Lady Kitty Spencer, otra noble más embajadora de una marca de lujo
  1. Estilo
  2. Moda
FASHION EMBASSADORS

Lady Kitty Spencer, otra noble más embajadora de una marca de lujo

La firma italiana Dolce & Gabbana ha elegido a la sobrina de Diana de Gales como 'egérie', la musa que siempre soñó ser

placeholder Foto: Dolce & Gabbana. (Cortesía)
Dolce & Gabbana. (Cortesía)

Lady Kitty Spencer es una de las pocas nobles que se ha atrevido con el noble oficio, valga la redundancia, de ejercer como modelo. Hace ya cuatro temporadas, en 2017, los diseñadores Stefano Dolce y Domenico Gabbana la eligieron junto a otros aristócratas como Lady Amelia Windsor, el marqués de Blandford y la princesa Maria-Olympia de Grecia para atrapar las miradas en uno de sus desfiles.

placeholder Lady Kitty Spencer posa en Melbourne. (EFE)
Lady Kitty Spencer posa en Melbourne. (EFE)

De aquellos barros estos lodos, y después de unos años en los que la hija mayor del conde Spencer ha lucido los diseños italianos por medio mundo, la firma italiana ha decidido reconocer su especial relación y hacerla embajadora de la marca. Tras la decisión, Domenico y Stefano explicaban: “Estamos encantados de darle la bienvenida a Kitty a nuestra gran familia. Su carisma y resplandor nos impresionó de inmediato. Verla luciendo nuestras creaciones e interpretarlas con su estilo siempre es un gran sentimiento para nosotros”.

A lo que ella respondía: “Es un verdadero honor para mí ser nombrada embajadora global de Dolce & Gabbana. Domenico y Stefano celebran las maravillas de la vida; familia, alegría, belleza, color y amor. Trabajar con ellos es siempre una experiencia nueva, una oportunidad única para redescubrir la cultura, el arte, el savoir faire y el estilo de vida italianos". "Cuando uso sus piezas, siento su pasión y me siento como la mejor versión de mí misma", declaraba Kitty Spencer también ante la noticia

Con tan solo un año fue portada de 'Harper's Bazaar' junto a su madre, pero en su haber y sola cuenta también con tres de la revista 'Tatler'. Su relación con la moda se remonta a su nacimiento, aunque a medida que se ha lanzado a la vida pública (después de años viviendo una vida discreta con su madre en Sudáfrica), se ha buscado en ella a la heredera del estilo de Lady Di. Algo harto difícil.

A nivel estilístico, su gran momento fue la boda de Meghan Markle y Harry, donde apostó por un diseño de Dolce & Gabbana, ahí muchos fashion insiders la elevaron al trono de la elegancia tras tiempo siguiéndole la pista. Pero no era la primera ni la última vez que vestía de la marca, sus veranos parecen catálogos de la firma. Y la emoción que transmitía en su comunicado era la misma que contó en sus redes sociales cuando abrió el desfile de alta costura, dicen que durante el fitting incluso rompió a llorar: "Son lágrimas de alegría y de risas. Mi fitting para alta moda de Dolce & Gabbana ha sido abrumador a causa de su belleza y del honor de interpretar el papel de Lucía", afirmaba.

¿Por qué las marcas de lujo están eligiendo a miembros de la nobleza como Carlota Casiraghi, Beatrice Borromeo o en este caso Lady Kitty Spencer? Si tenemos en cuenta el caso específico de que la marca italiana se dirige a sus clientas con el apelativo de Reinas y que la mayoría de sus colecciones contienen de forma constante los símbolos de la realeza como coronas, cetros y demás, la conclusión está sacada.

Pero hay algo más, esta corriente que estamos viendo de las firmas de moda tomando como iconos a la aristocracia europea tiene mucho que ver con esa aspiracionalidad que buscan desde el principio de su historia. Tanto Carlota como Beatrice o Kitty tienen algo inimitable, ese 'je ne se quoi' personal que las diferencia y esa nobleza que solo se alcanza con la cuna. Y al final, ¿no buscan las firmas sino que sus marcas lleguen a donde no llega nadie? ¿Ser ensoñación? Ahí está la solución.

Beatrice Borromeo María Olympia de Grecia Meghan Markle Harpers Bazaar
El redactor recomienda