Nuria Roca, sin tapujos
  1. Famosos
NUEVA INCORPORACIÓN A 'EL HORMIGUERO'

Nuria Roca, sin tapujos

Hablamos con la presentadora sobre su nueva incorporación a 'El hormiguero' con un consultorio sentimental, su comentada relación abierta, sus rutinas de belleza y sus últimas polémicas

Foto: Nuria Roca, sin tapujos
Nuria Roca, sin tapujos

Nuria Roca ha vuelto a la tele convertida en uno de los fichajes estrella de 'El hormiguero'. Atrás quedan dos experiencias fallidas muy recientes, una de ellas en TV3, de donde salió tras un despido fulminante: “Me hicieron un favor, porque yo iba para una cosa y aquello tenía otros matices’, explica. Ahora, su paisano, el valenciano Pablo Motos, le ha confiado una sección, 'Nuria on the rock’s', en la que los dos se someten juntos a preguntas de la audiencia, sin filtros ni censura, muy al estilo Elena Francis.

Nos encontramos con Nuria en el restaurante Glas Mar del hotel Urban de Madrid, un punto de encuentro de amantes de la cocina de Ángel León, el cocinero con cinco estrellas Michelin a quien llaman el chef del mar. Un esqueleto de ballena en el techo y una enorme pared de cristal nos envuelven en un suave entorno azulado frente al Congreso de los Diputados.

Nuria, te atreves con todo.

Pablo me lo pidió y me apetece mucho. Es una oportunidad colaborar con el equipo de 'El hormiguero'. Estuve con Pablo cinco años en 'No somos nadie', en la radio, y de algún modo viví el proceso de gestación del programa. Después he tenido mucha relación y sé que me voy a encontrar cómoda. Y Juan, mi marido, está de guionista con ellos… Nos conocemos desde hace 20 años, por eso será una sección muy personal en la que nos vamos a sacar cosas.

Nuria Roca en el hotel Urban Madrid. (Foto: Olga Moreno)
Nuria Roca en el hotel Urban Madrid. (Foto: Olga Moreno)

¿Y te va a sacar por fin las veces que has sido infiel a tu marido?

Yo no he dicho nunca que haya sido infiel… Toda la polémica sobre si mi marido y yo somos una pareja abierta viene de la entrevista que nos hizo precisamente en 'El hormiguero', pero el libro de Juan, 'Parece mentira', no va de eso.

La verdad es que no pareces infiel, no tienes cara...

Bueno, no sé si no tengo cara, siempre me han dicho que tengo cara de jugar al tenis y mira.

¿Alguna vez has deseado a otro hombre y se lo has dicho a tu marido?

No tengo por qué decírselo. Las personas están vivas y el que no haya deseado está muerto. Y mi pareja no es mas abierta que la de cualquiera que no sepa que lo es… A mí se me puede cruzar cualquiera. De hecho mi relación surge de un cruce de miradas. Las parejas en 20 años evolucionan, tienen crisis… y cada uno tiene su librito y ahí no puede entrar nadie.

¿Eres celosa?

He aprendido a no serlo porque no te lleva a ningún lado. Los celos son un síntoma de inseguridad y si tienes las cosas claras, no tienes por qué tenerlos… Yo no quiero al lado a nadie que no quiera estar conmigo.

¿Cómo eres en la realidad, cómo te defines?

Enfermizamente optimista, muy vitalista, impaciente… y yo creo que con buen corazón, que es lo más importante.

He cambiado muchísimo. En ese sentido, me gusto mucho más ahora que antes

¿Has sido siempre así o has cambiado con los años?

No siempre he sido así, qué aburrimiento no construirte. He cambiado muchísimo. Las bases y la educación son las mismas, pero evolucionas y el objetivo es convertirte en mejor persona. En ese sentido me gusto más ahora que antes.

¿A Juan también le gustas más ahora?

Espero que sí, pero como pareja también tiene que haber una evolución en la misma dirección; si no, es complicado… Nosotros somos independientes pero respetamos siempre al otro. No somos exigentes como pareja.

Nuria Roca en una habitación del hotel Urban Madrid. (Foto: Olga Moreno)

¿Cómo os conocisteis?

