Muere Raffaella Carrà a los 78 años: conmoción internacional por su pérdida
  1. Famosos
MUY QUERIDA

Muere Raffaella Carrà a los 78 años: conmoción internacional por su pérdida

La gran estrella italiana deja un impresionante legado artístico, musical y televisivo, y fue uno de los grandes iconos del colectivo LGTBI

placeholder Foto: La presentadora Raffaella Carrà. (RTVE)
La presentadora Raffaella Carrà. (RTVE)

Raffaella Carrà nos ha dejado a los 78 años de edad. Una muerte muy inesperada que ha causado una enorme conmoción internacional, pues era una figura muy querida, no solo en Italia sino en otros países como España.

La gran estrella llevaba enferma una larga temporada, pero se desconocía esta circunstancia, por lo que la noticia ha causado aún un impacto mayor. Los principales periódicos italianos llevan ya su deceso en sus portadas digitales.

Ha sido su gran amor y compañero de toda la vida, Sergio Japino, quien ha hecho el anuncio de esta noticia a la agencia Ansa: "Raffaella nos ha dejado. Se fue a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre".

placeholder Raffaella Carrà y el embajador español en Italia, Alfonso Dastis. (EFE)
Raffaella Carrà y el embajador español en Italia, Alfonso Dastis. (EFE)

Una fuerza imparable

Raffaella Carrà -cuyo nombre real era Raffaella Maria Roberta Pelloni- nació en Bolonia el 18 de junio de 1943 y nos ha dejado hoy a las 16:20 horas tras una enfermedad que, según el que fuera su pareja, "atacó ese cuerpo suyo tan diminuto, pero tan lleno de energía desbordante. La suya era una fuerza imparable, que la ha impuesto en la cima del sistema estelar mundial, una voluntad de hierro que nunca la ha abandonado hasta el último momento, asegurándose de que nada de su profundo sufrimiento se filtre. Otro gesto más de amor hacia su público y hacia quienes compartían su afecto, para que su calvario personal no perturbara su brillante recuerdo".

En el mencionado comunicado describía a Raffaella Carrà como una "mujer fuera de lo común, pero dotada de una sencillez sorprendente". Una descripción que encaja con la percepción que ha tenido siempre la audiencia española de la rutilante estrella italiana desde los años 70.

Asimismo, en el momento de escribir estas líneas, se desconoce cuándo se llevará a cabo su funeral y el lugar en el que se celebrará, aunque sí dejó dispuesto cómo quería que fuera su ataúd y la urna que contendrá sus cenizas.

Debemos recordar que su primera aparición en nuestro país fue en el emblemático '¡Señoras y señores!', de Valerio Lazarov, y a partir de ahí la popularidad se disparó. Una popularidad que siguió intacta hasta su muerte, porque a lo largo de los años siempre regresaba a nuestro país, bien para presentar formatos propios, para conceder entrevistas o para participar en el Orgullo de Madrid.

placeholder Carrà, en una programa de televisión. (EFE)
Carrà, en una programa de televisión. (EFE)

En 2016, como era de justicia, tomó parte en las labores de presentación de la gala por el 60 aniversario de TVE, cadena en la que vivió enormes éxitos como '¡Hola, Raffaella!', que logró audiencias estratosféricas en los años 90. En 2018 intervino en 'Volverte a ver' en Telecinco y nuevamente refrendó una popularidad que estuvo basada no solo en sus capacidades profesionales sino también en la humanidad que rezumaba.

A nivel musical no fue la mejor cantante, pero sí una de las que más nos hizo bailar a diversas generaciones. Porque ¿quién no ha tarareado en una fiesta lo de 'Para hacer bien el amor hay que venir al sur' o lo de 'Y había una mujer, qué dolor, qué dolor, dentro de un armario".

En 2020 vivió un particular revival con la publicación de un greatest hits y con el estreno del musical 'Explota, explota', que estaba basado en algunas de sus canciones más populares.

Nunca se casó ni tuvo hijos, pero son millones las personas que se quedan huérfanas con la muerte de Raffaella Carrà, quien fue una estrella que marcó una época y que deja un hueco que difícilmente nadie podrá ocupar. Descanse en paz.

Raffaella Carrà