El romance de Santiago Pedraz y Esther Doña desata la 'guerra de las ex'
  1. Famosos
SEPARACIÓN COMPLICADA

El romance de Santiago Pedraz y Esther Doña desata la 'guerra de las ex'

El noviazgo entre el juez y la viuda de Griñón ha provocado unas polémicas declaraciones de Sylvia Córdoba, su novia anterior. Pero la primera mujer del magistrado también tiene algo que decir...

Foto: Santiago Pedraz, en una imagen de archivo. (EFE)
Santiago Pedraz, en una imagen de archivo. (EFE)

Resumen para dummies, por si acaban de aterrizar en esta historia. El juez Pedraz, conocido por su trabajo en la Audiencia Nacional, y Esther Doña, viuda del marqués de Griñón, viven felices y enamorados desde el verano. Lo sabemos porque la pareja no solo no ha escondido el romance, sino que lo ha mostrado abiertamente en redes sociales. Incluso aceptaron posar juntos para la revista '¡Hola!' a finales de septiembre para hablar del "poder del amor". Como el propio Pedraz dijo en Twitter, "por qué pretender el estereotipo de un amargado leguleyo e impedir que quien vive la vida y conoce tiene más libertad de mira? Tácticas para ejercer el máximo control social. 'Vigilar y castigar' (M. Foucault)".

Pero las rupturas suelen traer daños colaterales y en el caso de Pedraz se llama Sylvia Córdoba. La abogada penalista ha tardado en reaccionar, pero lo ha hecho a lo grande. Córdoba ha concedido varias entrevistas estos días, en 'LOC' y en 'Lecturas', en las que afirma que se enteró de la ruptura por la prensa, acusando a Esther Doña de haber iniciado un acoso y derribo al juez hasta conseguir su propósito, y a Pedraz de haberla dejado "tirada". La vida privada de uno de los magistrados más brillantes de la carrera se ha quedado en paños menores.

"Es un espanto". Una persona del entorno del juez Santiago Pedraz valora en confianza lo que opina de los detalles escabrosos que, día sí día también, se están publicando sobre su relación con Esther Doña o, más concretamente, sobre el comienzo de esa relación. Los principales protagonistas de esta tragicomedia son el magistrado de la Audiencia Nacional, su novia actual y, sobre todo, su anterior pareja, Sylvia Córdoba. Pero en esta historia hay un personaje secundario (en este caso, por elección propia) que hasta ahora se había mantenido en silencio: la primera mujer del juez, la periodista cultural Paula Arenas.

"Recuerda a 'la princesa del pueblo"

Poco amiga de estas cuestiones, Arenas prefiere no entrar abiertamente en valoraciones, aunque sí usa sus redes para transmitir mensajes que señalan directamente a Sylvia Córdoba. El último, este lunes, cuando llegó a sus manos la portada de 'Lecturas' en la que la abogada hablaba de nuevo sobre su ruptura con Pedraz: "Esto ya es el colmo del absurdo: hoy le toca a 'Lecturas' ir con Sylvia Córdoba y su despecho hacia Santiago Pedraz. Parece que hay alguien con ganas de venganza y fama. La foto hasta me recuerda un poco a 'La princesa del pueblo'. Lo peor: yo, tuiteando sobre estas cosas", escribe la periodista.

La primera mujer de Pedraz lleva unos días desahogándose a través de las redes. El fin de semana, Arenas recuperó una secuencia de 'Senderos de gloria', de Stanley Kubrick, que no tiene desperdicio: "Solo un bicho haría algo así. Una rata repugnante y llena de alcohol -comenzaba diciendo el personaje de Ralph Meeker-, se ha metido en un buen lío, teniente". El tuit llevaba como enunciado unas significativas palabras de la periodista: "Esto es una respuesta, lo demás son simples balbuceos".

'Senderos de gloria' es, probablemente, una de las mejores películas bélicas antibelicistas que existen, si es que eso es posible. Ni Arenas ni el magistrado de la Audiencia Nacional buscan una batalla pública con la abogada penalista, a la que acusan de actuar por venganza, despecho y buscando la fama. El juez, contactado por Vanitatis, explica que no quiere entrar "en cuestiones personales que no conducen a nada", aunque podría. La versión de Córdoba, publicada estos días por 'LOC' y por 'Lecturas' es, como todas las verdades, matizable.

En ambos medios, la penalista cuenta que empezó su relación con Pedraz en 2018. Entonces el magistrado llevaba casado más de una década con Paula Arenas, con la que había formado una familia, y esta nueva relación del magistrado supuso toda una sorpresa pública. El divorcio posterior de Arenas y Pedraz pertenece a su intimidad, pero no fue fácil. Según Arenas, la ruptura legal del matrimonio no se produjo en la fecha en que Sylvia Córdoba asegura, además explica que fue decisión suya separarse y que Córdoba incluso quiso entrar en el juicio de divorcio como abogada de Pedraz. Todo esto lo vomitó el fin de semana en una serie de tuits que luego borró, para dejar solo la significativa secuencia de 'Senderos de gloria'.

"Amable y generoso"

Arenas es una conocida periodista cultural, lleva trabajando veinte años "en medios de comunicación y en enseñanza". Según su perfil de Linkedin, el sector en el que más se ha movido "ha sido el cultural, muy especialmente en Libros, Música, Arte y Teatro". "El género que más he desarrollado ha sido el de la entrevista (política, cultural, social...). También he realizado numerosos reportajes de cultura y entretenimiento, así como he escrito un blog sobre libros. He trabajado tanto en prensa escrita (papel y web) como en radio y de manera ocasional en televisión".

placeholder Santiago Pedraz y Sylvia Córdoba. (Getty)
Santiago Pedraz y Sylvia Córdoba. (Getty)

Estos días, Córdoba ha mantenido un relato triste en el que reconoce que nunca la habían dejado. "Hasta que no pasa no sabes lo que duele". Según la penalista, el magistrado le pidió matrimonio "en noviembre de 2020 y en marzo de 2021 ya estaba comprando una casa". Santiago Pedraz le comunicó su decisión de separarse a través de un email y unos mensajes telefónicos y, tras recoger algunos efectos personales, se marchó de su vida.

"Es una persona muy inteligente, culta, pero cobarde. Lo admiraba y se me ha caído un mito". Según la abogada, la sobreexposición del romance de Pedraz y Doña está haciéndole daño a ella y a sus hijos, con los que el juez tuvo mucho trato durante los años en que mantuvieron la relación. Aunque los dardos más hirientes los dedica a Esther Doña, a la que califica de "acosadora" de Pedraz una vez que el marqués de Griñón hubo fallecido. "Subió la intensidad de sus mensajes a Santiago. Yo le preguntaba si no creía que estaba metiéndose mucho en nuestra vida". Según ella, Pedraz le dijo que Esther no era su tipo "ni física ni intelectualmente".

La abogada se queja además de que Pedraz la ha dejado "tirada con la hipoteca de una casa y muchos gastos". Según ha podido saber Vanitatis, efectivamente Córdoba adquirió la pasada primavera una bonita casa unifamiliar en una localidad del sur de Madrid, aunque según las fuentes consultadas lo hizo como única propietaria.

Santiago Pedraz está acostumbrado a la polémica, con la que ha lidiado a lo largo de su vida profesional en varias ocasiones, aunque no quiere que su vida privada se convierta en pasto de tertulias. A lo largo de su carrera ha llevado casos tan conocidos como la muerte ocurrida en 2003 del cámara José Couso en Bagdad, la estafa piramidal de Afinsa, el movimiento Rodea el Congreso, la detención de Miguel Bernard, cara visible, junto con Virginia López Negrete, de Manos Limpias, o el caso de la caja B del Partido Popular.

Esther Doña
El redactor recomienda