Logo El Confidencial
FAMILIAS

El radical cambio de vida que se plantea Cayetano Martínez de Irujo

El conde de Salvatierra desea instalarse en su finca de Sevilla y podría convertirse en el próximo presidente de la Federación Hípica en las elecciones posteriores a los Juegos de Tokio

Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (EFE)
Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (EFE)

Dentro de dos meses, el próximo 4 de abril, Cayetano Martínez de Irujo, conde de Salvatierra, cumplirá 57 años. En los últimos cinco años, tras la muerte de su madre, ha pasado en nueve ocasiones por el quirófano y, según asegura él mismo, esta situación le ha servido “para abrir los ojos y darse cuenta de quién está a su lado”. La pasada semana tuvo lugar su último ingreso hospitalario en el Hospital la Luz de Madrid. El domingo 16 recibía el alta, afortunadamente en esta ocasión no hubo que pasar por el quirófano, se trataba tan solo de una intoxicación alimentaria.

Con él en todo momento ha estado su pareja, Bárbara Mirjan, que solo se lleva cinco años con sus hijos mellizos, Amina y Luis, de 18 años, fruto de su matrimonio con la mexicana Genoveva Casanova.

Cayetano Martínez de Irujo y sus hijos, Amina y Luis. (EFE)
Cayetano Martínez de Irujo y sus hijos, Amina y Luis. (EFE)

Cayetano se encuentra bien y está centrado en su próximo proyecto. Podría convertirse en el presidente de la Real Federación Hípica Española, como él mismo contó a 'La Razón' el pasado fin de semana. Esta ha sido su gran pasión, su profesión y la faceta de la que se siente más orgulloso en su vida. Las elecciones serán después de los Juegos Olímpicos de Tokio, que finalizan en agosto, y Cayetano se siente muy respaldado por el colectivo hípico y también por su trayectoria deportiva. Ha estado en ocho campeonatos, 32 Copas de Naciones y durante 12 años fue presidente del Club Internacional de Jinetes. Tampoco se plantea abandonar la competición, ya que hace unos meses adquirió un nuevo caballo.

Entre sus planes de futuro está instalarse en su finca sevillana, Las Arroyuelas, en Carmona, donde pasa casi la mitad de la semana. Lleva la gestión de las 1.500 hectáreas que, además, para él tienen gran valor sentimental porque la finca fue un referente para su padre, quien se ocupó personalmente de gestionarla. Su abuelo prefirió arrendarla.

“Esta finca fue un poblado -comenta-, había cinco casas, cinco familias de trabajadores, tenía una iglesia. Un autobús venía por las mañanas para llevar a los niños al colegio… Muchos de los trabajadores de mi padre siguen manteniendo contacto conmigo. Aunque vivo en Madrid, cada vez más me gustaría vivir aquí, Carmona es un pueblo que me encanta. Tengo la oficina y el despacho en la finca. Tengo un técnico agrícola con el que estoy muy contento, estoy creando un lobby agrícola”.

Cayetano Martínez de Irujo y su pareja, Bárbara Mirjan. (EFE)
Cayetano Martínez de Irujo y su pareja, Bárbara Mirjan. (EFE)

Entre las plantaciones con las que cuenta en la finca hay almendros, aceituna arbequina y granados. Su idea en un futuro es rehabilitar dos de las casas para sus hijos, de manera que tengan su independencia pero puedan disfrutar de la cercanía familiar y el campo. Tanto Luis como Amina, que ahora viven en Inglaterra por sus estudios, disfrutan de muchos fines de semana y vacaciones allí con sus amigos.

Tras desvincularse definitivamente de la marca Casa de Alba, al ser adquirida en su totalidad por su hermano mayor, ahora parece haber cerrado otra etapa de su vida. Él se dedicaba a la comercialización y según afirmaba: “Tenía el 55% y Carlos el 45%, pero la comercialización era totalmente mía, es una sociedad que llevaba yo, Carlos y yo compartíamos la matriz de la marca”. Esta se había creado en el 2011 y sus productos se comercializaban también en el palacio de las Dueñas, en la tienda de souvenirs que se abrió cuando el duque de Alba decidió hacerlo visitable en el año 2016.

Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo. (Getty)
Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo. (Getty)

Liquidado este último vínculo con su hermano mayor, ahora tiene pendiente normalizar la relación con su hermana Eugenia. Pasaron de ser los dos hermanos más unidos de la familia, al ser los menores, a no tener relación ninguna actualmente, como ha confirmado Eugenia. Hubo un acercamiento entre ambos hace dos años y entonces el conde de Salvatierra lo contaba así:

"Eugenia es a la vieja usanza, ella tiene una persona de toda su confianza (mi madre tenía al administrador general), que es quien lleva sus cosas, su abogado Luis Rodríguez Valderas, un tipo excepcional . Él y Narcís han tenido mucho que ver en la vuelta a la normalidad de nuestra relación". Sin embargo, las últimas declaraciones de Eugenia en 'Vanity Fair' han sido tajantes: "Me llevo fantástico con todos los demás y los adoro [sus hermanos]. Con Cayetano no tengo relación, pero nunca dejaré de quererlo. Es mi hermano".

En la actualidad, el conde de Salvatierra solo mantiene relación con su hermano Fernando. Sus hijos, su pareja Bárbara y su exmujer, Genoveva, son su núcleo familiar. Además, sigue en contacto de manera cordial y cercana con el último marido de su madre, Alfonso Diez.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios