Logo El Confidencial

Laura Ponte, responsable del vestido de novia que eclipsó al de Sofía Palazuelo

La exmodelo reconvertida en diseñadora nupcial creó el impresionante vestido de novia que lució María Vega Penichet durante su boda este fin de semana en Madrid

Foto: Laura Ponte. (EFE)
Laura Ponte. (EFE)

Este fin de semana se han celebrado dos de las bodas con más relevancia social de la temporada. Un desfile de nobleza, realeza y rostros conocidos con looks más o menos acertados, tal y como les hemos venido contando en Vanitatis. Pero como en todo enlace, las novias han sido las protagonistas indiscutibles y sus estilismos los más comentados.

María Vega Penichet Fierro se casaba el sábado por la tarde con el abogado Fernando Ramos de Lucas. Lo hacía con un impresionante vestido diseñado por Laura Ponte, en la que ha sido su última colaboración con el taller de la diseñadora Sole Alonso. Un éxito de vestido que ha logrado eclipsar al de la otra novia del fin de semana, Sofía Palazuelo. Realizado en gasa con piezas precortadas de motivos florales y bordadas a mano, el vestido de María Vega Penichet Fierro destacaba por una espectacular y original espalda formada por dos tiras simétricas que remataban un pronunciado escote.

“María tenía claro el tipo de vestido que quería y se enamoró de una tela tan marcada que me ayudó a poder componer algo sencillo de corte”, ha desvelado Laura Ponte a Vanitatis. “Quería una manga al codo y le propuse hacer una manga en seda elástica con efecto de ir un poco remangada para darle un toque distinto. El velo que iba a ir en la parte de arriba finalmente lo sujetamos por la cintura de la falda. Era un vestido sin cola, aunque apoyaba un poco más por atrás que por delante”, relataba sin poder disimular su entusiasmo Ponte.

La espectacular tiara de los Fierro

Otro de los aciertos de Vega Penichet fueron los complementos. A diferencia de Palazuelo, lució para la ocasión una espectacular y favorecedora tiara familiar de los Fierro realizada en oro blanco con diamantes en diferentes tallas y tamaños. Una pieza a la que la novia tiene especial cariño ya que se trata de la que también lució su madre, María Fierro, el día de su boda.

Como accesorios, unos sencillos pendientes de brillantes que remataban con sencillez un espectacular look que no dejó indiferente a nadie. Para el baile María se deshizo de la tiara familiar sustituyéndola por dos Mimokis, tocados que realiza Ana Maria Chico de Guzmán, con quien María trabaja en la agencia de comunicación Kimomi. El primero fue más romántico y de inspiración floral, y el segundo se trataba de una llamativa diadema de plumas que acompañó a la novia en una fiesta que se prolongó hasta altas horas de la madrugada en el exclusivo Club Puerta de Hierro.

Una duquesa sin tiara

Esa misma mañana, Sofía Palazuelo, la futura duquesa de Alba, acudía al altar del palacio de Liria ataviada con un vestido clásico realizado en organza por su tía, la diseñadora nupcial Teresa Palazuelo. De corte prácticamente recto, manga corta y con escote a pico en la parte delantera, llevaba una espalda cerrada rematada con unos botones forrados de la misma tela. Precisamente de la espalda salía una capa desmontable que la recién estrenada duquesa de Huéscar se quitó para la celebración posterior al convite. Un vestido sencillo y correcto sin más, apropiado si se tiene en cuenta el contexto de la boda, pero que ha dejado indiferentes a aquellos que esperaban más de una joven tan estilosa como Sofía.

[LEA AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA BODA DE LOS DUQUES DE HUÉSCAR]

Pero el detalle más comentado de Sofía Palazuelo no ha sido su vestido, sino, como decíamos, el hecho de que no eligiera para tan importante día ninguna tiara de la Casa de Alba. Una tradición que la joven decidió reemplazar por un tocado de plumas realizado por Teresa Briz.

Detalle del tocado y el recogido de Sofía Palazuelo. (EFE)
Detalle del tocado y el recogido de Sofía Palazuelo. (EFE)

La decisión de no utilizar joyas de la Casa de Alba podría deberse al desencuentro que supuestamente Sofía Palazuelo habría tenido con su suegro, Carlos Fitz-James Stuart, debido a la negativa de este a que la ceremonia religiosa se celebrara en la capilla del palacio de Liria. Las únicas joyas que lució la novia fueron unos pendientes de brillantes montados en forma de rombo y una llamativa pulsera de diamantes con un espectacular zafiro.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios