La condición de la Fiscalía de Menores al documental de la hija trans de Nacho Vidal
  1. Famosos
'me llamo violeta' se estrena en málaga

La condición de la Fiscalía de Menores al documental de la hija trans de Nacho Vidal

La película documental que adapta el libro sobre la niña de 11 años llega a las pantallas salvando algún escollo. Por ejemplo, el de mostrar el rostro de la pequeña

placeholder Foto: Fotograma de 'Me llamo Violeta'. (Mediapro)
Fotograma de 'Me llamo Violeta'. (Mediapro)

Violeta es una niña feliz que nació siendo un niño. Cuando tenía seis años, les dijo a sus padres, los actores porno Nacho Vidal y Franceska Jaimes, que quería vestirse y llamarse como una niña. Tras la sorpresa inicial, decidieron lo que cualquier padre debería hacer: apoyarla. Aquella conversación también forma parte 'Me llamo Violeta', una cinta documental que verá la luz el 22 de marzo dentro del Festival de Cine Español de Málaga.

Los espectadores que sean testigos del recorrido vital de esta niña también conocerán la historia de un adolescente trans que se suicidó tras un episodio de acoso escolar o la de una actriz que espera cita para una vaginoplastia. También comprobarán, con sorpresa, que la hija de Nacho Vidal aparece con el rostro pintado o tapado durante los 73 minutos de metraje.

[LEER MÁS: La difícil vida de Nacho Vidal, el controvertido rey del porno]

placeholder Violeta cuando era un niño, junto a su célebre padre. (Mediapro)
Violeta cuando era un niño, junto a su célebre padre. (Mediapro)

Según ha confirmado a Vanitatis la propia productora del film, la Fiscalía de Menores ha preferido que el rostro de la pequeña, que actualmente tiene 11 años, “no aparezca de manera clara ni sea reconocible”. El órgano gubernamental considera que la hija de la estrella del porno, como cualquier otro menor, todavía no posee el raciocinio de un adulto para elegir si figura o no en una producción que muestra su vida. Los cineastas David Fernández de Castro y Marc Parramon se han visto obligados a solucionar la paradoja de dirigir una película sobre ella sin que se le vea el rostro. Según cita la información sobre la cinta, lo han hecho de una manera “elegante y efectiva”. Violeta y su aspiración, ser la persona que siente que es, siguen siendo el alma de la película.

placeholder La pequeña junto a su padre en una de las secuencias del filme. (Mediapro)
La pequeña junto a su padre en una de las secuencias del filme. (Mediapro)

Durante todo el metraje, la niña aparece con casco de buzo, con el pelo estratégicamente colocado sobre la cara o maquillada con unas pinturas que la asemejan a un 'avatar' de la película homónima de James Cameron. Según cuentan desde Mediapro, es una “niña madura y sensible” a la que le gusta “el teatro y el hiphop. Como tantas niñas de su edad, sube a Instagram fotos divertidas de su día a día. La actitud de profesores, compañeros y la dirección de su escuela ha sido fundamental para facilitar el tránsito”.

placeholder Violeta durante una de las secuencias del filme. (Mediapro)
Violeta durante una de las secuencias del filme. (Mediapro)

Y es que, pese a que la aceptación de su entorno ha sido casi unánime, a Violeta le quedan varios procesos que superar. Cuando entre en la pubertad deberá decidir si toma bloqueadores hormonales para detener el desarrollo de los rasgos masculinos. También hará frente a una compleja burocracia que comienza con la obtención de un DNI con su nuevo nombre y género. Y por el camino, salvará escollos los escollos de una sociedad que no distingue entre identidad sexual y de género.

placeholder Franceska con su hija y un amigo. (Mediapro)
Franceska con su hija y un amigo. (Mediapro)

Antes de la película, Violeta ya era conocida por el libro que ella misma escribió y que lleva el mismo título. También por las declaraciones de Nacho Vidal, que en 2016 reveló lo que le estaba ocurriendo a la pequeña. “Mi hijo Nacho ahora se llama Violeta. Al principio pensaba que era marica y le dije que no pasaba nada. (…) Violeta es muy madura, tiene muchas responsabilidades y una lucha que no debería existir para alguien de 9 años. La primera barrera que vivimos fue el nombre, porque en los documentos ella aparece como Ignacio Puerta González, pero ella es una niña por dentro y por fuera. Eso como padre duele”, aseguró en un programa de televisión.

placeholder Nacho Vidal en 'Sábado Deluxe'.
Nacho Vidal en 'Sábado Deluxe'.

Pese a que Violeta es el hilo conductor de la película, esta narra historias aledañas; gente que no ha recibido los mismos apoyos en su crisis de identidad. Los casos de Silvia Reyes, encarcelada durante la dictadura franquista, o del adolescente Alan, que respondió al acoso de sus compañeros quitándose la vida son un buen ejemplo. Ellos demuestran que, pese a la dificultad de la decisión tomada por la Fiscalía de Menores para ocultar el rostro de Violeta, una película como esta siempre será necesaria. 'Me llamo Violeta' no es solo la historia de una niña, es una reivindicación para aquellos que tuvieron que lidiar con una sociedad que no aceptó su diferencia.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Nacho Vidal
El redactor recomienda