Exfoliante de sal o de azúcar: ¿cuál es mejor para tu piel?
  1. Estilo
  2. Belleza
DESPENSA BEAUTY

Exfoliante de sal o de azúcar: ¿cuál es mejor para tu piel?

A pesar de que se trata de dos fórmulas granuladas y de origen natural, las propiedades del azúcar y la sal son diferentes. Descubre qué tipo de estos dos exfoliantes mecánicos es más indicado para tu piel

Foto: Cada tipo de piel precisa un tipo de exfoliación. (Imaxtree)
Cada tipo de piel precisa un tipo de exfoliación. (Imaxtree)

Es cierto que la piel se renueva por sí sola cada 28 días; sin embargo, “realizarse una exfoliación suave, una vez por semana, mejora su apariencia y evita que se acumulen restos de células y cosméticos en los poros”, declara Helena Rodero, farmacéutica y especialista en cuidado facial. Primero debes saber que existen dos tipos de exfoliantes de uso en el hogar: los mecánicos, que contienen micropartículas exfoliantes que eliminan de manera mecánica las impurezas y las células muertas; y los enzimáticos, que utilizan enzimas para descomponer las impurezas, liberar los poros de la suciedad y eliminar las células muertas.

Foto: Salud y belleza van de la mano. (Imaxtree)

Dos de las fórmulas exfoliantes mecánicas más comunes están elaboradas a base de productos que se pueden encontrar en la despensa de cualquier casa: sal y azúcar. Con propiedades curativas, ambos dejan la piel suave y con energía, pero antes hay que saber cuál de los dos es mejor para cada persona.

placeholder Los scrubs más agresivos no están recomendados para las pieles sensibles. (Imaxtree)
Los scrubs más agresivos no están recomendados para las pieles sensibles. (Imaxtree)

Exfoliantes de sal

La sal es un ingrediente común de los exfoliantes gracias a sus propiedades detox naturales. “Ayuda a eliminar las células muertas, oxigena la piel, la afina y mejora la circulación”, afirma la experta en piel Carmen Navarro. Al elegir este tipo de fórmulas busca que contenga sales de calidad, ricas en minerales como la marina, la de Epsom o la sal rosa del Himalaya. Y, aunque cada una de ellas presenta propiedades individuales, todas suelen estar repletas de magnesio, calcio y potasio, muy beneficiosos para la piel. Navarro te explica las características de cada una de ellas:

Sal marina. Los exfoliantes basados en ella poseen un alto contenido en minerales que no solo ayudan a eliminar células muertas, sino que también absorben las toxinas e impurezas, así como suavizan la piel, aportándole un aspecto vital inmediato y mejorando su tono. El calcio que contiene se encarga de limpiar los poros y oxigenar la dermis, ayudando a restaurar los tejidos y, como cualquier peeling, retrasando el envejecimiento. Tampoco hay que olvidar que mejora la circulación sanguínea y la sensación de bienestar. Además, la sal del mar Muerto, concretamente, alivia problemas dermatológicos e incrementa la capacidad de hidratación de la piel, mejorando su elasticidad y la renovación celular.

Sal rosa del Himalaya. Aparte de la función exfoliante y regeneradora que comparte con el resto de sales, calma y constituye una fuente muy importante de electrolitos y oligoelementos, claves para las funciones vitales del cuerpo y que, además, favorecen el proceso de regeneración celular.

Sal de Empson. Se obtiene en yacimientos subterráneos y su nombre químico es sulfato de magnesio. Proporcionan propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

placeholder Sal del Himalaya. (Unsplash)
Sal del Himalaya. (Unsplash)

Exfoliantes de azúcar

“Son más suaves que los de sal porque los gránulos son más pequeños y contienen algo de ácido glicólico, un exfoliante natural”, asegura Alessandra Ursano, formadora de la firma SkinLabo. Además, el azúcar ayuda a que el agua penetre en la piel, por lo que es perfecto para eliminar las células muertas mientras agrega algo de humedad y deja así el rostro con un brillo saludable. Sobre todo si te decantas por uno de azúcar de coco, que es un humectante natural y también contiene vitaminas, minerales y aminoácidos.

placeholder Los exfoliantes de azúcar han sustituido a otros scrubs físicos gracias a su biodegradabilidad. (Unsplash)
Los exfoliantes de azúcar han sustituido a otros scrubs físicos gracias a su biodegradabilidad. (Unsplash)

¿Qué exfoliante es mejor para tu piel?

Independientemente de cómo sea tu tipo de piel, tienes que asegurarte de que las partículas físicas sean finas, suaves y no demasiado abrasivas para evitar producir microheridas en la piel y que esta se inflame.

“Los que contienen sal son ideales para pieles grasas porque ayudan a liberar los poros obstruidos y/o acneicas, ya que reducen las posibles infecciones”, explica Navarro. Pero hay que tener cuidado con ellos en caso de tener la piel sensible, ya que al estimular la circulación pueden provocar enrojecimiento y sus partículas también pueden agredirla. En este caso, la experta recomienda optar por “exfoliantes enzimáticos, que son más suaves y, al no contener gránulos, eliminan las células muertas de la piel en la superficie de una manera menos agresiva y, además, ayudan a que la dermis recupere su aspecto radiante”. Los exfoliantes a base de azúcar, en cambio, “no suelen tener contraindicaciones, pero si tienes la piel sensible es preferible que los utilices una vez a la semana, como máximo”, advierte Ursano.

A nivel corporal, los de sal son ideales para las pieles más secas (magia pura en talones agrietados) porque ayuda a mantener la hidratación y eliminan la sensación de tirantez y sequedad. Y si su fórmula incorpora vitamina E, mejor que mejor, ya que esta aporta protección extra a la piel, mejorando su textura.

placeholder Cómo dar con las fórmulas exfoliantes idóneas, del peeling al scrub tradicional.  (Imaxtree)
Cómo dar con las fórmulas exfoliantes idóneas, del peeling al scrub tradicional. (Imaxtree)

Exfoliante casero corporal

Los productos caseros tienen sus riesgos. La falta de control sobre la estabilidad del producto podría dar lugar a la formación de bacterias que, en contacto con la piel, podrían causar problemas. Así que asegúrate de consumirlo lo antes posible”, recomienda la formadora de SkinLabo. Si te apetece hacerte tu propio exfoliante, será mejor que optes por la versión corporal y mimes tu rostro con cosméticos profesionales.

placeholder ¿Físico, químico? Cada piel necesita un tipo de exfoliante. (Getty)
¿Físico, químico? Cada piel necesita un tipo de exfoliante. (Getty)

“Aprovecha la hora del baño para reiniciar, estimular y activar la microcirculación con un scrub que te ayude a desprenderte de las células adheridas a la superficie y facilite su regeneración”, sugiere Navarro. Para prepararlo solo tienes que mezclar un poco de aceite de coco, almendras o jojoba con sal marina o con azúcar, y trabajar la mezcla, con movimientos circulares, haciendo hincapié en las zonas en las que se acumula la queratina como codos y rodillas. De esta manera no solo eliminarás toxinas y células muertas, sino que también combatirás la piel de naranja y la retención de líquidos. Y si quieres un plus de exfoliación, usa un guante de crin o silicona. Finaliza siempre con una crema hidratante y nutritiva que renueve y equilibre tu piel.

Tus aliados

Sugar Body Scrub de SkinLabo,10€. Emulsión en gel a base de azúcar de caña y aceite de almendras dulces, rica en principios activos que disuelven los depósitos grasos y drenan el exceso de líquidos a la vez que proporcionan un efecto tonificante. La acción del micromasaje y las partículas de azúcar suavizan la piel áspera y seca, facilitan el intercambio superficial de la epidermis, aportando a la piel un aspecto más joven, fresco y luminoso.

placeholder Sugar Body Scrub de SkinLabo.
Sugar Body Scrub de SkinLabo.

Scrub Pink Salt de Somatoline Cosmetics, 8€ en PromoFarma. La fórmula de este gel exfoliante, con un 100% de principios activos es de origen natural, y especialmente indicado para las pieles sensibles, contiene sal rosa del Himalaya, aceites de arándano, soja y girasol y arándano micronizado. Reducen los microrrelieves de la piel y la preparan para recibir los tratamientos reductores.

placeholder Scrub Pink Salt de Somatoline Cosmetics.
Scrub Pink Salt de Somatoline Cosmetics.

Comprar en PromoFarma

Lemonade Smoothing Scrub de Ole Henriksen, 29€ en Sephora. De textura escarchada, los potentes ácidos AHA que contiene su fórmula ayudan a desincrustar y eliminar la piel muerta, mientras que los exfoliantes de polvo de corteza de limón y azúcar eliminan las rugosidades con suavidad.

placeholder Lemonade Smoothing Scrub de Ole Henriksen.
Lemonade Smoothing Scrub de Ole Henriksen.
Comprar en Sephora

The Ritual of Mehr Body Scrub de Rituals, 14,90€. A base de azúcar, piel de naranja dulce y aceites botánicos, este exfoliante con un 92% de ingredientes de origen natural libera el cuerpo de células muertas y rugosidades a la vez que nutre la piel y proporciona energía gracias a su fragancia cítrica.

placeholder The Ritual of Mehr Body Scrub de Rituals.
The Ritual of Mehr Body Scrub de Rituals.

Comfort Scrub de Clarins, 34€ en El Corte Inglés. Exfolia el rostro y los labios con microcristales de azúcar procedentes de la remolacha. Nutre gracias a la manteca de mango silvestre de propiedades altamente nutritivas.

placeholder Comfort Scrub de Clarins
Comfort Scrub de Clarins
Comprar en El Corte Inglés

Sugar Strawberry Face Wash, 34€ en Sephora. Este limpiador facial exfoliante contiene dos tallas de cristales de azúcar que se funden gradualmente en la piel para afinar los poros e iluminar. El extracto de semillas de fresa ilumina al instante y deja la piel con un aspecto sano y tonificado.

placeholder Sugar Strawberry Face Wash.
Sugar Strawberry Face Wash.
Comprar en Sephora

Exfoliante
El redactor recomienda