Amor indepe: Gonzalo Boye defiende a Puigdemont y su mujer, Isabel Elbal, a Torra
  1. Famosos
POLÍTICA

Amor indepe: Gonzalo Boye defiende a Puigdemont y su mujer, Isabel Elbal, a Torra

Juntos desde hace más de 15 años, tienen una hija de 12 que tuvo que cambiar de colegio por el bullying al que la sometían a raíz de las apariciones públicas de sus padres

placeholder Foto: Gonzalo Boye y Quim Torra. (EFE)
Gonzalo Boye y Quim Torra. (EFE)

Tú con Puigdemont, yo con Torra. Gonzalo Boye y su mujer, Isabel Elbal, son los dos abogados más potentes en la causa independentista. Él es el famoso defensor de Carles Puigdemont y ella lo es de Quim Torra. Son pareja desde hace más de 15 años, juntos tienen una hija y ambos dirigen un bufete con sus apellidos. Con casos mediáticos y complicados, como lo son los de los expresidentes de la Generalitat, la familia ha padecido las consecuencias de tomar partido en una sociedad tan polarizada como la catalana. Su hija, asegura Boye, ha sufrido bullying en la escuela y tuvo que cambiar de centro.

LEA MÁS: Estos son los siete hermanos de Carles Puigdemont

El nombre de Boye aparece en varias empresas en el Registro Mercantil, como Ecoworld SL, de la que es consejero y se dedica al “comercio de combustibles, minerales, metales y productos químicos industriales”. También fue consejero de Editorial Mong SL, empresa que edita la revista 'Mongolia', con la que Boye tuvo su momento de gloria televisiva: apareció en 'Sálvame Deluxe' como responsable de la publicación de unos correos íntimos de Iñaki Urdangarin con una amiga. El abogado se desvinculó de la publicación hace ya años.

placeholder Isabel Elbal. (Twitter)
Isabel Elbal. (Twitter)

El bufete Boye Elbal Asociados es su marca principal, con la que gestionan todos los casos que llegan a sus manos y que se cuentan por decenas. Elbal, por ejemplo, fue la abogada defensora de Willy Toledo cuando llegó a juicio por haber atacado la religión cristiana. La web de la empresa está en estado de actualización y en 2014 Boye abandonó su cargo de presidente del bufete. En febrero de este mismo año, Elbal pasó a ser la administradora única de la firma, algo que, según avanzó El Confidencial, provocó la situación económica de Boye.

Según esta información, su salida del bufete se produjo solo tres semanas después de que la Audiencia Nacional dictara el embargo de todos sus bienes para hacer frente al pago de los 1,2 millones de euros que adeuda en concepto de responsabilidad civil solidaria por su participación en el secuestro del industrial Emiliano Revilla. Con todo, fuentes de su entorno aclararon en su momento que el abogado mantiene participaciones en el negocio familiar.

"Pareja y compañera"

Boye ha hablado de su vida privada en algunas ocasiones, en especial en su libro ‘Ahí lo dejo’ (Roca Editorial, 2019), una suerte de autobiografía en la que cuenta anécdotas de su vida. Para Boye, Elbal es su “pareja y compañera en todas las luchas”. Juntos tienen una hija de 12 años, a quien Boye dedica algunas líneas en su libro: “Elena, a la que le ha tocado vivir todo esto y sufrir sus consecuencias; la más recurrente, el escaso tiempo que le hemos podido dedicar en los puntos más álgidos del trabajo, pero también el bullying que sufrió en su colegio, producto del trabajo que realizamos sus padres en esta causa y que llevó a que, siendo una excelente alumna, a finales del curso tuviésemos que cambiarla”.

placeholder Gonzalo Boye. (EFE)
Gonzalo Boye. (EFE)

Ambos se definen como progresistas, algo que se refleja en su trabajo. Elbal es miembro del Palestinian Center for Human Rights de Gaza y pertenece al Observatori DESC, como su pareja. Esta entidad especializada en derechos humanos fue uno de los lugares en los que trabajaba Ada Colau antes de llegar a la alcaldía de Barcelona.

Los Boye Elbal son una familia controvertida, cuya casa fue registrada a finales de 2019 porque uno de los clientes de Boye, Sito Miñanco, estaba acusado de blanqueo de capitales y la policía investigó la posibilidad de que su abogado hubiera colaborado en el delito. Viven en un piso entre el barrio de Salamanca y de Guindalera de Madrid, cerca de su despacho de abogados. La pareja vive con su hija, que no es la única del abogado, quien tiene otros dos hijos fruto de un anterior matrimonio.

Carles Puigdemont