Veinte años del divorcio de Ella Baila Sola: empresas, polémicas y reencuentros
  1. Famosos
MÚSICA

Veinte años del divorcio de Ella Baila Sola: empresas, polémicas y reencuentros

El dúo rompió en 2001 y desde entonces no habían mantenido mucho contacto hasta que anunciaron sorpresivamente su reencuentro en un concierto del festival Starlite. Antes, hubo otras intentonas

placeholder Foto: Marilia Casares, componente de Ella Baila Sola. (EFE)
Marilia Casares, componente de Ella Baila Sola. (EFE)

Cuando uno piensa en Ella Baila Sola, es inevitable que una musiquilla se enrosque endiabladamente por la mente y busque la vía de salida hasta sorprenderte en la garganta cantando aquello del gusano que ya no baila en la tripa. Marta Botía y Marilia Andrés hicieron historia en la música española mientras formaron dúo, entre 1996 y 2001. Irrumpieron con 'Lo echamos a suertes' y publicaron dos discos más que fueron éxitos rotundos. Según la versión oficial, se estima que vendieron más de cinco millones de copias entre España y Latinoamérica.

Hace ahora 20 años escenificaron su separación, necesitaban un descanso y se rumoreaba que la relación personal entre ambas no era buena. Nada divertía más en los 'backstages' que cotillear sobre las desavenencias de las dos cantautoras, que se habían conocido estudiando el último curso antes de la universidad en un colegio madrileño. En esos corrillos se contaba que cada una grababa por separado y luego en el estudio se empastaban sus voces, que en la última etapa no soportaban ni compartir taxi o que habían estado a punto de suspender una actuación después de un desencuentro, sin que nadie supiera muy bien qué había de verdad y qué de leyenda en esas historias. No ayudó que fueran dos mujeres las protagonistas de la sonada ruptura.

placeholder El cartel promocional del concierto de Ella Baila Sola en Starlite. (Cortesía)
El cartel promocional del concierto de Ella Baila Sola en Starlite. (Cortesía)

Con el tiempo, tanto ella como Marilia contemplaron el final del grupo de una forma más amable y así lo fueron trasladando a los medios: "Cuando nos separamos definitivamente, el grupo estaba en un buen momento, pero decidimos dejarlo de mutuo acuerdo porque sentimos que se había acabado un ciclo creativo", explicó Marilia en 'Shangay'. "La verdad es que no pasó nada. Nada. Nosotras queríamos tomarnos un descanso, habíamos estado juntas todo el día durante seis o siete años. ¿Que a veces no estábamos de acuerdo en algo? Pues como puede pasarme con mi madre y la quiero más que a nada en este mundo. A veces trabajas con alguien y hay cosas en las que estás de acuerdo y otras en las que no. Esa es la verdad. La mentira es todo lo demás", zanjó Marta en 'Woman'.

Los detalles de su ruptura solo los conocen ellas y su mánager de entonces, Gonzalo Benavides. Igual que los resortes que han conseguido convencerlas para volver a pisar el escenario juntas 20 años después de la disolución del grupo. El reencuentro oficial será en el festival Starlite, el 18 de junio, aunque "tienen más fechas previstas". Será para una gira de conciertos muy exclusivos en los cuales recordarán los grandes éxitos del dúo. Además, también han relanzado su página web. La reconciliación viene urdiéndose "desde hace unos meses" y ha sido muy celebrada por todos los seguidores del grupo. De momento no se sabe si esta 'joint venture' se circunscribirá a esa minigira o incluirá la grabación de un nuevo álbum conjunto, algo quizá más aventurado.

No es la primera intentona de volver, siempre por iniciativa de Marta Botía. En los últimos años, la cantautora madrileña le ha ofrecido en alguna ocasión a su compañera colaborar en algún tema o incluso volver a formar el grupo, pero no ha sido hasta ahora cuando ha encontrado las puertas abiertas. "La idea de regresar fue mía, quería recuperar el grupo, su magia, sus canciones... Creo que hay todavía un espacio que nadie ha adquirido en la música y que nos pertenecía, y quería estar en ese hueco, con las dos voces armonizando y con letras interesantes que te hagan reaccionar. Echaba mucho de menos nuestro tipo de música y, aunque he hecho cosas en solitario, me gusta viajar con una compañera, compartir escenario. Dije: ¡es el momento!", explicó Botía en una entrevista con 'Woman' con ocasión del relanzamiento del grupo en 2018 junto a otra compañera.

Foto: Marta Botía y Marilia Casares, componentes del dúo Ella Baila Sola

Pero ¿qué ha sido de ellas todo este tiempo? "Cuando se acabó Ella Baila Sola elegí la música, vendí mi casa y le dije que no a contratos con muchos ceros. No vi claro poner todo al servicio de mantener la vida como la estaba viviendo en ese momento. Preferí esperar, encontrar mi voz y mis canciones después de un ciclo importante para iniciar otro igual". Marilia, una mujer muy espiritual, abandonó cualquier exposición pública y se dedicó a estudiar Historia, a componer y colaborar con otros músicos, a desarrollar su faceta como ilustradora y a quitarse un poco el olor a industria. Nunca dejó de hacer música y, más de una década después de haber dicho adiós a los focos, volvió a presentar discos en solitario, aunque no ha cosechado el mismo éxito (midiéndolo en términos comerciales) que con su etapa con Ella Baila Sola.

En el caso de Marta Botía, su 'desaparición' se debió más a su vida personal. Se mudó a Nueva York, donde conoció al padre de sus dos hijos, del que está actualmente separada. Aunque reside allí, viaja constantemente (o lo hacía antes de la pandemia) a Madrid y a las Islas Baleares, donde su familia tiene una casa.

Marta fue la primera en lanzarse en solitario con su propio material y publicó en 2002 el disco 'Cumplir lo prometido', al que siguió 13 años después 'Martamente'. Ella ha seguido manteniendo vivo el espíritu de EBS, resucitándolo una y otra vez con distintas partenaires. Probó suerte primero con Rocío Pavón y después con Virginia Mos. Con Pavón, por cierto, volvieron los fantasmas al disolverse el grupo abruptamente tras escribir Botía en redes sociales: "Os quiero anunciar que por obra y arte [sic] de Rocío Pavón y de nuestro mánager Gonzalo Benavides, esta mañana Rocío ha decidido acabar con nuestro grupo EBS". La causa: "Rencores, alguna estúpida factura o bocas grandes y lenguas bífidas". Ambas se disculparon después, pero no volvieron a tocar juntas.

Foto: Amistades Peligrosas y Ella Baila Sola (Gtres)

Que ni Marilia ni Marta han tenido más afanes laborales aparte de la música da fe el Registro Mercantil. Marta es administradora única de dos empresas relacionadas con la edición musical, aunque hace años que no presentan cuentas ni tienen actividad. Marilia administra tres empresas también relacionadas con la producción musical e igualmente inactivas. La conquense creó su propio sello en 2012 y desde entonces se autoedita los trabajos musicales.

Marta y Marilia están de vuelta. A sus 46 años, con más experiencia ya que aprendizaje, volverán a cantar eso de 'Amores de barra' y quizá todo este viaje habrá merecido la pena.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Divorcio