Me entrevistó para 'MAN'. Al principio le di largas porque me parecía que aquella revista tenía unas fotos muy atrevidas y yo en aquella época era muy mojigata. Hasta que un día se plantó y 20 años después aquí seguimos.

A él no le importa reconocer que tú ganas más dinero.

Sí, es verdad; pero no por nada, es porque en la tele se gana más.

¿Es verdad que tiene un pisito de soltero?

No, no tenemos un pisito. Juan para escribir la novela necesita un lugar donde abstraerse de tres niños, dos perros…, pero hay veces que escribe en un piso, en un apartamento o en la Biblioteca Nacional. Pero me encantaría tener un pisito de solteros e ir a visitar a mi marido, me parece lo más. Sería la visita sexy de mi marido….

¿Sigues teniendo tu empresa, Tospelet S.L., y ganas dos millones de euros al año como dicen?

Tengo la empresa, sí, y soy supermillonaria… pero en contenido emocional, en amor y en gente que me quiere.

De aspecto no has cambiado mucho, estás casi igual a cuando empezaste.

Hombre, no. Tres embarazos hacen mella aunque a mí se me equilibró el cuerpo y se me proporcionaron las caderas, pero tengo que hacer un ejercicio de contención enorme. Yo antes comía lo que me daba la gana y luego hacía un día de ensalada. Ahora tengo que hacer dieta, ejercicio, ponerme cremas, hacerme tratamientos… Si no me cuido, se me ponen unos carrillos que ya te digo…

Tengo cremas para todo, para las arrugas, para las patas de gallo, para las cartucheras…

pareja.

O sea que te cuidas bien.

Ya lo creo. Me levanto antes para ponerme cremas y me dan las tantas por la noche. Tengo cremas para todo, para las arrugas, para las patas de gallo, para las cartucheras… y soy muy muy constante. Y también me hago tratamientos. La semana pasada, por ejemplo, aprovechando que los niños estaban con mi madre, he hecho una puesta a punto aprendiendo a alimentarme bien. A mí me encanta la comida, disfruto comiendo y bebiendo vino, así que he hecho un poco de detox.

¿Qué talla de vaqueros usas?

Unos la 38 y otros la 40. Pero la báscula es un error que te mortifica. Yo solo me peso cuando creo que voy a pesar menos. En Navidades jamás.

¿La genética te ayuda?

Mi madre tiene pocas arrugas… Pero no vivo pendiente de la imagen, ni de la báscula. En mi armario tengo dos pantalones y una chaqueta. Si quepo, la cosa va bien.

Tu última foto en bikini ha sido comparada con la de Cristina Pedroche y dicen que sales ganando.

Pero eso no es jugar limpio (bromea). Salgo ganando porque tengo más años y más embarazos. Subí la foto porque me encontraba bien y estoy contenta, porque he hecho un esfuerzo y pienso: "Oye, mira, que se note". Pero nada más alejado de mí que competir con nadie, ni en cuerpo, ni en curvas.

A propósito de Cristina Pedroche, de la que comentaste su forma de exponer su amor por su marido, o de la alcaldesa de Alicante, a la que llamaste choriza… ¡Te gusta meterte en jardines!

No es que me guste meterme en jardines, pero los que nos dedicamos a los medios de comunicación tenemos cierta responsabilidad y hay veces que es necesario mojarse. Veo cosas, opino, hago reflexiones… Y si mi opinión no gusta, pues mira… Cada vez tengo menos complejos y me importa menos el qué dirán. El sentido del humor hace la vida más bonita y más fácil. La gente enfurruñada lo pasa fatal.

¿Tu peor varapalo?

Me los he llevado gordísimos en casi 25 años de profesión y son proporcionales a mi nivel de entrega… Desde poner todas las ilusiones en un proyecto como el de TV3 y que no salga porque en el fondo aquello tenía otros matices a poner la ilusión en un programa y que te dure dos semanas, con todo un equipo detrás. Pero de todos los palos aprendes, conoces gente…

A mí me gusta la opinión de las mujeres, tengo más conexión con ellas. Cuando una mujer te lanza un piropo, te lo lanza de verdad

¿Por qué crees que caes bien? Tu imagen es cercana y blanca…

Yo no caigo bien a todo el mundo. No sabes la cantidad de haters que tengo. Pero es verdad que cuando empecé en 'Waku, Waku', Chicho Ibáñez Serrador, me dijo: "Gustas a las mujeres, que es muy difícil". Y eso ha sido una constante. A mí me gusta la opinión de las mujeres, también la de los hombres, pero con las mujeres tengo más conexión. Cuando una mujer te lanza un piropo, te lo lanza de verdad. Y las mujeres me dedican muchos: me gusta esto, me gusta aquello o no me gusta tal cosa… Yo también lo hago.

¿Cuándo vas a escribir otra novela?

Lo tengo pendiente porque ya sé lo que quiero contar y tengo ganas de hacerlo. Me pondré, porque lo echo de menos. Juan saca su cuarta novela en enero. Ya la tiene terminada…

¿Quién escribe mejor, Juan o tú?

A mí me gustan muchas cosas de la escritura de Juan y le envidio. Nos parecemos mucho, pero yo soy más metódica y él es más de tripa, de vomitar… Hemos escrito dos novelas juntos y ha sido un ejercicio fantástico. Y eso que cuando a uno le dicen: "Me parece mejor esto que he escrito yo, pues es difícil de encajar".

Nuria Roca en el Glas Mar, hotel Urban Madrid. (Foto: Olga Moreno)
Nuria Roca en el Glas Mar, hotel Urban Madrid. (Foto: Olga Moreno)

Eres muy activa en redes sociales, ¿recuerdas haber vivido sin ellas?

Sí y me parece un ejercicio necesario volver a distanciarme en algún momento. Pero son una herramienta muy útil que me permite conectar sin intermediarios. Expongo cosas que me pasan, las buenas, no las malas, no cuelgo una foto mía con un flemón. No soy como Juan, que tiene su anti-Instagram. Yo saco la cocina limpita y él saca el rincón que está hecho un desastre. Y me sirven de diario; soy muy nostálgica y son un recordatorio de las cosas que hago, personal y profesionalmente. Además, soy muy de extremos, no sé limitarme: si me pongo a hacer Instagram, me pongo. Hay veces que hasta mi madre me dice: "Hija, si es que sé lo que haces cada minuto".

Tú también eres madre. ¿Vives pendiente de tus hijos, te involucras con ellos, con sus deberes…?

Ayudo en los deberes y me cuesta horrores, pero no tengo la obligación adherida al cuerpo. Yo no recuerdo a mis padres haciendo deberes conmigo. Si piden ayuda, entonces sí. Pero los deberes son suyos.

Yo hoy en día hubiera estudiado Bellas Artes, que es lo que espero hacer en algún momento

¿Te preocupa su etapa adolescente?

Por supuesto, pero lo que más me preocupa es que sean felices, que nadie les haga daño. Quiero que vivan y que estén llenos de experiencias y que vayan forjando su pequeña coraza.

¿Disfrutas a tope con ellos?

Claro, disfruto en familia. Pero también sola, con amigas, en pareja… Me gusta todo.

¿Qué les aconsejas para su futuro?

Uno tiene que hacer lo que le gusta y ya está. Yo hoy en día hubiera estudiado Bellas Artes, que es lo que espero hacer en algún momento. En aquella época me decían que como arquitecto técnico tenía más salidas y mira. Y eso que lo que aprendí lo he aplicado en mi casa. La reformé de arriba abajo, quité habitaciones, saqué baños de donde no había. Me mudé unos meses a otra casa para poder hacer la obra, estando embarazada de seis meses, pero me lié y lo hice. Fue un obrón pero me encanta el resultado.

¿Te consideras una persona feliz?

Por instantes. Tengo momentos maravillosos y otros con un humor de perros. Pero en líneas generales soy una persona satisfecha y contenta. Miro en mi entorno y me gusta lo que veo.

Texto: Charo Carracedo
Fotografía: Olga Moreno
Ayudante de Fotografía: Helena Sánchez
Localización: Hotel Urban Madrid

Nuria Roca Polémica
El redactor recomienda