Logo El Confidencial

Todo lo que necesitas saber para organizar tu boda: el vestido y el ramo

¿Quieres ser la princesa prometida del cuento, la heroína rebelde, la dama vintage o la chica ibicenca que se casa? Piensa bien qué vas a ponerte.

Foto: Vestido de Teresa Helbig
Vestido de Teresa Helbig

¿Quieres ser la princesa prometida del cuento, la heroína rebelde, la dama vintage o la chica ibicenca que se casa? Piensa bien qué vas a ponerte y qué flores llevarás en la mano. No tienes que casarte como todo el mundo sino como tú. ¿Amas el rock? Sigue amándolo el día de tu boda. ¿Eres la reina del encaje, el brocado y el chantilly? No los abandones por otros. ¿Te va la marcha hippy, cultivas el boho o padeces de romanticismo en estado avanzado? Haz que se note. Recuerda que todo se reinterpreta y las bodas también. Se llevan los vestidos cortos, la manga larga, el aire retro, con el que nunca se falla, y hasta el rosa (no solo blanco). ¿Para inspirarte? Fíjate en los grandes de la moda y la pasarela. Y a día de hoy, nada como Pinterest. Pon la palabra ‘boda' y verás qué pasa. ¿Buscabas a las Musasnbsp;Después de mirar por el ojo de la cerradura de tiendas, talleres y colecciones, te hablamos de tendencias y te decimos qué cosas tienes que tener en cuenta para acertar con el vestido y el ramo.

EL VESTIDO

1. PONTE AQUELLO QUE TE HAGA REÍR (O SONREÍR). 

Es importante que cuando te mires al espejo quieras seguir mirándote y no atravesarlo y salir corriendo sin que haya un conejo con un reloj y mucha prisa al que perseguir. Es tu día, vas a casarte. Haz que sea especial y ponte cosas que te hagan reír o sonreír. Aunque sean locas, locas, locas. Si quieres dar alas a tu locura, mete las narices (literal) en la tienda Glory Days de York (en Yorkshire, Inglaterra). Nosotros somos cuerdos, ellos no. Encontrarás originales y réplicas y mucha ambientación. Entra si quieres dramaturgia y escenografía. Su fundadora, Hayley Claire Neil, devota del vintage, diseñadora de vestuario y modista, dice que es “un antídoto contra las bodas aburridas”. ¿Es eso lo que quieres?

2. ¿TE VESTIRÍAS DECIMONÓNICAMENTE? 

Tal vez seas romántica sin más. Y quieras casarte sin darle vueltas a la imaginación. Hay sitios donde solo hay que dejarse llevar. Es el caso de La Tua Pelle Costura, una boutique-atelier que te sacará de tu rutina como por arte de magia, además en un piso con solera y sobrado de encanto de Madrid. La magia de sus tejidos tradicionales, plumeti, chifones, adamascados, tules de seda y encajes, y cintas y adornos traídos de la India y otros países, te vestirán tan decimonónicamente que resultarás extravagante. Irás profusamente ataviada con plumas, volantes, perlas o flores bordadas, dispuestas aquí y allá, resbalándose o alternando en una artística composición. Te harán vivirlo, además, como un ritual, lo que llaman “el modelado”, el diseño del vestido sobre tu piel (como su nombre). No podemos decir más. Si acaso que todo es muy teatral y que te toca ser la protagonista. C/Sagasta, 26.

3. HÁZTELO A TU MEDIDA, NADA MÁS QUE A LA TUYA

Otro atelier en el que te entrarán más ganas de casarte, si es que estas están todavía en edad de crecer, es el de Teresa Helbig en el barrio barcelonés del Eixample, un edificio modernista del año 1905 que le añadirá más emoción a tu aventura. Más porque la diseñadora se inspira en “una mujer de contrastes, de extremada elegancia y feminidad, frágil y sensual, con una personalidad única, fuerte y sofisticada”. ¿Está hablando de ti?

En sus piezas convergen la artesanía, la costura, la tradición y la modernidad. Y no hay dos. Te llevarás un vestido único y a tu medida. Recuerda que el precio siempre irá en función del tipo de tela y su manufactura. Tampoco olvides que a un atelier ser va con cita previa. C/Mallorca, 184.

4. ALGO ANTIGUO, UN REVIVAL O ESE DE SEGUNDA MANO

Busca y rebusca en el baúl de los recuerdos. Desempolva las fotos de familia. Rescata cualquier tesoro del patrimonio familiar: un broche, unos pendientes, un collar y no digamos un velo. Serán el colmo de tu atrezzo. En La Tua Pelle Costura, o cualquier otro atelier, sabrán cómo aprovecharlo a tu favor. Si recuperas un vestido antiguo, heredado o no, llévalo al taller. No olvides que necesita mantenimiento y adaptación. 

La Tua Pelle Costura
La Tua Pelle Costura

En la tienda Something Old de Madrid (C/Castelló, 14) tienes vestidos de novia nuevos, de segundo uso y vintage, una selección de piezas únicas desde principios del siglo XX. Y todo el asesoramiento del mundo. Y además, de todos los precios. ¿Qué te parece participar en una subasta de vestidos antiguos? Entra a mirar en Kerry Taylor Auctions: las ventas se anuncian en la web.

5. ¿UNO CORTO DE TUL Y ENCAJE O UN AÑOS 20?

