Manuel Benítez, el Cordobés, cumple 85: amor, retiro y coronavirus
  1. Famosos
REFUGIADO EN SU FINCA

Manuel Benítez, el Cordobés, cumple 85: amor, retiro y coronavirus

"Yo estoy apartado de todo, no salgo de la casa nada más que para dar una vuelta por las fincas, tengo mucha precaución", declaró hace varias semanas

placeholder Foto: Manuel Benítez, el Cordobés, en una imagen de archivo. (EFE)
Manuel Benítez, el Cordobés, en una imagen de archivo. (EFE)

Hubo un tiempo en el que Manuel Benítez, el Cordobés, fue un rostro habitual en todos los medios de comunicación. Hoy, cuando cumple 85 años, su vida es otra. Alejado casi por completo del ojo mediático, vive la pandemia refugiado en su finca de Villalobillos, en el término de Almodóvar del Río, a unos treinta kilómetros de Córdoba, la cual hizo construir en una zona aislada de la Sierra con el fin de encontrar esa tranquilidad de la que ahora disfruta más que nunca.

La vivienda, encargada en su momento al arquitecto Rafael de la Hoz Arderius, consta de todo lo necesario para el disfrute diario del diestro: jardín, pistas de tenis, piscina, plaza de tientas.

Foto: Manuel Benítez, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Desde que el coronavirus hizo acto de presencia en nuestras vidas, Manuel Benítez ha reducido mucho sus apariciones en público. La última vez que las cámaras lo pudieron captar fue a finales del mes de febrero, cuando acudió al polideportivo de Posadas para vacunarse de la primera dosis de la Pfizer.

placeholder Manuel Benítez, el Cordobés, durante una corrida de toros en Granada en 2019. (EFE)
Manuel Benítez, el Cordobés, durante una corrida de toros en Granada en 2019. (EFE)

Junto a él se encontraba la que se ha convertido en una de las personas más imprescindibles para él: su novia María Ángeles. También su buen amigo y hombre de confianza, Fernando Sacromonte, lo acompañó.

Estas dos personas pertenecen al círculo más íntimo de Manuel Benítez y son los que le hacen compañía en su día a día, sobre todo María Ángeles, su pareja desde 2016, hija de uno de los picadores que formó parte de la cuadrilla de Manuel, con la que comenzó su relación tras divorciarse de Martina Fraysse y con la que vive en Villalobillos: “Yo estoy apartado de todo, no salgo de la casa nada más que para dar una vuelta por las fincas, tengo mucha precaución y si dicen que hay que ponerse la mascarilla... pues a ponérsela", dijo a los periodistas del ‘Diario Córdoba’ que le preguntaron en el polideportivo, además de mostrar su preocupación por la situación que todos atravesamos y de hacer una férrea defensa de la vacuna: "Ahora mismo lo único que puede derrotar a este bicho es la vacuna y afortunadamente nosotros podemos disponer de ella, cuando hay millones de criaturas en el mundo que no la tienen. No entiendo cómo hay personas que no se quieren vacunar. Hay que ser muy torpes porque este enemigo te ataca por todos lados. Cuando yo toreaba sabía a lo que me enfrentaba, pero a este enemigo no se le ve venir, no sabes contra qué luchas. Hay que vacunarse si se quiere derrotar. Estamos en un punto que no tenemos otra salida".

placeholder El Cordobés, en Córdoba durante un festival taurino. (EFE)
El Cordobés, en Córdoba durante un festival taurino. (EFE)

"Este virus ha venido a fastidiar al mundo. Y le tenemos que hacer frente de la mejor manera posible y esa, hoy por hoy, es la vacuna. A mí si me quieren poner tres seguidas... que me las pongan", añadió haciendo alarde de ese sentido del humor que siempre le ha caracterizado.

Ocho meses antes de este momento, Manuel Benítez protagonizó otra de las pocas apariciones públicas que, como hemos comentado, realiza en los últimos tiempos. Aquella vez fue para encabezar una manifestación taurina que se llevó a cabo en Córdoba bajo el lema #TambiénSomosCultura. Más de 2.000 personas estuvieron presentes. A pesar del miedo, Benítez no dudó en ponerse la mascarilla y encabezar la marcha llevando la pancarta bajo el lema ‘La tauromaquia es cultura’.

Tras una infancia marcada por las dificultades económicas, como niño de la posguerra, el mito del Cordobés comenzó a forjarse el 28 de abril de 1957, cuando de manera espontánea y siendo aún un total desconocido para el público, saltó al ruedo de Las Ventas. Sufrió una cogida, pero a partir de ahí su carrera comenzó a despegar.

placeholder Manuel Benítez, encabezando la manifestación taurina. (EFE)
Manuel Benítez, encabezando la manifestación taurina. (EFE)

Tocó la gloria en los años 60 y logró amasar una fortuna que hoy le permite vivir sin sobresaltos en su gran finca y convertido en mito del toreo. Su casa no solo le está sirviendo como refugio durante la pandemia, también como el lugar perfecto desde el que puede evitar salir cuando la polémica familiar llama a su puerta. El Cordobés no abandonó su hogar el pasado mes de abril cuando su hijo no reconocido por él, Manuel Díaz, protagonizó su vuelta a los ruedos en la plaza de Sanlúcar tras dos años de parón. No se sabe si Manuel Benítez fue invitado aunque muchos aseguraran que sí. Para Manuel Díaz siempre fue un sueño que su padre lo viese torear. Pero esta vez tampoco pudo ser. El mito del toreo prefiere, a sus 85 años recién cumplidos, seguir en sus trece ante la posición de distanciamiento con su hijo. Mientras, pasa los días recorriendo y cuidando las tierras de su finca junto a su novia, recibiendo alguna visita de algún conocido o realizando escasas salidas por la zona, donde alguna vez se deja ver por los vecinos de la localidad.

Manuel Díaz 'El Cordobés'
El redactor recomienda