Logo El Confidencial
reivindica los pedales

Cómo convertirse en 'hipster' a piñón fijo

La cultura del ciclismo urbano y de las bicicletas monomarcha se ha impuesto en muchas ciudades españolas, a pesar de no estar todas preparadas para ello.

Foto: Fotos del libro Cycle Style (ed. Prestel) del fotógrafo Horst A. Friedrichs
Fotos del libro Cycle Style (ed. Prestel) del fotógrafo Horst A. Friedrichs

La cultura del ciclismo urbano se ha impuesto en muchas ciudades españolas, a pesar de no estar todas ellas preparadas para tal fin. Ninguna cuesta ni bordillo parece parar a estos románticos que renuncian al coche, la moto y el metro en pro de un transporte más eficiente, rápido y ágil. La bici fixie, o de piñón fijo, es sinónimo de modernidad y de sensibilidad medioambiental, pero también una forma divertida y agradable de entender la metrópoli mientras se hace ejercicio. Todo hipster que se precie ha de tener bicicleta, y cuanto más personalizada mejor. Estos son los pasos que has de seguir para que este otoño marques tendencia sobre dos ruedas.

1. Encuentra tu bici. Si vas a empezar a pedalear desde cero, lo primero es acudir a una tienda especializada donde te aconsejen cuál es la bici perfecta para tu estilo de vida. Con tan sólo unos meses de vida, Slowroom se ha convertido en la favorita de los madrileños aunando en un mismo espacio un buen número de bicicletas urbanas de todos los formatos (holandesas, retro, plegables, eléctricas, monomarcha…), modelos que normalmente se venden por catálogo y que aquí se pueden ver y tocar. Sus responsables tratan de potenciar la cultura de ciclismo urbano, en particular en Madrid, de distintas maneras, con lo que una visita a la tienda se convierte en toda una experiencia: eventos artísticos y culturales, sala de estar para relajarse con un café u otra bebida mientras leemos una de sus publicaciones exclusivas en España, showrooms y monográficos de productos internacionales...

En Barcelona es Pave la que se lleva la palma. Y en la red, Republic Bike y sus bicis customizadas. Entre ellas una edición especial de Portlandia, la serie preferida de los hipster.

2. Ponla a punto. Si resulta que tienes una bici en casa y ya ni te acordabas, es hora de sacarla del trastero y quitarle el polvo. No te costará encontrar un taller cerca de tu casa, pues cada vez hay más. Dale Pedales, por ejemplo, es una tienda-taller de reparación y puesta a punto, especializada en bicis urbanas. También restauran bicicletas viejas y personalizan cada detalle de tu fiel 'compañera'. Y en Daily Bicycle, además de arreglar tu bici y dejarla dispuesta para salir de marcha, encontrarás mil y un accesorios para facilitar la movilidad en la ciudad. Un punto de encuentro para fanáticos de las dos ruedas.

3. Estúdiate la 'bicipedia'. Libros sobre bicis ha habido y habrá siempre, pero hay dos indispensable para dar rienda suelta al hipster que llevas dentro. El primero, para presumir delante de los amigos y ligar en el café de moda: Cyclepedia, todo un siglo de diseño y bicicletas icónicas. El otro, para cambiar el fondo de armario: Cycle Style, un compendio de estilo londinense sobre sillines.

4. Ponte al día en Internet. Hay infinidad de blogs que te pondrán al día de las novedades, rutas, aplicaciones y consejos prácticos para sacarle el máximo partido a tu bici. Aunque en España no terminan de cuajar y los intentos se quedan cortos (estamos más atrasados en bici urbana que otros países europeos), a nivel internacional hay tres recomendables: Lovely bicycle, con mucha y muy buena información, Bike Snob NYC, con comentarios irónicos sobre el 'postureo' que rodea a esta subcultura, y el Cycle Chic original, el de Copenhague, con fantásticas fotografías.

5. Renueva tu armario. La ropa ideal para montar en bici ha de ser cómoda y transpirable. Eso lo sabemos todos, pero cuando de lo que se trata es de marcar estilo sobre la bicicleta, el objetivo es convertirla en nuestra aliada de estilo, es decir, en el complemento perfecto. El gigante sueco se sube al carro de dos ruedas con la colección H&M for Brick Lane Bikes, moda masculina con materiales sostenibles que evoca el espíritu del ciclismo urbano moderno. Todas las prendas tienen un aire retro y cuentan con detalles técnicos pensados para ir en bici, así como un estilo urbano y versátil que puede llevarse también por la calle. Por ejemplo, pantalones de ciclismo que se asemejan a unos prácticos chinos o camisetas básicas que esconden cremalleras, aberturas estratégicas, y refuerzos acolchados.

6. Vete de cañas (en bici). También puedes llevar tu pasión al extremo y no bajarte de la bicicleta ni para salir con los colegas. La Bicicleta Cycling Café and Workplace no es ni una tienda ni un taller (aunque te ayudan con los pinchazos y otras averías puntuales). Es una cafetería bici-friendly al estilo de las de Amsterdam o Berlín. Se trata de un espacio con vocación divulgativa abierto para desarrollar actividades relacionadas con la cultura ciclista y la educación vial partiendo de la idea de que ir por Madrid en bici es posible. Pero también es un workplace, un lugar de trabajo repleto de enchufes, cargadores, con mesas grandes y wifi gratis. Y en la planta de abajo, un espacio multifuncional que sirve como sala de exposiciones. Todas ellas, por supuesto, sobre bicis.

7. Lúcete en un festival. La Casa de Campo será la nueva ubicación de Festibike 2013, la gran cita con las bicis de nuestro país, que este fin de semana (del 13 al 15 de septiembre) celebra su XIII edición con más fuerza que nunca. El certamen promete ser el más novedoso y completo de los últimos tiempos, y a las tradicionales actividades, exhibiciones y competiciones de MTB y ciclismo en ruta se incorpora este año un área dedicada a la bici urbana y eléctrica. No te lo pierdas.

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios