Javier Bardem y el hueco paterno que cubrió su madre: lo que ha perdido con su muerte
  1. Famosos
COMPLICADA RELACIÓN

Javier Bardem y el hueco paterno que cubrió su madre: lo que ha perdido con su muerte

No es de extrañar que Javier Bardem confesara que pasó varios años ”enfadado” con su progenitor, al que supo perdonar y del que se despidió con tristeza cuando murió

placeholder Foto: Javier Bardem. (EFE)
Javier Bardem. (EFE)

El pasado 17 de julio, Pilar Bardem falleció a los 82 años a consecuencia de una enfermedad pulmonar, en la Clínica Ruber de Madrid.

Sus hijos expresaron su tristeza a través de un comunicado que emitió el mayor de ellos, Carlos: "Queremos compartir la noticia de que Pilar Bardem, nuestra madre, nuestro ejemplo, ha fallecido. Se ha ido en paz, sin sufrir y rodeada del amor de los suyos. Sabemos del cariño y admiración que por ella sentían muchísimas personas, dentro y fuera de España, por la actriz y la persona luchadora y siempre solidaria que fue. Agradecemos de todo corazón ese amor hacia nuestra madre. Gracias. Sus hijos, Carlos, Mónica y Javier".

Foto: Penélope Cruz, durante la pasada gala de los Premios Goya. (Reuters)

Con la muerte de Pilar Bardem, no solo el mundo del cine se ha quedado huérfano. Carlos, Mónica y Javier han perdido uno de los apoyos más importantes con el que han contado siempre.

Javier Bardem, el pequeño de los hermanos, siempre ha destacado lo significativo que ha sido el papel de Pilar Bardem en su vida. Son numerosas las veces que tanto él como sus hermanos han elogiado la fortaleza de una mujer que luchó sola por sacar adelante a su familia y que han agradecido el amor incondicional que les profesó.

placeholder Fotografía de archivo del 2020, de la actriz Pilar Bardem recibiendo el premio “Mujeres en Unión”. (EFE)
Fotografía de archivo del 2020, de la actriz Pilar Bardem recibiendo el premio “Mujeres en Unión”. (EFE)

“El padre de Javier, José Carlos Encinas Doussinague (1931-1995), pertenecía a una familia burguesa de mayor estatus social que la de su madre y se dedicó principalmente a los negocios, aunque con escasa fortuna. La tormentosa relación entre él y Pilar Bardem desembocó en una pronta separación matrimonial y en que ella tuviera que criar a sus hijos en solitario”, cuenta Rafael Nieto Jiménez en su libro dedicado a la carrera cinematográfica del actor, ‘Javier Bardem, un cómico universal’.

Si Pilar ha sido una constante en los discursos y entrevistas de sus hijos, no lo ha sido, sin embargo, el padre de estos, con el que la actriz contrajo matrimonio en 1962.

En público, Javier Bardem solo se ha referido a su padre en dos ocasiones. Una fue en 1996, cuando recogió el Goya por ‘Boca a Boca’. Le dedicó el premio a modo de homenaje, pues hacía tan solo un mes que José Carlos Encinas Doussinague había fallecido a causa de la leucemia.

Tuvieron que pasar más de 20 años para que Javier Bardem volviera a mencionarlo. Lo hizo en 2017, en una entrevista concedida en la revista norteamericana ‘Esquire’. El actor, siempre muy celoso con su intimidad y su vida más personal, sorprendía a todos confesando una relación nada fluida con su progenitor, quien le hizo vivir una “infancia complicada” debido a su ausencia constante y a un fuerte carácter que provocó que Javier Bardem estuviera “enfadado” varios años con él.

placeholder Javier Bardem en una imagen de archivo. (EFE)
Javier Bardem en una imagen de archivo. (EFE)

De ese difícil carácter dejó constancia la propia Pilar Bardem en sus memorias, ‘La Bardem. Mis memorias’: "De él sólo veía unos prontos violentos, irracionales, cada vez menos espaciados entre sí. Una voluntad caprichosa y despótica” recordaba.

En el mismo libro, Pilar se abrió en canal confesando algunos episodios truculentos, como aquel en el que su marido, destinado en Bagdad por motivos laborales, le pidió que le llevara a los niños para que pasaran la Semana Santa con él. Carlos Encinas Doussinague tardó dos meses en devolvérselos a su madre, quien entró en cólera. Cuando Carlos regresó a España, le dio una pistola a Pilar Bardem. "Me dijiste que no tenía cojones para venir y que me pegaras un tiro. Aquí tienes", le dijo. Ella la cogió y disparó dos veces. El arma estaba descargada. "Yo la disparé, apreté el gatillo dos veces. No estaba cargada. Si no, era imposible fallar a esa distancia, lo hubiera matado".

Una pistola fue también la protagonista en otra ocasión cuando, tras la separación, pero sin que esta se hubiera hecho efectiva aún de manera legal, Carlos Encinas se presentó en la casa de Pilar Bardem con intención de llevarse a los niños: "Que sepas que tengo una pistola y te abro la puerta a tiros”, le dijo a la madre de sus hijos, quien se negó a entregárselos. Él disparó. "La puerta estaba hecha astillas, le faltaba un largo cuarterón que había en su mitad", contó Pilar en sus memorias.

Al problemático carácter de su marido, se unió una actitud despreciativa hacia cualquier tipo de trabajo: "Cambió más de 10 veces de empleo y se pasó la mitad de su vida sin dar palo al agua", confesó Pilar Bardem en su libro. La familia vivió periodos de gran precariedad por la inestabilidad económica que el padre de familia provocaba con esta manera de ser.

placeholder Javier Bardem en 2019. (EFE)
Javier Bardem en 2019. (EFE)

“La separación definitiva y legal del matrimonio se produjo en 1973, por lo que la infancia de Javier trascurrió, a excepción de breves temporadas, al cuidado de su madre y de sus hermanos mayores, en los que recayó en parte la responsabilidad de criarle, como recordaría Carlos Bardem años después en el prólogo a un libro de cocina de su hermana: «Hijos de padres separados y con mi madre –¡Dios la bendiga!– siempre fuera trabajando, yo era papá, Mónica era mamá y Javier nuestro amado retoño”, cuenta Rafael Nieto Jiménez en ‘Javier Barden, un cómico universal’.

Sí, la ausencia de Pilar Bardem también fue notable durante alguna época. Sola y con tres hijos, tuvo que renunciar a ser ama de casa y conseguir el sustento económico necesario para que la familia no se hundiera. Un pequeño Javier Bardem la acompañó a muchos de esos trabajos que buscaba como actriz, lo cual logró que el veneno de la interpretación calara en él a una edad muy temprana.

Aún así, resulta curioso que uno de los primeros recuerdos que Javier Bardem posee de ese deseo por actuar desde niño, esté vinculado a su padre, y no a su madre, como él mismo confesó en una entrevista concedida en El País Semanal en el año 2010 y que Rafael Nieto Jiménez rescata en su libro ‘Javier Barden, un cómico universal’. “Según recordaba Javier Bardem en 2010, en esta época ya había podido sentirse actor por primera vez: “En un Safari Park, con mi padre. Me puse un gorrito, cogí arena y por primera vez me vi actuar, me vi desde fuera interpretar algo que yo no era, y recuerdo que sentí mucho placer. Los niños no actúan, son, y yo sentí ese placer de ser otro. Luego con siete u ocho años hice un papelito en un Platero y yo que se representaba en el María Guerrero””.

Nieto Jiménez explica más adelante en su libro que, con el paso de los años, “es fácil imaginar que el Javier adolescente, criado en una familia poco común, con un padre ausente y una madre dedicada al teatro y la televisión para sobrevivir, no tuvo una educación convencional y que se acostumbró a una libertad quizá excesiva, como reconoce su madre en sus memorias”.

placeholder Pilar Bardem posa en la alfombra roja junto a dos de sus hijos, Javier y Carlos. (Getty)
Pilar Bardem posa en la alfombra roja junto a dos de sus hijos, Javier y Carlos. (Getty)

No cabe duda de que un padre de estas características deja huella en unos hijos. No es de extrañar que Javier Bardem confesara que pasó varios años ”enfadado” con él. Pero lo cierto es que cuando Carlos Encinas Doussinague murió, el amor que despertó en sus hijos a pesar de todos los errores cometidos, fue evidente cuando Javier Bardem, al recoger el premio Goya al Mejor Actor Protagonista por la película ‘Jamón Jamón’ en 1996, un mes después del fallecimiento de su padre, dijo que quería dedicárselo “a una persona a la que amo y que no está conmigo en este momento, que es mi padre. Va por él”.

Parece que el paso del tiempo pudo reconciliar, en parte, a José Carlos Encinas Doussinague con sus hijos, quienes supieron, aunque no olvidar, sí perdonar, a tenor de lo que Pilar Bardem contó en sus memorias cuando se refiere al fallecimiento de su exmarido. "Mis hijos se derrumbaron. Nunca había visto al mayor llorar de esa manera. Yo le di a Carlos un beso en la frente helada y le dije que le perdonaba todo el daño que me había hecho, que marchara tranquilo”.

Javier Bardem
El redactor recomienda