Logo El Confidencial
EL MAPA DEL PODER

Quién es quién en el paseo Pintor Rosales, nuestro Park Avenue

Es una de las zonas más nobles de Madrid, alejada del bullicio de la Milla de Oro. Directivos, toreros, cineastas, cantantes... Todos ocultan su casa con vistas en este singular paseo

Foto: Una fachada del paseo Pintor Rosales, en Madrid.
Una fachada del paseo Pintor Rosales, en Madrid.

Fue desde comienzos del siglo XX cuando Park Avenue, la calle que corta Manhathan (Nueva York) de norte a sur, se erigió como la principal arteria residencial de las clases altas de Nueva York. Solo un ejemplo: los 30 millones de dólares (22 millones de euros) que pagó hace apenas 13 años atrás el millonario financiero Stephen Schwarzman por el ático de 34 habitaciones en el que vivió John Rochefeller Jr, en el 740 Park Avenue, palidecen frente a los nuevos precios. Hoy ese precio es irrisorio.

En Madrid también tenemos nuestro Park Avenue, que no es la calle Serrano ni la Castellana. Es el paseo Pintor Rosales. No es una avenida poblada de tiendas, pero sí de aristocráticos edificios (y selectos y nuevos restaurantes con terraza, con permiso de la Casa de Valencia, que fue inaugurada por los eméritos en 1975) con balcones al parque del Oeste que van del paseo Morat a la calle Ferraz, la orilla socialista de la capital.

Del palacio de Liria al Cuartel de la Montaña

Se trata de un mirador que bordea la antigua montaña de Príncipe Pío y que tiene vistas al impresionante parque del Oeste. En este lugar se produjo uno de los episodios más sangrientos de la Guerra Civil, en el Cuartel de la Montaña (el 18 de julio de 1936, el general Fanjul se hizo fuerte en este lugar junto con 1.500 de sus hombres y unos 180 falangistas mandados por Sarrión y Garcerán. El 20 de julio el cuartel fue prácticamente destruido), pero el tiempo y un buen jardín todo lo borran.

Ahora solo recordamos que está a un paso de la mítica Gran Vía, de Plaza España, del aristocrático Argüelles, del palacio de Liria y de Plaza de España. Tal vez por eso el metro cuadrado supera los 3.000 euros. En este lugar alejado del bullicio y los paparazzi del barrio Salamanca, viven muchas fortunas del país y rostros populares. Ya uno de los vecinos de la calle fue el escultor Victorio Macho, que vivió en el número 64.

El cineasta, el torero y el cantaor

En este lugar a un paso del palacio de la Moncloa vive (y disfruta de sus vistas) nuestro cineasta más internacional: Pedro Almodóvar. El manchego adquirió esta casa cuando estaba volcado en la escritura del guion de 'La piel que habito'. La casa ronda los 400 metros cuadrados y los techos rozan los tres metros. La casa tiene una abultada hipoteca que supera el millón de euros. También ha elegido esta privilegiada zona para vivir, el cantante Antonio Carmona y su mujer, Mariola Orellana, que es un habitual de los paseos por las orillas del templo de Debod, que por cierto es el único templo egipcio que se puede contemplar en nuestro país, ya que fue un regalo de este país africano a España en 1972 por ayudar a salvar los templos de Nubia.

La casa de Carmona está muy cerca de la propiedad que tiene la modelo Eugenia Silva, un lugar con las pertinentes vistas y que alberga su poco publicitada colección de arte, ya que la modelo es devota de autores españoles del siglo XX. No es Can Eu, en Formentera, ni el lugar está rodeado de pinos, higueras y algarrobos, pero su inmueble tiene un indudable sabor neoyorquino.

Buenos dias martes!❤

Una publicación compartida de Eugenia Silva (@eusilva) el

Vecinos que se mudan

Otro de los vecinos ilustres de la zona es el torero Enrique Ponce y su mujer, Paloma Cuevas, aunque la pareja abandonó hace unos años la zona con sus dos hijas para mudarse a Pozuelo y tener un espacio más amplio. Y no es que su piso (cinco dormitorios) sea pequeño. Paloma, que desde siempre ha adorado el centro, tenía como vecina a Gema Ruiz.

La decisión de Paloma Cuevas de abandonar el centro de Madrid y plantearse un traslado a La Finca tiene una razón: quiere que sus padres, Victoriano Valencia y Paloma Díaz, se vayan a vivir con ellos y sus dos hijas. Por eso, las dimensiones de la vivienda tienen que permitirles vivir todos juntos cómodamente. La intención de Paloma Cuevas es poder atender a sus padres las 24 horas del día. Desde el fallecimiento de su hermano, Victoriano Cuevas Díaz, la mujer de Enrique Ponce quiere estar lo más cerca posible de ellos. Y Pozuelo les ofrece la posibilidad de espacios de nuevo cuño más amplios.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios