Estos son los errores más comunes a la hora de decorar tu dormitorio o habitación
  1. Estilo
  2. Decoración
Acierta a la primera

Estos son los errores más comunes a la hora de decorar tu dormitorio o habitación

Conociendo los errores que nos impiden tener la decoración de nuestros sueños, podremos evitarlos y acertar de pleno. Verás que es mucho más fácil y sencillo de lo que imaginas

Foto: Errores frecuentes al decorar un dormitorio. (Isaac Martin para Unsplash)
Errores frecuentes al decorar un dormitorio. (Isaac Martin para Unsplash)

En el dormitorio pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, puede que no seamos conscientes de ello porque habitualmente estamos durmiendo, pero esta estancia es de vital importancia para nosotras.

Centramos nuestros esfuerzos en decorar el salón perfecto, encontrando el mejor sofá o sillón o la mesita auxiliar ideal para nuestro salón pequeño, pero nuestra habitación también merece nuestra atención. No existe una única forma de decorarlo, cada persona es diferente, pero todos tendemos a cometer los mismos errores cuando lo hacemos y, si queremos un dormitorio estiloso, es mejor conocerlos para poder evitarlos.

Las primeras dudas nos surgen a la hora de escoger los colores de las paredes, que dominarán la estancia y pueden marcar el resto de la decoración. Por eso seleccionar colores estridentes no es lo mejor, no solo porque nos será más complicado encontrar la manera de combinarlos, también porque pueden dificultar nuestro descanso, potenciando la actividad y excitándonos en lugar de relajarnos.

Siempre acertarás si optas por los tonos claros, lo que no quiere decir que tengas que escoger el blanco para todo. Sí, es un color luminoso que te ayuda a que tu estancia se vea más grande, pero también puede llegar a resultar frío, por lo que no es mala idea seleccionar otros tonos neutros, como los crudos, tierra o pastel para combinarlos.

¿Quiere esto decir que los estampados no están permitidos? Ni mucho menos, siempre puedes empapelar una pared o escogerlos para tu ropa de cama, pero los estampados muy pequeños pueden llegar a cansar, por lo que será mejor usarlos con precaución. Si quieres estampados, mejor grandes, discretos, en colores claros y en un solo elemento.

La luz es otro de los aspectos que debemos tener en cuenta, porque en nuestro dormitorio queremos intimidad, por lo que en ocasiones tendemos a reducir la cantidad de luz natural con cortinas demasiado tupidas. Escoge unas que te permitan aprovechar al máximo toda la luz del día que entre en tu cuarto, porque así se verá más amplio y espacioso.

La iluminación artificial también merece tu atención, no la limites a un foco principal en el techo. Colocando otras fuentes de luz puedes lograr un ambiente más agradable, como apostando por una lámpara en la mesita de noche. Debe estar equilibrado, no escojas una lámpara grande para colocar sobre una mesita pequeña y, si crees que te falta espacio, tal vez prefieras colocar una lámpara de pie.

Tanto si tu dormitorio es grande como si es pequeño, la cama va a ser la gran protagonista, por eso es importante que el colchón sea de tu gusto y tenga el tamaño adecuado. A todas nos encanta dormir en una King size, pero no siempre es buena idea intentar meter la cama más grande en nuestra habitación.

Lo mejor es que quede una zona de paso, una distancia de unos 50 o 60 centímetros entre el final de la cama y el resto de muebles o paredes, para que puedas desplazarte por el entorno cómodamente. Para lograrlo puede que tengas que seleccionar una de medidas más reducidas.

Cuidado con la cantidad de cojines que colocamos sobre la cama, porque tendremos que ponerlos y quitarlos a diario, en dormitorios grandes las alfombras son un acierto, pero en espacios pequeños es mejor dejar el suelo descubierto, no tengas miedo de adornar con plantas y, si puedes, no coloques un escritorio o zona de trabajo en el dormitorio, porque lo asociaremos con actividad en lugar de con descanso.

Ahora que sabemos cuáles son los errores más frecuentes, podremos evitarlos y conseguir que nuestra casa sea perfecta para nosotras, por supuesto siempre tendremos que tener en cuenta nuestro estilo personal y nuestros gustos. El resultado será un dormitorio ideal para que descansemos con una sonrisa.

Decoración
El redactor recomienda