Logo El Confidencial
EL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Las 'viudas' y 'viudos' del procés: bajas, enfermedades, embarazos y apoyo férreo

La mujer de Oriol Junqueras está de baja desde que su marido ingresó en prisión. Jordi Cuixart se ha casado y ha tenido otro hijo. Carme Forcadell ha sido abuela por primera vez

Foto: Los políticos catalanes procesados por el Tribunal Supremo. (Reuters)
Los políticos catalanes procesados por el Tribunal Supremo. (Reuters)

La sentencia condenatoria a los encausados por el 'procés' tiene efectos colaterales. Son las familias de los presos, cuyas vidas no volverán a ser las mismas. Desde los hijos de Oriol Junqueras (al que el Tribunal de Justicia de la Unión ha dado la razón, asegurando que debería haber sido eurodiputado y gozar de inmunidad) a las mujeres de los Jordis. Estos son las 'viudas' y 'viudos' del 'procés'. La mujer de Oriol Junqueras dejó de trabajar hace meses, afectada por la separación, cuando a su marido lo encarcelaron. Neus Bramona, profesora, pidió una baja en cuanto su marido desapareció de casa y desde entonces no ha vuelto a trabajar por motivos de salud.

LEA MÁS: Un nieto, una hija, una operación... Los presos del 'procés' salen de prisión

Al principio, su lucha fue para lograr que trasladaran a su marido a Cataluña para no tener que viajar con los dos hijos pequeños (Lluc y Joana) en AVE una vez al mes. "Que mis hijos vean a su padre una vez al mes es muy poco. Apelo al derecho a vivir en familia”, dijo en Rac1, en una de sus pocas intervenciones públicas.

“Mi marido se planteó marcharse a Bruselas pero lo descartó porque se quería quedar a nuestro lado y al de la gente”. Por esa dedicación a la gente y a su familia, Junqueras no huyó de la justicia. Lo que sí hizo fue preparar su encierro y dejar a su familia en condiciones: ‘blindó’ su vivienda, un chalet en Sant Vicenç dels Horts, que ahora pertenece en un 50% a su suegro y la otra mitad a su mujer e hijos. De este modo, la propiedad, valorada en unos 500.000 euros, no podía ser embargada.

Premios y manifestaciones

Desde ese ánimo bajo que la llevó a dejar el trabajo, Bramona ha podido sacar fuerzas para impulsar, junto con otros familiares de los presos del 'procés', la Asociación Catalana por los Derechos Civiles (ACDC), entidad galardonada con la Creu de Sant Jordi (máxima distinción de la Generalitat) en 2018, y que agrupa a las familias de los presos y de los políticos huidos.

Susana Barreda y Txell Bonet, esposas de los Jordis. (EFE)
Susana Barreda y Txell Bonet, esposas de los Jordis. (EFE)

En esta asociación están también los familiares de los Jordis. Txell Bonet (Jordi Cuixart) y Susanna Barreda (Jordi Sánchez) vivieron el inicio de la detención y encarcelamiento de sus maridos de forma muy distinta al principio. Bonet, con un bebé de meses, se lo tomó de forma batalladora, mientras que Barreda, con un hijo mayor y dos niñas pequeñas pero conscientes de lo que sucedía, se hundió. Ambas, no obstante, se han convertido en un referente para quienes defienden el independentismo: son como un icono y no se pierden ni una manifestación.

Boda en prisión

Txell Bonet, periodista en Catalunya Ràdio, la emisora pública de la Generalitat, se casó con su pareja por la iglesia mientras estaba en prisión y se quedó embarazada durante un vis a vis. Hace pocas semanas, su marido obtuvo un permiso de varias horas para conocer a su hijo.

LEA MÁS: Quiénes son los siete hermanos de Puigdemont

Susanna Barreda y Jordi Sánchez se casaron hace más de 15 años y eran novios de toda la vida. Su primer hijo es ya un adolescente que se hace preguntas en silencio mientras que las pequeñas son quienes más sufren la ausencia del padre. La familia vive desde siempre en el barrio del Guinardó, donde han sido muy activos en las fiestas del barrio y las actividades culturales y políticas. La escuela (pública) de las pequeñas redactó un comunicado en apoyo al padre y en rechazo a su encarcelamiento.

Cartel con la imagen de Carme Forcadell. (Reuters)
Cartel con la imagen de Carme Forcadell. (Reuters)

Si Cuixart salió de prisión para conocer a su hijo, hizo lo mismo Carme Forcadell para conocer a su primer nieto, nacido hace pocas semanas. Esta filóloga presidió el Parlament durante un conflictivo mandato que la ha llevado a ser condenada y seguramente se convertirá en la presa que más tarde logre un permiso (entró la última).

Un salario de 131.000 euros

La exlíder de plataformas ciudadanas, Forcadell, tardará en volver a su piso en el centro de Sabadell (170 metros cuadrados en una buena zona) y ver a su marido, a sus hijos y a su nieto. Antes de ingresar en prisión, contaba con uno de los sueldos más altos: 7.794,77 euros brutos, a los que se sumaban 1.565 por los gastos de representación. En resumen: un salario anual de 131.026 euros brutos, tal y como se reflejaba en el portal de transparencia del Parlament. Su familia se convirtió en su gran apoyo cuando las cosas se torcieron: Bernat Pegueroles, su marido, de 74 años, y Bernat y Ferran, sus hijos, siguen con sus vidas, aunque borraron su rastro digital cuando su madre ingresó en prisión.

Josep Rull, durante su declaración ante el Supremo. (EFE)
Josep Rull, durante su declaración ante el Supremo. (EFE)

Entre el resto de condenados destaca quizás Josep Rull, que ha sufrido una enfermedad de su hijo desde prisión y que pese a que ha salido algunas veces para acudir al médico e incluso a una operación del pequeño, no ha logrado su objetivo, que no era otro que el de quedar en libertad. Y mientras unos deberán visitar a sus familiares en las cárceles, otros tienen que viajar hasta Bélgica o Suiza para ver a los suyos.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios