Hablamos con Javier Urra, Defensor del Menor del caso Carrasco: "Intervine y mucho"
  1. Famosos
¿PUDO AYUDARLA MÁS?

Hablamos con Javier Urra, Defensor del Menor del caso Carrasco: "Intervine y mucho"

Rocío Carrasco aseguró que no se sintió ayudada cuando recurrió a él. Urra nos explica qué podía hacer y qué no, así como los motivos

placeholder Foto: Javier Urra, en una imagen de archivo. (EFE)
Javier Urra, en una imagen de archivo. (EFE)

En el año 2000, la situación sentimental entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores estaba completamente rota. Ambos vivían una difícil etapa en la que lejos quedaba la complicidad que un día les unió y comenzaba otra marcada por una guerra abierta ante el acuerdo de divorcio. Mientras tanto, Rocío Carrasco aseguró en el documental ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ que comenzó a detectar ciertas actitudes por parte de su expareja que la angustiaban, sobre todo las que tenían que ver con lo que ella consideraba una sobreexposición de sus hijos menores ante los medios por parte del padre.

En febrero del 2000, decidió denunciar esta situación y pedir ayuda al defensor del menor, que en aquel momento era Javier Urra. “Él se limita a decirme las opciones legales que tengo, epígrafes del Código Civil que yo ya sabía. Nadie me ayudó".

Foto: Rocío Jurado, durante una actuación. (EFE)

Esta confesión ha generado una ola de críticas e indignación en una parte de la sociedad. Las voces más críticas incluso han calificado el hecho de “terrorismo institucional”. Pero ¿podía Javier Urra hacer algo más de lo que hizo?

placeholder Rocío Carrasco, en una imagen de su serie documental. (Mediaset)
Rocío Carrasco, en una imagen de su serie documental. (Mediaset)

Desde Vanitatis nos hemos puesto en contacto con él para que nos aclare varias dudas después de leer una respuesta que el hoy ex defensor del menor y doctor en Psicología emitió a través de una nota de prensa defendiendo la labor de la institución tras las declaraciones de Rocío Carrasco.

“Teniendo en cuenta que yo soy el presidente de la Red Europea de Defensores del Menor, sé muy bien de lo que hablo. Yo jamás hablo de casos que he conocido, y son miles, muchos de ellos de famosos, salvo que la persona hable de la institución, y esto sí me parece serio. Cuando Rocío Carrasco habla de la institución y dice que no la atendimos, entiendo lo que quiere decir, porque ella no se vio satisfecha en lo que quería”, nos comienza explicando.

En la nota de prensa que Urra emitió tras las declaraciones de Rocío Carrasco, este destacaba el hecho de que la institución del Defensor del Menor no pudo, en ese caso, actuar. “Sépase que el Defensor del Menor y el Defensor del Pueblo no pueden intervenir cuando el caso está judicializado (deben literalmente abstenerse)”, afirmó.

Lo cierto es que el proceso de divorcio existía en aquel momento entre Carrasco y Antonio David Flores, pero la queja de la hija de Rocío Jurado ante Urra fue por la sobreexposición que ella consideraba que Antonio David Flores estaba haciendo de sus hijos ante los medios, sobre todo en los momentos de entrega de los mismos de una parte hacia la otra. Ante esta denuncia, en concreto, no existía un proceso judicial abierto. De hecho, fue Javier Urra el que indicó a Carrasco los pasos judiciales que esta debía dar. Por lo tanto, ¿por qué frenaba la actuación del defensor del menor un caso judicializado (el del divorcio) que en principio era distinto al hecho denunciado por Rocío ante él (la sobreexposición de los hijos)?

placeholder Rocío Carrasco y Rocío Flores, en 'Rocío, seguir viva'. (Mediaset)
Rocío Carrasco y Rocío Flores, en 'Rocío, seguir viva'. (Mediaset)

Ante esta duda, Javier Urra nos aclara: “Ningún defensor del menor y del pueblo puede intervenir de ninguna de las formas cuando hay algo 'sub judice', sea cual sea la causa que esté judicializada. Además, el tema de la entrega de los niños ya se sustentaba en ese proceso. Eso lo debe saber la ciudadanía. Cuando el poder judicial interviene, nadie más puede intervenir”.

Urra también nos recalca que no es cierto que él no interviniera de ninguna manera ante la queja de Carrasco en aquel momento: “Intervine muchísimo. Me fui a ver al fiscal jefe, que luego fue ministro de Justicia, Mariano Bermejo. Nos reunimos con el fiscal de sala de menores. Mandamos una circular a todos los medios para que respetaran la intimidad y dignidad de los niños y me puse en marcha para modificar la ley de protección del menor. Es por eso que 21 años después no se trate igual el tema de los niños en los medios”.

“La Fiscalía General del Estado y específicamente su Sección de Menores (donde he trabajado durante 32 años) es competente en la defensa de la infancia, y junto al Defensor del Menor actuó con diligencia, informando a los medios de comunicación de cómo debe preservarse la dignidad, intimidad y honor de los niños, persiguiendo los ilícitos”, explicó también en la nota de prensa remitida a los medios.

“Me reuní con el fiscal jefe y presenté en comparecencia en la Asamblea acciones a realizar, como acelerar el proceso de separación, buscar ir al proceso de ruptura de mutuo acuerdo, dar cabida a la mediación, escuchar judicialmente a los hijos, etc.”, añadió en la misma.

placeholder Rocío Carrasco y Antonio David Flores, de jóvenes. (Mediaset España)
Rocío Carrasco y Antonio David Flores, de jóvenes. (Mediaset España)

Ante la pregunta de qué más podría haber hecho en aquel momento si no hubiera existido un proceso judicializado entre las partes, Urra nos aclara: “Como institución de Defensor del Menor, podríamos haber intentado crear un puente, hablar con los progenitores para intentar generar un ambiente desde la mediación donde la lucha pueda existir entre estas personas pero sin dañar a los niños. Una labor de mediación poniendo por delante el interés de los menores”.

Javier Urra siempre hace mucho hincapié en el daño psicológico que la actuación de los adultos puede provocar en los niños: “Cuando los padres se lo proponen, los niños sufren en los procesos de separación donde se pasa del amor al odio, y se utiliza a los hijos como armas arrojadizas”, explicaba en su nota de prensa. “Soy Dr. en Psicología y Dr. en Ciencias de la Salud, conozco del dolor de los hijos y padres, de rencores, de sentimientos de culpabilidades”, añadía.

También criticó y cuestionó la existencia de programas televisivos que, en su opinión, alimentan el rencor y no aportan nada bueno a ninguna de las partes. En este sentido ha dicho ahora en Vanitatis que “el problema de este tema es que se trata en televisión y con gente ganando dinero con ello, parece ser. Esto hace que la sociedad e incluso gente muy representativa del país tome partido en algo que ha estado y sigue estando judicializado. Yo ya no soy el defensor del menor, pero si ellos u otros me pidieran que pueda crear un puente para erradicar el pasado, el odio, el rencor, las malas palabras, para prepararse para el presente y para el futuro, lo haría. La vida es corta y no de todo se debe hacer un espectáculo. Los periodistas también deben hacerse preguntas: ¿qué programas estamos haciendo, qué transmitimos a la ciudadanía?”.

placeholder Javier Urra, en el encuentro 'Maltrato infantil y otras formas de violencia familiar' en la UIMP de Santander. (EFE)
Javier Urra, en el encuentro 'Maltrato infantil y otras formas de violencia familiar' en la UIMP de Santander. (EFE)

Este pensamiento ahonda en el ya emitido por él mismo en su nota de prensa: “Algunos siempre estaremos dispuestos a reunir a los ahora contendientes para, sin olvidar el pasado, perdonar, para ganar el presente y el futuro. La vida es corta, hagámosla amable, interesante, compartida”, dijo.

Para finalizar, Urra ha matizado en Vanitatis: “Creo que la institución del Defensor del Menor ha hecho muchísimas cosas en estos temas. La sociedad y la prensa son conscientes. Hay que tener mucho cuidado con dañar a las instituciones. Se puede hacer crítica a las personas, por supuesto. Pero cuidado con dañar a las instituciones. Eso es problemático. Yo voy a los medios siempre que me lo piden, pero para hablar de temas, para intentar aportar a la ciudadanía en lo que es mi competencia, no para hablar de casos individuales. Esta vez se me ha señalado como institución y he querido contestar. El prestigio se gana con el trabajo bien hecho. Hablar es muy fácil. Yo contesto siempre a la prensa desde la seriedad, el rigor y el trabajo bien hecho”.

Rocío Carrasco
El redactor recomienda