Así es la vida familiar que les espera a los indultados del 'procés'
  1. Famosos
¿Qué pasará tras el indulto?

Así es la vida familiar que les espera a los indultados del 'procés'

Ahora que su salida de prisión es inminente, repasamos cómo ha cambiado la vida de sus familias y cuáles son los cambios que les esperan a los indultados del 'procés'

Foto: Los presos del 'procés', en un acto el pasado mes de febrero. (EFE)
Los presos del 'procés', en un acto el pasado mes de febrero. (EFE)

Es una cuestión de horas que el Consejo de Ministros apruebe la propuesta del Gobierno. Esto quiere decir que los presos del 'procés' recibirán el indulto del que se lleva tanto tiempo hablando. Una mano tendida con la vista puesta a acercar posturas y que supondrá que todos los condenados puedan salir de la cárcel y volver a sus vidas. Unas vidas que distan mucho de ser las mismas que dejaron cuando empezó su condena.

Una vez que esta decisión se haga efectiva, quede firmada por el rey Felipe y puedan salir de prisión, quienes fueron acusados y condenados por el referéndum del 1 de octubre y entraron en la cárcel un 23 de marzo de hace más de tres años -con excepción de los Jordis, que ingresaron en octubre de 2017- se encontrarán con un escenario muy diferente al que dejaron porque, durante este tiempo, las vidas de sus familias han seguido adelante.

Tanto es así que muchos de ellos han disfrutado de algunos permisos especiales para asistir a momentos familiares íntimos, como operaciones de un hijo (es el caso de Rull), nacimientos de nietos (Forcadell) y hasta una boda (Cuixart). Ahora sus vidas de nuevo volverán a cambiar.

Oriol Junqueras

Una de las imágenes que dio más vueltas en las redes sociales cuando los presos del 'procés' ingresaron en la cárcel fue la de los dos hijos de Oriol Junqueras, uno de ellos casi un bebé, sentados sobre una maleta en una estación del AVE. Entonces cumplían prisión preventiva en Madrid y sus familias tenían que desplazarse para visitarlos.

placeholder Oriol Junqueras. (EFE)
Oriol Junqueras. (EFE)

La mujer de Junqueras, Neus Bramona, profesora de escuela, está de baja desde entonces por problemas de salud y los niños ya no son tan pequeños. Tienen ya cinco y ocho años, una infancia que han pasado lejos de su padre.

Jordi Cuixart

Jordi Cuixart, por ejemplo, es otro de quienes han visto cómo la vida fuera seguía su curso, inexorable, mientras él permanecía preso. Este empresario, que ha logrado mantener su negocio, se casó por la iglesia en la prisión e incluso se convirtió en padre de un hijo.

placeholder Jordi Cuixart. (EFE)
Jordi Cuixart. (EFE)

La mujer del presidente de Òmnium Cultural, Txell Bonet, es periodista en Catalunya Ràdio y una firme activista por la libertad de su marido y sus compañeros. Juntos ya tenían un hijo y el segundo es fruto de un encuentro vis a vis en prisión.

Carme Forcadell

También Carme Forcadell ha visto como la vida nacía en su familia mientras ella permanecía presa. La expresidenta del Parlament fue abuela en septiembre de 2019, momento en el que logró un permiso para asistir a este especial momento familiar.

placeholder Carme Forcadell. (EFE)
Carme Forcadell. (EFE)

Su papel de abuela es uno de los que más le pesan entre rejas, y así lo dejó claro cuando supo que el juez le imponía prisión ineludible. Entonces rompió a llorar recordando su situación: “Soy abuela y quiero estar con mis nietas, por favor, no quiero ir a prisión, acato la Constitución…”, les dijo a unos funcionarios que contaron después la escena a los medios.

Jordi Sànchez

Las mujeres de los presos han estado mucho más presentes en la vida política que los maridos de las presas. Susanna Barreda, la mujer de Jordi Sànchez, se ha convertido en un símbolo del independentismo y ha protagonizado numerosos actos públicos. Juntos son padres de un joven adolescente y dos niñas más pequeñas.

placeholder Jordi Sànchez. (EFE)
Jordi Sànchez. (EFE)

En una entrevista en ‘The Washington Post’ concedida meses después de la entrada en prisión de su marido, Barreda relataba cómo el mayor salió de casa corriendo y muy afectado al saber la condena de su padre. Novios desde casi siempre, casados desde hace más de 16 años, Barreda y Sànchez han tratado de educar a sus hijos en sus ideas políticas y es una de las familias más activas de todos los presos del 'procés'.

Joaquim Forn

También se han dedicado al activismo los familiares de Joaquim Forn, quien durante sus permisos ha preferido trabajar con uno de sus conocidos, Jaume Roures, quien le ha hecho un hueco en Mediapro. La mujer del exconsejero de Interior, Laura Masvidal, es una cara y una voz conocida para los espectadores y oyentes de los medios catalanes.

placeholder Joaquim Forn. (EFE)
Joaquim Forn. (EFE)

Ha dado decenas de entrevistas pidiendo la salida de su marido de prisión y denunciando cómo sus hijos han perdido la cercanía con su padre. También los hijos, ya mayores, han convertido su vida en una defensa de la causa y han creado incluso una plataforma para el retorno de su padre a casa. Un retorno agridulce, pues Forn perdía a su madre a principios del mes de junio.

Raül Romeva

El camino político ha sido el más habitual entre los familiares de los presos. Así, Diana Riba, mujer de Raül Romeva, ha pasado de ser una pedagoga que regentaba una librería en Sant Cugat, donde vivía con su marido, a ser eurodiputada por Esquerra Republicana. Con dos hijas de 11 y 13 años, su vida ha cambiado por completo, cuenta ella misma. Siempre ha sido muy deportista, una afición que compartía con su marido, y gran lectora.

placeholder Raül Romeva. (Reuters)
Raül Romeva. (Reuters)

Ahora vive centrada en la política y, como el resto, en el retorno de su marido a casa. “La añoranza y el sufrimiento no nos los quita nadie, pero a los niños no solo puedes hablarles de la realidad de su padre como una injusticia. La vida sigue y hay que tirar adelante. Intentamos construir y visualizamos la familia los cuatro juntos de nuevo, para que cuando Raül salga en libertad, el camino que hayamos hecho sea feliz y de calidad”, dijo hace unos meses en una entrevista a Silvia Hinojosa en ‘La Vanguardia’.

Cataluña
El redactor recomienda