Le hemos preguntado a Mónica Merlo, de Something Old, qué se lleva esta temporada. Lo que nos ha dicho: “Seguimos apostando por el auténtico vintage de diversas épocas, enfocándonos sobre todo en los vestidos cortos de tul y encaje de los años 50”. Pero no solo. En esta tienda de bodas y celebración también venden “colecciones inspiradas en vintage de diferentes diseñadores internacionales como los neozelandeses Rue de Seine (vestidos relajados con aire hippy pero con materiales nobles) o la diseñadora inglesa Vicky Rowe, cuya colección se inspira en los fabulosos años 20 con una realización artesanal muy laboriosa hecha bajo la técnica tambour beadworks (juego con perlas y abalorios), utilizada en la alta costura".

Vestido de Rue de Seine en Something Old
Vestido de Rue de Seine en Something Old

6. EL OTRO AMOR VERDADERO

Más allá de la experiencia maravillosa y ciertamente afrancesada del atelier, de la búsqueda del vintage en las trastiendas propias y ajenas, tienes colecciones hechas esperándote. Hemos pensado que Otaduy puede estar a la altura de tus circunstancias. Piensa que se anuncia como "esta no es otra historia de amor. Es tu historia de amor: imperfecta, especial, diferente a como la habías imaginado y, en realidad, mucho mejor”. Si no te ha ganado todavía con estas palabras, entra a ver su colección True Romance.

¿Sus consejos? Que ese día la gente no vea a “una fría maniquí, ni a una chica encerrada en un vestido pomposo, ni a la mujer que tu madre o tu padre esperan que seas”. Todo está hecho en su atelier de Barcelona, confeccionada cada pieza artesanalmente, como parte de ese ritual que es mucho más que coser y cantar: dibujar, hacer el patrón, medir, rasgar el tejido… Ponen todo de su parte, avisan, para tu “día de rosas”. C/Torrent de L’Olla, 45.

7. Y TRES APUNTES MÁS

Dos nombres que se escriben con mayúscula en cuestión de vestidos de novia: Helena Mareque, en Madrid (C/Ayala, 53) y Laure de Sagazan, en París, que vende Flor de Asoka también en Madrid (C/Zurbano, 100). Y si tu presupuesto es ajustado y quieres derrochar glamour, baraja la posibilidad de hacerte con un 'low cost' de novia, que los hay. Léelo aquí.

EL RAMO

Aquí están las flores, ahora a mano, adornándonos la vida y la boda, formando parte del ramo que llevar, para luego tirar, regalar, secar, guardar, y "cada vez con mayor protagonismo", dice Sonia Mompó, de Los Detalles de Sonia. Las tenemos a nuestro alrededor, primaveralmente embelleciéndonos y de todos los colores y geografías. ¿Cómo elegirlas?

1. COMO RECIÉN COGIDAS DEL CAMPO O TAN ROMÁNTICAS...

Ólvidate del ramo de toda la vida. De las flores de siempre. Y piensa en las que te hacen verdaderamente feliz. Las amapolas que adornaron tu infancia, los campos de margaritas del pueblo de tu abuela, la lavanda que te marcó en aquel viaje a la Provenza. Ahora todo es posible. Puedes dejarlo en manos de The Workshop Flores de la británica Sally Hambleton, que tiene su tienda en Madrid (C/Gabriel Lobo, 10) y le dará (o no) el toque 'campiña inglesa'. Se llevan los ramos silvestres, como recién cogidos del campo, pero también los eternamente románticos con flores de tonos rosas, que despiertan el apetito y dan ganas de comer(selos). Mira los que hacen en Verde Pimienta (C/Príncipe de Asturias, s/n. Las Rozas, Madrid). 

Pero también las extravagancias, los colores que nunca pensarías meter en el mismo ramo, los tallos desparejos, las alternancias de todo tipo, sacados de películas de todo género y derrochando creatividad. Pásate por Flowers by Bornay, en Barcelona, (con cita previa).

2. PARECEN NATURALES PERO NO LO SON

Lo último que hemos encontrado es el ramo de flor artificial que parece natural. Los hace Sonia Mompó en su taller-exposición en Aravaca (Madrid). Y, como nos cuenta, solo tienen ventajas:  “Son a prueba de alergias, la novia puede elegir sus flores favoritas sin que sean necesariamente de temporada y el ramo está listo días antes de la boda, sin prisas ni agobios”. Quien piense que este ramo tiene algo de kitsch y exhibe su artificialidad, se equivoca. Está comprobado que "da el pego" y con nota.

Foto: Rosa Collado
Foto: Rosa Collado
Sonia sigue enumerando sus bondades: "Se puede guardar para toda la vida, hacer un cuadro en 3D o un centro de mesa con él, regalárselo a tu mejor amiga o lo que se te ocurra, sin miedo a que se estropee. Este ramo sí es para siempre". Además, puede ser divisible (un ramo de ramos) para repartirlo entre la familia y los amigos. ¿Lo que se lleva? "Me piden mucho el ramo sin flor, con hojas, bolas, dientes de león, más rompedor. Y si lleva flores, muy silvestre, no ya el típico de rosas".

Foto: Rosa Collado
Foto: Rosa Collado

Triunfan las peonías, las lavandas y las hortensias, y mucho la mezcla de color, "hasta el fucsia y el morado", añade Sonia. ¿Una tendencia? Colgar algo del ramo: una joya, una piedra, un amuleto. ¿Sus consejos? "Dar al ramo la importancia que tiene, combinarlo con accesorios (una cinta en el pelo, por ejemplo), elegir siempre aquel con el que la novia se sienta identificada, tomarse su tiempo en la decisión, y, sobre todo, disfrutarlo mucho".

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios