Logo El Confidencial
NOTICIAS

La noche de los hombres guapos

Este título podría servir perfectamente para ilustrar una novela de Stieg Larsson. O al menos un capítulo de sus megaconsumidas trilogías Millenium. Pero no lo es.

Foto: La noche de los hombres guapos
La noche de los hombres guapos

Este título podría servir perfectamente para ilustrar una novela de Stieg Larsson. O al menos un capítulo de sus megaconsumidas trilogías Millenium. Pero no lo es. El titular resume la fiesta organizada por la directora de Yo Dona Charo Izquierdo para entregar los premios anuales que concede el dominical. (Ver álbum)

En esta cuarta edición fueron para Edurne Pasaban, por su labor profesional, y para Vandana Shiva, por su trabajo humanitario. De Edurne prácticamente se ha contado todo. Que es la ‘dama de los ochomiles’, que de los catorce que hay en el mundo sólo le queda el Anapurna para convertirse en la primera mujer que alcanza la cima de los catorce picos más altos del mundo.
 
Contaba en su fiesta que cuando ya no queden más, se planteara otro reto. Su próximo ‘trabajo’ será culminar en septiembre el Shisha Pangma (8.027 metros). Contó que “no busco que la gente me comprenda.Hubo un momento en que el cuerpo dijo basta. Y les dije a mis compañeros que me dejaran allí, que no bajaba. Fueron momentos muy duros. Lo que hago, lo hago para mí. Son mis sensaciones, las que yo vivo, y ésas las vivo de verdad. Soy fuerte en situaciones extremas de riesgo y débil en cuestiones sentimentales. El amor se me da fatal”, explicaba ante la admiración de muchos de los invitados -sobre todo varones- que estaban sorprendidos ante la dulzura y la simpatía de la montañera con percha de modelo.
 
Casi uno ochenta con tacones, y a diferencia de la princesa Letizia que vive subida a un ochomil, Edurne prefiere las bailarinas para la vida civil. La noche de autos se vistió de gala con un vestido rosa de Sita Mur.
 
La otra premiada, Vandana Shiva -física, filósofa y ecofeminista- más acostumbrada a recoger premios y a participar en foros internacionales, casi ejercía de anfitriona. Con una simpatía de matrícula de honor, Shiva se dejó acaparar por el poder ministerial en forma de Bibiana Aído -estupenda con un conjunto de seda- y González Sinde, en versión Audrey Tautou en Amélie. A la titular de Cultura aún le faltan tablas y se la ve un tanto cohibida. Menos mal que tenía cerca a la entrañable Leire Pajín, una mujer divertidísima fuera de su horario laboral.
 
En contraposición a la timidez de González Sinde, la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, que llegó esplendida con un palabra de honor en el mismo azul (purísima) que el vestido de torear preferido de Francisco Rivera.
 
Aguirre anda estos días, y hasta que acabe el mes, de celebraciones varias. Primero fue el bodón de su hijo y, dentro de unos días, los bautizos de su primer nieto y de un sobrino más otra celebración nupcial y las propias del cargo. Lo llamativo es que llega a los sitios más fresca que una rosa. Me pregunto si tendrá dobles y replicantes sueltas por la Comunidad y de ahí sus inagotables jornadas laborales.
 
Retomando el principal de la crónica, es decir la proliferación de chicos guapos en un mismo espacio físico, fue una de las cosas que más llamó la atención porque a menudo el sector masculino tiende a presentarse en las fiestas, entregas de premios y convocatorias sociales vestidos de homeless de diseño confundiendo modernidad con limpieza.
 
El primer grupo de guapos tuvo como cabeza de cartel a Jaime Cantizano, seguido de Jorge Fernández, Fernando Lemoniez, Olfo Bosé, Marco Severino, marido de Nieves Álvarez, Alberto Pinteño y David Delfín. El segundo, el de los menos guapos pero simpáticos, encabezado por Ramón Aranguena, Modesto Lomba, Jacob Bendaham y Rafael Amargo. Todos ellos en perfecto estado de revista. El apartado femenino, como siempre, perfecto. Desde Nieves Álvarez a Toni Acosta, pasando por Cristina Macaya, las Segrelles (madre e hija), Marta Torné, Clara Lago, Juncal Rivera, María Eugenia Fernández de Castro y su hija Brianda, Mabel Lozano, Begoña Trapote, Rossy de Palma, Mari Pau Domínguez (su libro ‘El diamante de la Reina’ se ha convertido en best seller) e Isabel Gemio.
 
La periodista contó el gesto que ha tenido Isabel Pantoja. La cantante dará un concierto el próximo 25 de julio en el casino de Torrequebrada a beneficio de la fundación creada por Gemio. Todo el dinero que se recaude irá destinado a proyectos de investigación de Distrofia Muscular. Para los que no puedan acudir habrá una fila cero, contaba Isabel Gemio.

Como postdata festiva destaron las esmeraldas -casi andantes de lo grandes que eran- que llevó en forma de pendientes Cuqui Fierro, el cavalli de Carmen Lomana y el collar amuleto de la suerte de Leire Pajín. Pasadas las doce de las noche los cenicientos/as se marcharon sin perder el zapatito de cristal.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios