Logo El Confidencial

La rebelión de los 'trolls': ¿está internet convirtiéndonos en personas horribles?

El 'troll' es la persona que publica mensajes ofensivos o provocadores en foros, blogs o redes sociales para molestar o generar respuestas emocionales.

Foto: La rebelión de los 'trolls': ¿está internet convirtiéndonos en personas horribles?

El término troll, referido a la persona que publica mensajes ofensivos en foros, blogs o redes sociales para molestar al autor o a sus lectores, nace a finales de los años 80. Esta molesta figura ha alcanzado cotas insospechadas: algunos se hacen pasar por los niños fallecidos a los que algunas páginas de Facebook, creadas por familiares, rinden tributo. Otros se dedican a insultar a niños con síndrome de down. Algunos afirman que se sienten mejor consigo mismos al criticar el peso de los demás, ajenos al daño que les pueda suponer. ¿Por qué nos convertimos en personas despiadadas cuando nos parapetamos tras la pantalla de nuestro ordenador? ¿Es internet el lugar perfecto en el que sacar a la luz nuestro lado más oscuro, codificado en código binario?

"El funcionamiento mental de los trolls que proliferan por internet es comparable al de tantas personas que utilizan las redes sociales para intentar seducir desde el anonimato. La pantalla del ordenador protege la realidad del sujeto, su cuerpo sexuado y agresivo. Una persona con inhibición sexual en sus relaciones reales, cuerpo a cuerpo, podrá mostrarse ingenioso en la red y seleccionar sus mejores fotos para seducir. Sin embargo, en la realidad no encontrará photoshop que le ayude a maquillar su impotencia. De la misma manera, un troll podrá criticar y dañar a cualquier persona si se siente protegido tras una pantalla. Su crítica solo transmitirá su impotencia para hacerse cargo de sus emociones de manera saludable y constructiva. En la realidad, se comporta como un niño caprichoso e impotente, pero en internet podrá mostrar su violencia sintiéndose poderoso e impune", nos cuenta el psicólogo clínico Luis Manuel Estalayo Martín.

Foto: I.C.
Foto: I.C.

"En internet, todos se ven legitimados para la crítica, ya que nos sentimos más igualados. Se dan dos factores que favorecen la crítica y la envidia: el anonimato y la nivelación del estatus. El anonimato favorece la desinhibición de la crueldad y la envidia de los que poseen lo que creemos que también podríamos poseer propicia la crítica destructiva", aclara la psicóloga Isabel Larraburu. 

Como observamos, el anonimato suele citarse como una de las razones esenciales para que los trolls campen a sus anchas por la red. El psicólogo Tom Postmes, de la Universidad de Groningen, no lo ve así. "El anonimato nunca ha rebajado el nivel de autoconciencia". Fijémenos en Twitter: imágenes, edad, profesión e incluso el nombre real del usuario pueden aparecer. ¿Realmente hablamos de gente anónima o es internet el que nos invita a ser crueles? Memes ofensivos, trending topics sobre errores estilísticos en determinados eventos y comentarios con cientos de retweets a tiempo real sobre cualquier personaje que aparece en un programa de televisión atestiguan que la red se convierte en el lugar perfecto desde el que atacar.

Otro de los problemas de internet es la inmediatez con la que podemos responder. No tenemos un período de reflexión, posteamos sin pensar y cambiamos de ventana sin recordar lo que acabamos de escribir. Escribimos en la red como si se tratara de un acto catártico que en muchas ocasiones termina por hacer daño a terceros. También está el llamado 'efecto deshinibidor on line', que empuja a tratar a los demás como si no fueran (casi) humanos. El psicólogo John Suler publicó en 2004 un artículo llamado The Online Desinhibition Effect, en el que explicó cómo las restricciones que nos imponemos cara a cara se pierden on line. La expresión de emociones ocultas, miedos y deseos proviene al pensar que estos no van a tener consecuencias significativas.

Imagen de 'La red'
Imagen de 'La red'

El número de personas acusadas por trollear ha aumentado hasta alcanzar los 30 a la semana. En 2012, 1.423 personas fueron acusadas de hacerlo, frente a las 498 que fueron señaladas en 2007. 201 personas fueron enviadas a la cárcel en 2012. Ese mismo año, un estudio de The National Centre for Cyberstalking Research, realizado en la Universidad de Bedfordshire, dictaminó que un 63,1% de las mujeres encuestadas admitieron haber sido acosadas on line, frente al 34,7% de los casos que ocurrieron cara a cara.

Lady Gaga ya ha hablado en contra de los trolls en una entrevista a la BBC. "No podemos controlarlo, pero la gente que lleva determinadas webs sí puede hacerlo. En internet, y especialmente en Twitter, veo comentarios que me dejan impactada. Es la era que nos toca, la del cyberbullying anónimo", explicó. Preguntamos a Verónica Guzmán, community manager, si realmente se puede actuar contra el troll y cómo se puede hacer: "Si en redes sociales un usuario entra directamente a insultar, se borran los comentarios y se le bloquea. Si disimula un poco, se le ignora, pero es así como suelen actuar: disimulando al comienzo para posteriormente insultar. En foros es diferente: son los usuarios los que anuncian un troll alert. Así, los demás les ignoran. El moderador le recordará las normas. Si no las sigue, se le echa". 

Según un estudio realizado en Canadá por un grupo de psicólogos, internet se ha convertido en un lugar perfecto para psicópatas y sádicos. Los trolls, de acuerdo al estudio llamado Trolls just want to have fun, son "sádicos, psicópatas y maquiavélicos". Es decir, en la vida real son también gente malvada.
Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios