La nueva Britney Spears, por 81.000 dólares
  1. Noticias
NOTICIAS

La nueva Britney Spears, por 81.000 dólares

Britney Spears necesita una renovación. O por lo menos eso es lo que cree ella. Siempre en las primeras páginas de las revistas y periódicos de

Foto: La nueva Britney Spears, por 81.000 dólares
La nueva Britney Spears, por 81.000 dólares

Britney Spears necesita una renovación. O por lo menos eso es lo que cree ella. Siempre en las primeras páginas de las revistas y periódicos de todo el mundo, la artista necesita volver a triunfar en la música para recuperar su antiguo esplendor. Sin embargo, con su último trabajo no ha conseguido levantar a las masas, algo que preocupa a su discográfica. Pero la simpar artista ha encontrado, entre sesión y sesión en el juzgado, la solución: la cirugía estética.

Según la revista OK, Spears ha pasará por quirófano para arreglar una serie de imperfecciones que le tienen muy disgustada. “Ella siempre está muy preocupa por cómo aparece”, ha dicho una de sus amistades para intentar explicar sus afición al bisturí. Ha llegado hasta tal punto su obsesión por su físico que imprime fotos suyas de Internet todas las noches y las critica.

Para conocer a la nueva Britney sólo son necesarios 81.000 dólares, que son los que se piensa gastar en cirugía estética. Su lista de arreglos pasa por una liposucción de abdomen y piernas (18.000 dólares), cambiar los implantes de silicona (25.000 dólares), estirar la tripa (18.000 dólares) y una rinoplastia (20.000 dólares). Spears está segura de que volverá a triunfar. Sin embargo, no es la primera vez que la joven pasa por quirófano para modelar su anatomía.

Spears vive uno de los momentos personales más duros de su vida. La cantante perdió hace unos meses la custodia de sus hijos por no someterse a test de drogas y alcohol. De hecho, el juez no le deja estar con ellos a solas porque no si los pone en peligro. A esto hay que sumar que su carrera musical no remonta. Ha sacado un disco que no ha cuajado, no ha hecho ninguna labor de promoción y tampoco realiza actuaciones en directo. Por ello, sus jefes en la discográfica comienzan a estar cansados de sus extravagancias. Su título de princesa del pop pende de un hilo. ¿Hasta cuándo aguantará?

Britney Spears