Logo El Confidencial
RELACIONES ABIERTAS Y OTROS MELONES A ABRIR

Nuria Roca cree que tu pareja no solo te desea a ti. Y tú, ¿qué crees?

Nuria Roca ha vuelto a revolucionar las redes con unas declaraciones que hacen daño porque son más reales que el hecho de que Jordi Hurtado nos va a enterrar a todos

Foto: Nuria Roca y Juan del Val (Getty Images)
Nuria Roca y Juan del Val (Getty Images)

Por alguna razón, son muchos los que hasta hace poco tenían a Nuria Roca como a un ser virginal incapaz de pronunciar la palabra “sexo” sin ruborizarse. No sé: quizás el haber presentado 'Waku Waku' rodeada de animales hizo que despojáramos a la presentadora de cualquier connotación sexual. Sin embargo, como ocurre en cualquier historia, la llegada de un giro argumental trastocó las cosas y del 'Waku Waku' pasamos rápidamente al 'Waka Waka'.

Fue el plató de ‘El Hormiguero’ el responsable de que este 'plot twist' tuviera lugar y cambiara irremediablemente la imagen que España tenía de la presentadora al señalar junto a su marido (Juan del Val) que la fidelidad puede ser aburrida y que desear a otros es algo completamente normal. Como aclaró más tarde a ‘Vanitatis’, sus palabras se malinterpretaron. “Yo no he dicho nunca que haya sido infiel… Toda la polémica sobre si mi marido y yo somos una pareja abierta viene de la entrevista que se nos hizo precisamente en 'El hormiguero'”, nos contaba Nuria. Pero, ¿alguna vez ha deseado a otro hombre y se lo ha contado a su marido? “No tengo por qué decírselo. Las personas están vivas y el que no haya deseado está muerto. Y mi pareja no es mas abierta que la de cualquiera que no sepa que lo es… A mí se me puede cruzar cualquiera. De hecho mi relación surge de un cruce de miradas. Las parejas en 20 años evolucionan, tienen crisis… y cada uno tiene su librito y ahí no puede entrar nadie”, aclaraba.

Pablo Motos y Nuria Roca en 'El Hormiguero'. (Antena 3)
Pablo Motos y Nuria Roca en 'El Hormiguero'. (Antena 3)

Cuando el deseo gana la partida

La polémica ha regresado de la mano de una entrevista publicada en ‘El Mundo’ que culmina con una declaración con la que Nuria Roca ha vuelto a hacer temblar a los internautas. “¿Si yo dejaría que mi pareja se fuera con otra persona? Eso, si quiero, ya te lo contaré. Me parece de ser muy hipócrita pensar que tu pareja sólo te desea a ti en el universo. No somos únicos y hay que asumirlo”.

Las relaciones abiertas siguen siendo un tabú en la actualidad. Cada vez que una mujer asegura tener este tipo de relación, ocurren dos cosas: o es acusada de viciosa (véase Olvido Hormigos), o se asegura que ha establecido este tipo de pacto con el único fin de complacer a su marido, que se da por hecho es el que ha impuesto la relación abierta en la pareja. La feminista Simone De Beauvoir mantenía una relación abierta con Jean Paul Sartre, y llegó a asegurar acerca de la misma que ese había sido “el único éxito indiscutible” de su vida.

Lo cierto es que su relación duró 51 años, por lo que quizás el éxito sentimental tenga que dar carpetazo al clásico “tres son compañía” porque tal vez, en todo caso, lo único raro de la frase es que el número tres pueda resultar ya insuficiente. Las relaciones abiertas se oponen al matrimonio convencional, el que antaño reducía la vida de las mujeres al cuidado de los hijos y del hogar e incluso, como señala la escritora Libby Copeland, a tener sexo sin amor ni deseo alguno.

Nuria Roca (foto: Olga Moreno)
Nuria Roca (foto: Olga Moreno)

Relaciones abiertas: ¿Sí o no?

Mientras que algunos aseguran que las relaciones abiertas son la clave para que los matrimonios duren, convirtiéndose en una práctica cada vez más habitual -una encuesta del Instituto Kinsey indica que entre el 20 y 25% de los estadounidenses se han involucrado al menos una vez en relaciones polígamas consensuadas-, otras encuestas señalan que las parejas monógamas y casadas son más felices que los que mantienen relaciones poliamorosas o abiertas, como indicaba una encuesta llevada a cabo en 2017 por la web ‘Quartz”.

En este preciso momento, mientras la que firma el texto lo escribe, la app Meetup indica que hay en 2.600 miembros a mi alrededor interesados tener una relación abierta. Si bien es cierto que a mi alrededor, según esta aplicación, también hay más de 9.000 yoguis, el que haya casi 3.000 personas interesadas o embarcadas en relaciones abiertas no es un dato desdeñable.

Cada vez son más los que confiesan haber abierto sus relaciones sin que el haber tomado este paso refleje una vida sexual anodina o inexistente ni problemas de pareja. Simplemente, en el momento en el que los miembros de una pareja se sienten atraídos por otras personas, se han planteado abrir la relación antes de que la infidelidad llegue a sus vidas. El deseo es caprichoso y no cree, habitualmente, en dirigirse siempre hacia una única dirección. El deseo se bifurca, se mutiplica, toma rotondas, salta muros e incluso es capaz de volver al punto de partida. Del mismo modo que al comenzar una relación nos parece imposible fijarnos en otras personas, a medida que pasa el tiempo, nuestra mirada se amplía y comenzamos a sentirnos atraídos por otros. ¿Es este deseo una infidelidad? No: es, simplemente, el indicativo de que somos humanos, y si decirlo en alto nos hace merecedores de recibir cientos de insultos a través de redes sociales, como le ocurre a Nuria Roca cada vez que reconoce desear a otros hombres, somos humanos con alma hater incapaces de dejar al resto del mundo hacer lo que le de la santísima gana.

Por cierto: ahora que estamos tan pesaditos con ‘El Rey León’, que sabemos que NO habla de deseo ni de relaciones abiertas, ¿por qué no aplicamos el maldito ‘Hakuna Matata’ a nuestras vidas?

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios