look, sus estilistas tampoco se han olvidado de hacer la trenza más esponjosa, abriendo los mechones para ganar volumen.

Parece que el intento de dulcificación de su imagen sigue siendo un firme propósito monegasco porque durante el Día de la Madre del principado, volvió a recurrir a los peinados con volumen y de estructura ondulante. Para la ocasión, nada como emular a la gran madre de Mónaco, Grace Kelly, con un moño retro, casi italiano.

placeholder La princesa Charlène, durante su visita a la planta de maternidad del Hospital Princesa Grace. (Palacio del Príncipe)
La princesa Charlène, durante su visita a la planta de maternidad del Hospital Princesa Grace. (Palacio del Príncipe)

Charlène volvía a recoger el cabello hacia atrás, pero ahora lo hacía con volumen y con un moño bajo. Como emulando a una estrella de cine de los años 50, la princesa dejaba ahuecada la parte superior de su melena y comenzaba a recogerla por los lados, pero de nuevo sin ningún tipo de tirantez. Este tipo de recogidos, además de equilibrar sus rasgos, le suma una indiscutible elegancia muy natural. Totalmente alejado de la Charlène de hace unos años.

placeholder Charlène celebra el Día de la Madre con sus hijos, Jacques y Gabriella. (Palacio del Príncipe)
Charlène celebra el Día de la Madre con sus hijos, Jacques y Gabriella. (Palacio del Príncipe)

¿Nuevo estilista en Mónaco o una nueva etapa edulcorada?

Princesa Charlene de Mónaco Peinado Peinados de fiesta Cabello Mónaco
El redactor recomienda