Leo Messi: descubrimos el lugar donde se ha escondido estos últimos días con su familia
  1. Famosos
EL RETIRO DEL ASTRO

Leo Messi: descubrimos el lugar donde se ha escondido estos últimos días con su familia

El astro argentino estuvo hasta la semana pasada en su casa de Bolvir, en la Cerdanya, donde se refugió con los suyos y algunos amigos como Luis Suárez

Foto: Aspecto exterior de la finca de Messi en Bolvir. (ST)
Aspecto exterior de la finca de Messi en Bolvir. (ST)

En Bolvir, un pequeño pueblo de la Cerdanya, saben cuándo está Messi y su familia en casa porque suele haber dos guardias de seguridad en la puerta. Dos guardias, matizan, “enormes”. “La semana pasada estaban aquí, hoy ya no”, comentan en L’Isard, el único bar abierto este lunes gélido de finales de agosto. Hace dos años que Messi compró una enorme casa con espectacular jardín en esta población, que se ha convertido en su escondite cuando quiere tener días tranquilos. “La semana pasada estaban los Messi con toda la pandilla -comentan entre risas-. Estaban todos, Suárez también, menudos son...”.

LEA MÁS: La casa de Castelldefels que abandonará Messi

“Aquí nadie le molesta, ni siquiera le paran por la calle, quizás el primer día que los ves te quedas sorprendido, incluso boquiabierto, pero después ya nada. En Barcelona es distinto, aquí le dejamos estar tranquilo”, comentan en la tienda de comestibles Elvira. Allí han visto tanto al astro argentino como a su familia a menudo. “Los ves en la gasolinera, en el supermercado de Puigcerdà y aquí mismo, vienen con los niños y solo nos piden una cosa, que no les hagamos fotos a los pequeños -dice Elvira-. Son superamables, normales y educados, claro que con ese alto nivel que tienen, tratar bien a la gente es lo normal”.

Los altos setos que protegen la casa de Messi en Bolvir. (ST)
Los altos setos que protegen la casa de Messi en Bolvir. (ST)

A pocos metros, reunidos alrededor de la barra de L'Isard, varios parroquianos comentan la salida de Messi del Barça y no se muestran indulgentes con el jugador. “Tanto dinero que tiene y aquí no ha dejado ni un duro, la casa la arregló entera y solo contrató a un ferretero del pueblo”, nos dice uno. “Bueno, yo le pinté algunas paredes de la casa”, añade otro, “pero poca cosa”. “Los setos de la entrada son demasiado altos, la casa no se ve desde fuera y destaca por esos setos, tan altos a diferencia del resto de casas que llaman la atención”. Parece que estos días muchos encuentran excusas para criticar al que fuera un mito.

Porche y grandes terrazas

La familia Messi ha pasado casi todo el verano en la Cerdanya. De allí viajó el argentino hasta Barcelona para reunirse con Koeman aquella fatídica jornada grabada ya a fuego en la memoria culé. Messi comunicó que se iba y volvió a su refugio, donde estuvo hasta la semana pasada. Ahora, la casa está cerrada. Los altos setos impiden ver demasiado bien el interior, aunque nada puede esconder el gran prado que rodea la vivienda. De piedra oscura, con el techo de pizarra, la casa tiene un gran porche y varias terrazas. En el jardín hay una casita de perro y unos columpios para los niños. Todo con espectaculares vistas al valle. Desde la casa de Messi se ve la Torre del Remei, famoso Relais & Châteaux recientemente remodelado. Y la mansión de los Palatchi, una de las residencias más singulares del lugar, por su enorme extensión y su privilegiada situación, situada en el manto de una colina.

Messi, con la camiseta del Barça. (Reuters)
Messi, con la camiseta del Barça. (Reuters)

En el jardín de los Messi todavía se puede ver la mesa que ha albergado estos días comidas y cenas. Porque, a diferencia de otras veces, la familia casi no ha salido de casa. Les gusta hacer excursiones, en especial en bicicleta, y son muchos quienes han visto al matrimonio y sus tres hijos montando por los caminos de la zona. Pero no estos días, decíamos. Ni siquiera han ido a algunos de sus restaurantes favoritos, como la Formatgeria de Llívia, uno de los más exclusivos de la ya de por sí exclusiva región.

Con el perro por el pueblo

“El otro día vi a la mujer con un perro marrón que era más grande que ella”, ríe otro cliente de L’Isard. “Pero los Messi no son como Piqué y Shakira”, dicen en L’Isard, “ellos sí que se dejan ver, salen a hacer excursiones, hablan con todo el mundo, están más integrados. Los Messi, cuando vienen, son tropecientos, todos en casa, padres, suegros, amigos...”. Ahora, con la vida del jugador en el aire, todo son incógnitas. No se sabe dónde está, ni cuál será el futuro de tantos negocios que ha emprendido en España, en especial en el sector hotelero, donde ha logrado bastante éxito.

Sí sabemos que en la Cerdanya es donde se siente tranquilo, donde compró su fabulosa casa y donde Suárez quería hacer lo propio. “Suárez tiene un terreno aquí al lado, pero nunca ha hecho nada, no creo que ahora lo haga”, comenta otro cliente del citado bar, “pero vete a saber a nombre de quién lo ha inscrito, de su mujer, su padre… Estos millonarios tienen tantas cosas que se pierden. Ya podrían haber dejado más dinero en el valle”.

Las calles de Bolvir, donde Messi tiene una casa, desiertas este lunes. (ST)
Las calles de Bolvir, donde Messi tiene una casa, desiertas este lunes. (ST)

Leo Messi